Siempre estoy arreglando el coche que ya es viejo, mi mecánico de confianza me ha hecho un descuento, pero esta vez le di una buena mamada para conseguirlo

Tener un carro viejo es un gran problema, siempre hay algo que se debe reemplazar. Tengo un vecino de mí misma edad (20) dejó sus estudios por trabajar y lo que mejor que se le dio fue la mecánica. Tuvimos mucha confianza desde pequeños, jugábamos y hacíamos travesuras de niños. Cada que el carro se me descomponía acudía a mi amigo mecánico de confianza.

-Yo: Esta mierda se ha vuelto a joder.

-Mecánico: Bueno ya te falta cambiarlo o todo tu plata la vas a dejar pegada aquí.

-Yo: No que va, prefiero deberte o pagarte como quieras, hehehehe -Solo fue una broma insinuadora entre panas, mi sexualidad no es secreto, el por su parte es hetero y tiene mujer.

-Mecánico: Jajajaja bueno te cobraré en especies.

 

Aunque sabía que era una broma sin nada serio me hizo pensar de él en otra manera más sexual, pero no quise seguir con el tema y lo deje pasar para no presionar, todo con calma. No dejaba pensar en qué hacer cuando vaya por el carro, sobre cómo actuar para concretar algo, aunque fue un broma no dejaba de pensar morbosamente de esa situación.

Él era como de 1.80mts, piel bronceada, ojos verdes realmente lo que más me atraía. Un cuerpo bastante ejercitado, algo velludo se apreciaban sus brazos. Muy masculino. Estoy seguro que a todos se les haría agua la boca, un chamo bastante bueno.

Unas semana después fui por mi carro, él estaba sin camisa habitualmente y ese día no fue la excepción. Tenía un abdomen plano marcado con hilera de pelis que empezaba desde su ombligo hasta desaparecer entre su pantalón.

Yo sin vacilación lo saludé con abrazo y le dije: Mierda mano usted está como chevere, vale.

El algo cortado: Hehehe Bueno es por todo lo que debo de hacer, porque ejercicios no hago. Y ya déja de verme así, que va a confundir las cosas.

-Yo: Confundir nada, no hace daño meterle el ojo. Total no creo que me des alas a pasar más allá.

-El: No vale esa no va conmigo, no me gustas los hombres.

-Yo: Bueno pero siempre es bueno probar cosas nuevas. Solo somos dos hombres y listo. Algo que nadie sabrá. Solo se valiente- acercándome a él le toque el paquete y sentí que estaba algo crecido, sabía que quería solo que tenía miedo. Lo seguí manoseando poniéndole el pene duro, sentía que era enorme, pero el pantalón de jean era un obstáculo gigante. Aproxime mi cuerpo al suyo para sentir su calor, su aroma a sudor me volvía loco. Le vi sus ojos verdes profundos transmitían excitación, lujuria, miedo e inseguridad. Se notaba que jamás otro hombre lo había tocado.

-Yo: Relájate, lo que suceda acá nadie lo sabrá. Solo tú y yo.

-El Mecánico: Solo me lo vas a mamar, no te lo voy a meter. No soy maricon.

-Yo: Hasta donde quieras llegar voy.

No tenía cinturon solo desprendí el botón, baje el cierre. Su bóxer tenía una mancha de pree-semen en la punta del pene. Libere el pene, era grande curvo hacia abajo quizá de unos 18cm, Bastantes bellos negros poblaban todo el área púbica. Me moría de ganas por besarlo en la boca pero sabía que no debía hacerlo o todo terminaría. Solo tenía que hacer el trabajo de darle placer para luego poder pasar a un siguiente plano futuramente. Me eche saliva en las manos y el trabajo de sube y baja se hizo más placentero para el, gemía y mordía sus labios. No resistí más y comencé a hacerle oral, al sentir mi lengua dio un pequeño brinco de gozo. Era un poco complicado introducirlo en mi boca debido a su grosor.

Casi inaudible y muy excitado me dijo: Chupa sssshh

Introduje como pude hasta lo más profundo de mi garganta ese trozo de carne gigante. Sentí ganas de vomitar, pero aún sus manos en mí nunca no dejaban que zafara, las arcadas era casi insoportable pero decidir hacerme el fuerte para complacerlo. Si va y ven era embestidas fuertes, sus bolas chocaban con mi barbilla. Mis manos tocaban sus muslos contraídos y duros como roca. Se movía demencialmente.

Paró de golpe y me dijo: Lo chupas como un dios – Estaba muy excitado, le guiñe el ojo – quieres que te acabe en la boca, te lo vas a tragar? – Asentí, mi meta era complacerlo.

Y sin aviso empezó esta vez mas rudamente sus embestidas, no cabía duda que no se fija en si me dolía o si me daban ganas de vomitar. Yo sólo era un pedazo de material con el cual podía divertirse un rato. Los bellos pubicos me picaban la nariz y desprendía un olor a sudor pero no apestaba era suave. Su cara era de diablo sin frenos, sus ojos fijados en mi era una clara expresión que yo era un simple objeto. Me dijo muy aparatosamente: Voy a llegar, quiero que te lo tragues. Lo harás? – Asentí inertemente. Sus espasmos eran fuerte, sentí como embestía tirando todo en mi garganta, logre saborear lo salado que estaba, por mera inercia trague todo. Su respiración fuerte, agitada se estaba calmando. Me aleje.

-Le dije: No querías y a la final te has destacado.

-El: Lo mamas muy bien, espero que no salga de acá.

-Yo: Nuestro secreto, claro mientras sigas siendo mi mecánico y cobres un poco menos. Jejejeje

-El: Si va!

———————————- Fin

Hola chicos, gracias por leerme otra vez. Ingresa a mi perfil para que no te pierdas de mi otras historias. No te de fastidio de leer esto luego de acabar con las manos llenas leche.

Tu donación es muy importante para mí

No seas pichirre y ayúdame.

https://www.paypal.me/ChamitoVnzl