Sandra le pide a mi esposa Gaby unos cuantos consejos sobre intercambio de parejas

Hola Gabriela, gracias a tus relatos tan calientes que de imaginarlos a todos ustedes en acción me dejan echando humo y me mojan la conchita. después de varias propuestas de mi esposo, gracias a tus consejos le respondí a mi esposo que si me gustaría coger con otro, pues él ya tenía mucho tiempo de estarlo proponiendo, utilice el momento de las fantasías que tenemos cuando cogemos, de inmediato le brillaron los ojos se excitó bastante y se corrió muy rápido.

Somos un matrimonio con seis años de casados yo 28 y mi esposo Leo 30 años. Este fin de semana fuimos a un bar muy liberal donde las parejas se meten mano, son agasajes muy calientes, mi esposo me comentaba que estaba muy caliente de ver esas parejas en particular una mujer que estaba con dos hombres que le estrujaban todo. Yo le decía que también estaba muy caliente de ver cómo le metían mano los dos, mi esposo estaba sentado en un banco y yo de pié le ponía las nalgas en su verga, estaba ya muy mojada y más me mojaba cuando pasaban los hombres por ese estrecho pasillo me hacía para un lado para que pasaran y me rosaban con sus vergas en mis nalgas.

Salimos muy calientes, nos fuimos a casa habiamos dejado a nuestro pequeño hijo de cuatro años con un familiar, por lo que llegando a casa en la sala seguimos con la fiesta con más tragos nos empezamos a acariciar, me tomó por la espalda me sobaba las tetas, me tocaba las piernas cuando me toco la concha estaba ya bien mojada me dijo; Sandra estas muy mojada, si Papi ya quiero verga, me calenté en el bar viendo a la gente como se meten mano, mi tanga está súper mojada, nos fuimos a la recamara, ya desnudos se acostó boca arriba me subí sobre él, me senté en su durísima verga sin metérmela, se la sobaba con mis labios del coño sentía como palpitaba su pija queriendo entrar, él está como loco queriendo metérmela, me decía Sandra metete la verga, sí Papi pero no me dejes caliente porque me voy al bar a que me cojan. Jejeje

No Sandra te voy a coger bien rico, eso espero Papi, si terminas muy rápido no respondo y voy a buscar quien me baje la calentura con su verga.

Leo me dice:Te imaginas mi amor que otro tipo te la meta y te ponga una buena cogida.

¿Quieres que me deje coger por otra verga Papi?… ¿Sí me dejarías probar otra verga?…

Le seguía masturbando la Verga con los labios de mi conchita, mi esposo bufaba.

Sí Sandra me gustaría ver cómo te metan la verga, cógetelos como me coges a mi Mami.

Sí Papi quiero coger con otro y que tu veas como me entra toda.

Si Sandra quiero ver como te cogen.

En ese momento me levante un poco y me la ensarté se me fue hasta el fondo mi marido se volvió loco cuando subía y bajaba retorciendo mis nalgas de un lado al otro la verga la sentía enorme.

Papi no termines estoy muy caliente sigue cogiéndome, me estrujaba con fuerza los pezones terminamos los dos al mismo tiempo, le comenté; Papi me dejaste a medias quiero más verga, me dejaste muy caliente. Te platico que tengo a un amigo en la oficina que quiere conmigo pero me respeta sabe que soy casada pero si no me llenas voy a buscarlo y que me coja.

Sandra yo te voy a llenar deja descansar un rato más, yo seguía tan caliente que empecé a mamarle la verga sabía deliciosa con mis jugos impregnados y rastros de su leche se puso caliente de nuevo y cuando empezó a bufar y me la metió me bombeaba más rápido me vino otro orgasmo cuando me susurró al oído:

Quieres coger con otro.

Sí Papi para que veas como me cogen, ya caliente me decía:

Sí Sandra te doy permiso para que te metan la verga. ¡Aaahhgghh!! Se empezó a correr como fuente y yo también me vine por escuchar el permiso que me dio. Fue más fácil de lo que pensé.

Gabriela estoy segura que pronto haré realidad mi fantasía, sueño con ese día estoy muy caliente. Muchas gracias por tus consejos.

El martes tuve una sesión de sexo muy intensa con mi esposo, que lo calenté tanto que me confeso. Sandra ya quede con mi amigo que el viernes vamos a ir al bar a tomar una copa, Javier mi amigo no sabe mi plan todo va aparecer muy natural pero tú debes poner mucho de tu parte no tan descarado todo saldrá muy bien.

¡Aayy Papi!! no sé si me atreva nunca he estado con otro hombre, me da vergüenza que vas a pensar de mí.

No te preocupes por eso, hay que dejar que todo fluya muy natural, y terminaremos los tres cogiendo muy rico.

En los siguientes días estaba muy caliente, pero ya no permití que mi esposo me cogiera le daba escusas, yo quería que estuviera muy caliente y no se fuera a arrepentir, llego el viernes estaba excitadísima, caliente, mojada de pensar como seria coger con otra verga, mamarla sentirla muy dentro de mí.

Por la tarde mi esposo me pide que me vista muy sexy, provocativa quería ver la cara de su amigo, me vestí con una falda no muy corta pero realza bastante mis nalgas, un sweater delgado muy pegado con cuello en V para que se viera el canalillo de mis tetas, no quería verme muy puta, salimos de la casa pensando a qué hora regresaríamos ya quería ser cogida por esa verga, llegamos al bar nos sentamos estaba más que nerviosa y excitada, a los pocos minutos entra Javier el amigo de mi esposo mi excitación aumenta empiezo a frotar mis piernas estaba ya mojada, me imaginaba esa jugosa verga, nos saludamos con un beso, el ambiente estaba muy cálido.

Javier veía a parejas que estaban fajando en la otra mesa, el me veía con ojos de lujuria tiene cara de estar caliente, allí estuvimos platicando los tres tomando una copa, contestando sus preguntas, algunas más atrevidas. Mi esposo me empieza acariciar las piernas por debajo de la mesa como queriendo calentarme. Yo ya estaba más que caliente ya mojada pero me hacia la inocente, Javier se fue al baño y mi esposo aprovecho para decirme; que ya me soltara que fuera más coqueta con él, yo estaba súper caliente pero seguía tus consejos de apapachar a mi esposo de darle confianza que él es el rey, estoy ahí por darle gusto a él, no porque me guste la pinga.

Regresó Javier del baño en lo que se sentó se quedó viendo alrededor a otras mesas, y su paquete quedó a centímetros de mi cara me dieron ganas de estrujarlo pero me contuve. Javier le comento a mi marido mira para el rincón de allá se están cogiendo la mujer que está con los dos tipos. Mi marido se puso de pie volteo al rincón y nos avisó voy al baño, Javier de inmediato me dijo; Sandra estás muy guapa, que suerte tiene tu marido en tener una esposa tan hermosa y buena como tú. Yo le sonreía coquetamente ¿de veras te gusto?… si mucho y me dio un beso robado en mis labios, puso una mano en mi rodilla.

Cuando regreso mi esposo me puse de pie para que no viera la mano de su amigo en mi pierna, al recibirlo le daba la espalda a Javier el cual aprovecho el muy cabrón me acarició el culo, me quedé inmóvil sorprendida ¡qué rico!! Fue su primer caricia, mi esposo pregunto si ya habíamos roto el hielo, Javier respondió que era muy tímida, a partir de ahí todo cambio, los comentarios eran muy fuertes. Mi esposo le comentó.

Mira Javier que buena está esa mujer que rico se la están “agasajando”

Pero sí tú tienes una mujer muy hermosa y por lo que se ve bastante buena.

La verdad sí está muy buena y lo hace mejor que muchas profesionales.

Leo me pones nerviosa que va a pensar Javier de mí.

Sandra estás muy bien qué envidia le tengo a Leo que te haga gozar, bueno si el cumple.

Ven Javier acércate más a mi mujer y cerciorarte lo bien que está empieza el faje, los dos sobaban mis brazos hasta el comienzo de mis tetas, mi vagina palpita ya quiere verga.

Javier no pienses mal pero toca las piernas de mi esposa y dime ¿cómo están?…

Javier me las toca empieza a sobar su mano en mis muslos por la parte interna sube muy arriba casi toca mi tanga, está muy emocionado y le responde a mi marido.

¡Están riquísimas muy lisitas y carnosas!!

Así sigue un rato y no saca la mano sigue sobándome, mi marido se hace el desentendido, yo ardo en calentura, ya no hay vuelta atrás mi esposo se va la baño, Javier sigue tocando hace la tanga a un lado siento un dedo rosar mi vagina, se da cuenta que estoy mojada, me introduce un dedo me toma de la cintura siento su aliento en mi cuello, paso mi mano por su verga está muy dura y se siente gruesa, me vuelve loca sentir su pija en mi mano, me dice que está muy caliente, le digo que yo también pero esta mi esposo y me refreno amo a mi esposo.

Llega Leo nos separamos de un brinco, Javier chupaba la punta del dedo que me había metido, mi esposo se dio cuenta donde teníamos nuestras manos, me cierra un ojo en aprobación y nos comenta vamos a casa que estaremos más cómodos allá.

Al llegar Leo sirve una copas lo que Javier aprovecha para sentarse junto a mí, Leo tienes una mujer muy hermosa y muy buena que suerte tienes, me quede helada y caliente cuando le responde, esta noche quien tiene suerte eres tú, eres nuestro invitado.

Leo me levanta y me empieza a besar y tocar los senos, Javier se toca la verga, mi esposo pone música para bailar y me empieza sobar la nalgas, Javier no sabe qué hacer, yo solo sigo lo que mi esposo pretende, mi esposo se va la baño y le dice a Javier que baile conmigo, es cuando ya nada nos puede detener, si mi esposo así lo planeo o no yo solo seguiría el juego de mi esposo.

Ya estoy caliente, mojada deseosa de ver esa verga que me van a meter, pero me seguía controlando, mi esposo tardo y Javier aprovecho para darme una faje que me levanto la falda y acaricio mis nalgas muy rico, yo no desaproveche y le sobe la verga por encima del pantalón, estábamos ya muy calientes nos besamos con fuego.

Mi esposo nos sorprendió con la falda levantada, lo veía muy relajado no borracho pero si alegre, y me dice:

Sandra por que no te quitas la falda y nos enseñas tus piernas tan lindas, ¿verdad Javier?…

Si tú lo pides me parece muy bien, es tu esposa y está muy buena.

Demostré obediencia a mi esposo y me quite la falda y sweater, Javier estaba en shock viendo con ojos de plato todo mi cuerpo, Mi esposo se acercó por detrás me acaricio la tetas y me desabrochó el sostén, sentía su verga dura entre mis nalgas, me quedé petrificada cuando bajó mi tanga, me tocaba mi depilada vagina ya muy mojada introduciendo un dedo, me dice al oído cógetelo mi amor.

La calentura aumento al borde del orgasmo, con esas palabras, se retiro de la sala. Javier se paró y empezó a estrujarme las nalgas con sus dos manos, yo ya estaba en brama, parecía una puta en medio de la sala, le quite el pantalón le saque la verga se sentó en la sala me hinque y se la mame profundamente, se retorcía de placer en el sillón me tomaba de la cabeza, cuando se la estaba mamando lo veía a los ojos y me decía “estas bien buena puta” me calentaba esa palabra y si me sentía bien puta, ya quería esa verga dentro de mí, por lo caliente que estaba me olvide de mi esposo, no me atrevía decirle que ya me cogiera.

Me levanto con sus dos brazos como si fuera muñeca de trapo y me sentó en su verga, ¡mmhhgg que rico!! Sentir esa verga gruesa abriéndose paso moviéndose dentro de mí, estaba muy excitada Que rico es coger con otro, la adrenalina en todo lo alto, el morbo, la excitación le exclamaba; que verga tan gruesa tienes es la más gruesa que me han metido, dámela toda no me la saques cógeme hazme tu puta estoy muy caliente, lo veía incrédula realmente estaba cogiendo con otro tipo, jadeaba con todo, ¡hhaaaagghh!! Tenía un orgasmo interminable veía lucecitas de colores sentía cómo entraba y salía ese pene tan grande, rico y deseado, tenía orgasmo sobre orgasmo nos besábamos con lujuria total.

Javier me susurraba. Sandra que rica estás, nunca pensé tenerte así cogiendo, yo me reprimía no podía gemir tanto pensando en mi esposo, no sé cuánto duramos así cogiendo hasta que apareció mi esposo, solo preguntó: ¿qué tal coge mi esposa?.

Javier le respondió; que mujer tienes coge de maravilla está deliciosa.

Siguió cogiéndome con todo, solo vi que mi esposo se sacó la verga viéndonos fijamente se hacía una puñeta, sentí como Javier me llenaba de leche caliente sentí varios espasmos que me inyectó en lo más profundo de mi vagina de inmediato lo acompañé con otro orgasmo.

Cuando me desmonté de Javier, Leo me tiró a la alfombra y me la metió de un golpe, la leche de Javier le bañaba la verga de mi esposo estaba muy excitado me cogía muy fuerte y de inmediato sentí su leche caliente mezclándose con la de Javier. Todo termino Javier se fue y nos quedamos solos, Leo me dijo estuve viendo como se la mamaste y como te cogía, me excito mucho verte así. Si Papi lo hice solo porque me lo pediste.

Me acorde de tus consejos Gaby.

Uff… Sandra que calentada me has dado con tu relato recordé la primera vez que cogí con Toño, y mi esposo me veía. Está excelente tu relato lo deberías subir a todorelatos te van a calentar los comentarios que te lleguen a tu correo. Te agradezco mucho tu confianza y sigue contando como van las cosas. No cabe duda que el alumno superó al maestro. Jejeje.