No soy el único que disfruta del cuerpo de mi mamá

Desde la entrada de mi recamara escucho el timbre y después el taconeo de mi madre, la puerta se abre y después escucho una voz de hombre,

– señora mariana, buenas tardes,

– Braulio, que bueno que ya estas aquí, entra por favor,

escucho la puerta cerrarse y a mi madre decir,

– la fuga es arriba, en el baño de mi recamara, comenzó como una goterita y ahora ya es un chorro,

– vayamos a ver señora mariana,

escucho como los dos comienzan a subir las escaleras, así que rápidamente entro a mi cuarto

y dejo entreabierta la puerta, segundos después veo como mi madre entra a su recamara seguida de Braulio, y ya dentro ella comienza a decirle,

– ahorita le puse una cubeta, pero desde ayer cada que se abre la llave, el chorro ya es bastante,

escucho como las herramienta de Braulio chocan contra los azulejos del baño, así que aprovecho para salir lentamente de mi recamara y me asomo rápidamente a la recamara de Mariana, ella me ve y le dice a Braulio,

– en un segundo vuelvo,

– claro señora mariana, no se preocupe que yo me encargo,

ella apresurada sale de su recamara y entra a la mía y en voz baja comienza a decirme,

– no vayas a salir por favor,

– bueno mariana, no voy a salir pero si le diré a mi padre,

mariana sonríe maliciosamente y mirándome fijamente comienza a decirme,

– vaya, que chantajista me saliste, solo por que en verdad ansió estar con Braulio, pero al rato platicamos tu y yo,

– trato echo, si lo van a hacer de pie, procura recargarte del lado izquierdo de la ventana, para que pueda verte mucho mejor,

mariana sale de mi recamara y entra a la suya, me acerco de nuevo a la puerta y la veo de pie justo afuera de la entrada del baño,

– es algo muy laborioso Braulio,

– no señora mariana, solo cambiar unos empaques y un tubo,

mariana voltea a ver hacia donde estoy y me guiñe un ojo y después comienza el espectáculo, mientras Braulio le explica lo que tiene que hacer, mariana lleva sus manos a la cintura y comienza a desabotonar su holgada falda y en segundos, esta cae por completo al suelo, quedando mariana únicamente con una pantaleta blanca de encaje, después lleva sus manos a su blusa y comienza a desabrocharla lentamente de abajo hacia arriba y de un instante a otro se la quita, dejando a la vista sus prominentes pechos cubiertos por un brasiere del mismo color que su pantaleta y después comienza a decirle a Braulio,

– que bien que no es muy laborioso, así tendrás tiempo de ayudarme con algo mas,

escucho como Braulio deja de hablar y en ese instante lo veo salir del baño y se para frente a mariana, la observa unos segundos y comienza a decirle,

– vaya mariana, pensé que nunca lo ibas a pedir, pero tu esposo y tu hijo,

– no te preocupes, no están, pero no tardan, así que se rápido,

mariana camina hacia la ventana y se acomoda justo como le pedí, dejándome una excelente visión de sus hermosas nalgas, Braulio se para detrás de ella y posa sus manos sobre las caderas de ella y comienza a sobarselas,

– que ricas nalgas tienes, duras y bien formaditas, todo lo que debe de gozar tu esposo,

– si Braulio, pero no me deja satisfecha,

– no te preocupes, esos trabajos también los hago..jajajajaja

Braulio sujeta la delicada pantaleta de mariana y comienza a bajársela lentamente hasta que se la saca por completo, y puedo ver sus grandes y hermosas nalgas en todo su esplendor, Braulio le suelta dos fuertes nalgadas y después se baja el cierre y deja salir su verga, la toma con una de sus manos y comienza a restregársela en las nalgas, ella al sentir aquel pedazo de carne, se recarga en la ventana y para aun mas sus nalgas, Braulio al ver que ella esta lista para recibirlo, se acomoda detrás de ella sujeta sus nalgas con ambas manos y de un empujón la penetra, mariana al sentirse invadida lanza un fuerte grito,

– hayyyy…si Braulio, así me gusta,

Braulio se queda quieto unos instantes mientras que mariana mueve sus caderas ligeramente, tratando de acoplarse a aquel pedazo de carne,

– muevete despacio,

Braulio sujeta las caderas de mi madre y comienza a mover su pelvis de atrás hacia adelante, primero lo hace de una forma lenta pero firme, lo que provoca que mariana comience a lanzar algunos gemidos, pero después de unos minutos, sus movimientos se van haciendo mas y mas rápidos, mariana al sentir las embestidas de su amante comienza a mover sus caderas, Braulio sabe que ella esta gozando la penetración y comienza a nalguearla, mientras le dice palabras obscenas,

– bien que te gusta mi verga, verdad putita

– si Braulio si…metemela toda…

las caderas de Braulio se comienzan a mover mas y mas rápido, su verga entra de lleno en mariana, lo que provoca que en ocasiones su cuerpo se levante ligeramente del suelo,

– si Braulio así…dámela duro Braulio..

Braulio no deja de moverse, su verga en momentos sale por completo de entre las piernas de mariana, espera unos instantes y se la vuelve a meter de un solo empujón, ella solo trata de sostenerse del marco de la ventana para no caer, pero cada vez le resulta mas difícil, pareciera que en ocasiones lo único que la sostiene es el enorme pedazo de carne de Braulio, para ese momento yo tengo ya una fuerte erección, así que desabrocho mi pantalón y comienzo a masturbarme con aquel espectáculo, se que después vendrá mi turno y eso me pone bastante cachondo, Braulio continua con su mete y saca, cada vez mas y mas rápido, sus manos han subido hasta los hombros de mariana y se ve que trata de enterrarle su verga lo mas que puede, mariana no para de gemir y solo trata de resistir sujetándose de donde puede, pero parece que todo es inútil, la pelvis de Braulio choca frenéticamente contra las nalgas de mi madre, haciendo temblar sus carnes y de un instante a otro, se sujeta fuertemente del marco d ella ventana e impulsa sus cadera hacia atrás enterrándose ella sola la verga de Braulio hasta el fondo, lanza un par de gemidos y después parece que se desvanece,

– terminaste putita,

los dos se quedan quietos unos instantes y mi madre con voz temblorosa responde que si, pero Braulio aun no termina con ella, sujeta sus caderas con ambas manos y comienza a penetrarla de forma rápida y brusca, puedo ver como las nalgas de mariana brincan cada vez que la pelvis de Braulio se impacta contra de ellas, mariana al sentir las fuerte embestidas lanza varios gemidos, sin duda el muy cabron la esta haciendo terminar de nuevo, pero Braulio no se detiene, se ve que desea disfrutarla al máximo y comienza a moverse mas y mas rápido hasta que después de algunos minutos, lanza un fuerte gemido y se queda quieto, el cabron a terminado dentro de ella,

– aarrgghhhh….te gusto putita, vaya que la tenias atrasada, mira que hacerte venir dos veces, lastima que no tengamos mas tiempo,

Ella no puede responderle, se ve bastante agitada, Braulio saca su verga lentamente y la suelta, mariana al sentirse liberada cae de rodillas, Braulio se acomoda la ropa y se mete al baño y escucho como comienza a guardar sus cosas, mariana solo lo observa desde el suelo, el muy cabron ni siquiera se molesta en levantarla, sale del baño y le dice,

– ya no hay fuga, si necesitas otra cojida me hablas,

Sale del cuarto y baja las escaleras rápidamente, mi madre voltea a verme y yo solo continuo masturbándome mientras la veo, hasta que termino lanzando algunos chorros de semen en el suelo, ella al verme sonríe, espero a que Braulio cierre la puerta, me acomodo la ropa y salgo de mi recamara y me acerco a mariana,

– pero si te dejo bien servida…jajajaja…parate y te espero en la sala,

Salgo de su recamara y bajo las escaleras mientras voy pensando como la voy a usar,

continuara…