Mi culo necesita ser penetrado

Olía a mejillones cocidos cuando Jacobo entró en la casa de campo su hermano Luis con una bolsa en una mano, bolsa que llevaba cuatro botellas de vino blanco. Sentados a la mesa estaban Isidro, un cincuentón viudo, delgado, bajo de estatura y agradable de ver y Luis, el hermano de Jacobo, que era un sesentón cómo él, de estatura mediana y complexión fuerte y una joven que no conocía. Tenían cuatro fuentes de mejillones con cachelos sobre la mesa, con pan…, con todo lo necesario para merendar, incluidos cuatro tarros con agua y limón para lavarse las manos. La joven le dijo:

-We were going to start withouth you.

Sin quitar la mascarilla, Jacobo le preguntó a su hermano:

-¿Qué coño dice?

Luis, que había llegado de vacaciones dos días atrás de Inglaterra donde llevaba treinta años trabajando, le dijo:

-Qué íbamos a empezar sin ti.

-¿Quién es?

-Es Jenny, la hija de mi nueva mujer.

Luis hacia cinco años que enviudara y tres semanas que se había casado de nuevo. A Jacobo solo le importaba una cosa.

-A ver si va a estar infectada.

Jenny lo miró.

-Infected could be you.

-¿Y ahora que carallo dice?

-Que infectado podrías estar tú.

-Entonces entiende el español.

-Sí, pero no lo habla.

Poniendo las botellas sobre la mesa, le dijo:

-Me importa una mierda que no quiera hablar el español, pero, ¿se hizo una PCR?

-Es enfermera y está vacunada. Siéntate y calla. No jodas la comida.

Estaba en casa ajena y se tuvo que callar. Se quitó la mascarilla, se sentó a la mesa y le preguntó a su hermano:

-¿Y tu mujer dónde anda?

-Anne llega mañana.

Charlaron, comieron y bebieron, charlaron ellos, ya que Jenny se dedicó a comer, a beber y a escuchar.

Jenny era de estatura mediana, pelirroja, de ojos claros, delgada, con buenas tetas, y buen culo. Vestía una minifalda marrón, una blusa azul y calzaba unos zapatos marrones.

Al acabar de comer, sin levantarse de la mesa y después de lavarse las manos, Jenny comenzó a abrir los botones de la blusa y dijo:

-Whenever you want.

Aquello sorprendió a Jacobo.

-¡Hostias! ¿Qué me perdí, Luis?

-Nada. Parece que tiene prisa por follar, le debisteis gustar.

Jacobo estaba asombrado.

-¡¿Pero no era tu hija?!

-Es la hija de mi mujer…

-Es tu hija y es mi sobrina también.

Jenny metió baza.

-Daughter in low and niece in low. (Hija política y sobrina política.)

Jacobo le dijo a su hermano:

-¿Qué dice ahora?

-¡Qué más da! El caso que me rompió la cabeza con su puñetera fantasía.

-¿Qué fantasía es esa?

-Follar con tres hombres.

Jacobo sumó dos y dos y le salieron tres.

-En tres semanas aprovechaste bien el tiempo con la madre y con la hija.

Jenny se cansó de escuchar y le respondió por su padrastro.

-He did, yes. ¿Are you gona fuck me or not?

Jacobo le preguntó a su hermano:

-¿Qué dijo?

-¿Qué si quieres follarla o no?

-Claro que quiero, pero no parece tan puta, por parecer parece un ángel.

Jenny le dijo a Jacobo:

-I´m not an angel, i´m a devil, a devil and a bitch (No soy un ángel, soy una diablesa, una diablesa y una puta.)

Jacobo e Isidro no entendieron nada. Luis se levantó, se puso detrás de ella, le quitó la blusa, le abrió el sujetador y vieron sus grandes tetas, con areola rosadas y sus pezones gruesos. Isidro que estaba tan sorprendido cómo Jacobo, exclamó:

-¡Joder que cosas más bonita! Dan ganas de devorarlas.

Jenny le preguntó:

-What are you waiting for?

Isidro miró para Luis, que le dijo:

-Dice que a que esperas para devorárselas.

Isidro se levantó, se puso a su lado izquierdo, y le amasó las tetas, le lamió los pezones y le chupó las tetas. Luis le comía la boca. ¿Y a Jacobo que le quedaba? Eso mismo, el coño.

Se metió debajo de la mesa. De rodillas le abrió las piernas, bueno, las abrió Jenny de par en par al sentir el contacto de las manos en el interior de sus muslos. No llevaba bragas. Echó el culo hacia delante y la minifalda hacía atrás y dejó el coño peludo semi abierto y listo para ser degustado. Jacobo lo olió y le olió a jazmín, lamió para probar y estaba rico, muy rico. Después siguió lamiendo sus labios vaginales y metiendo y sacando la lengua de él. Cuando lamió su clítoris sintió cómo gemía y después cómo le decía a Luis y a Isidro:

-I want to suck cock.

Luis se dijo a su amigo:

-Quiere mamar polla, Isidro.

Jacobo no podía ver cómo se las mamaba, lo que podía sentir era el ruido de las mamadas y sus gemidos. Estaba empalmado cómo un cabrón, pero no se iba a masturbar, Jenny estaba buenísima y tenía que follarle aquel delicioso coño. Tiempo después, lamiendo el coño, Jenny cerró las piernas y aprisionado su cara con los muslos, y dijo:

-¡I cum in you mouth! (¡Me corro en tu boca!)

Se corrió en su boca y Jacobo mientras lo hacía vio cómo temblaban sus piernas. Le había tocado el gordo, ya que tragarse la corrida de una veinteañera un sesentón es lo más parecido a que le toque la lotería.

Al acabar de correrse y de recuperar el aliento, les dijo:

-What are you waiting for to get naked? ¿A qué estáis esperando para desnudaros? (¿A qué estáis esperando para desnudaros?)

Luis les dijo:

-A desnudarse toca.

En segundos estaban los tres en pelotas con las pollas mirando al frente y los huevos llenos de leche, les dijo:

-I want to suck more.

Luis de nuevo al rescate.

-Quiere mamar más.

Luis se puso a su lado izquierdo y comenzó a acariciarle una teta, Isidro, que tenía una polla un poquito más larga que la de Jacobo, se puso a su derecha y le acarició la otra, y Jacobo en frente de ella le metió dos dedos en el coño. Jenny tenía donde escoger, desde la polla pequeña de Luis, a la larga de Isidro pasando por la de Jacobo. No le hizo ascos a ninguna. Al principio cogió la polla de Jacobo con la mano derecha, con la izquierda la de Isidro y las meneó y las mamó. Después cogió la de Luis y se la meneó y se la chupó al tiempo que iba chupando la de Isidro y la de Jacobo cuando se las iban dando, una a una y a pares. De su boca salía saliva mezclada con aguadilla de las pollas y le bajaba por el cuello. Su pelvis se movía de abajo a arriba y de arriba a abajo buscando que los dedos de Jacobo le diesen otro orgasmo… Cuando se lo dieron dejó de mamar para decir:

-I cum again! (¡Me corro otra vez!)

Ese fue el detonante para que las menearan a toda pastilla y que acabaran corriéndose los tres en su cara. La dejaron perdida.

Al acabar de correrse los tres, Jenny se limpió con el mantel y pidió de beber:

-I am thirsthy, serve me wine. (Estoy seca, servirme vino.)

Luis le dio una botella que estaba mediada de vino blanco. Echó un trago y después se la devolvió. Se quitó la minifalda y los zapatos, y les dijo:

-Follow me. (Seguidme.)

Fueron detrás de ella en fila india con las pollas a centímetros de los culos de los otros, que ya hay que tener confianza para eso, pero la había, la había. Jenny se metió en la habitación de Luis, se echó boca abajo sobre la cama y dijo:

-My ass is thirsty too.

Luis tradujo:

-Dice que su culo también tienen sed.

Jacobo fue a la cocina y volvió con una botella de vino, se lo echó por la espalda y por la raja del culo. El vino le llegó al coño, el coño le comenzó a arder, y Jenny echando el culo hacía arriba, dijo:

-I have fire in my pussy! (¡Tengo fuego en el coño!)

Luis no tradujo, dijo:

-¡Yo te lo apago!

Se arrodilló entre las piernas de Jenny y le echó las manos a las tetas. Jenny se puso a cuatro patas y se abrió de piernas. Luis lamió cómo un lobo su coño y su ojete. A Isidro y a Jacobo se les volvieron a poner las pollas duras viendo al lobo comerle el culo y el coño a la loba, pero la cosa no quedó ahí. Luego Luis le folló el ojete con la lengua un par de minutos. Jenny jadeaba cómo una perra. Paró de jadear para decirle:

-Stick you cock in my ass (Clava tu polla en mi culo.)

Jacobo e Isidro vieron cómo a polla de Luis entraba cómo un cohete en su culo y cómo sus huevos chocaban con el coño mojado. Comenzaron a menearlas Tiempo después Jenny se puso boca arriba dejando a Luis debajo de ella con la polla dentro de su culo. Jacobo, mirando para el coño abierto, le pregunto:

-¿Cuál de los dos quieres que te la meta?

-The one that has a preservative.

Luis tuvo que volver a traducir.

-Dice que el que tenga un condón.

El que tenía un condón era Jacobo, un condón que estaba a punto de caducar. Lo sacó del bolsillo. Isidro al ver el condón, le dijo a Jacobo:

-Eso es jugar con ventaja.

-No, es una casualidad que lleve un condón encima.

Jenny metió dos dedos en el coño y dijo:

-Stop talking. I need a cock in my pussy.

Isidro le preguntó a Luis:

-¿Qué dijo?

Luis follándole el culo a Jenny mientras la agarraba por la cintura, le respondió:

-Que paréis de hablar, que necesita una polla dentro de su coño.

Isidro tuvo una idea.

-¿Lo echamos a cara o cruz?

-Vale, cara gano yo, cruz ganas tú.

Isidro tiró la moneda al aire y salió cruz. Jacobo se quedó con cara de tonto, pero había perdido y ya no podía hacer nada.

Isidro se puso el condón y la montó. A Jenny le entró muy apretada, tanto que cerró los ojos, era cómo si le doliera, pero no era eso, era que le gustara una barbaridad. Al abrir los ojos miró para Jacobo y le echó la lengua para hacerle burla. Isidro pensó que era por otra cosa y se la chupó y le dio caña. Jacobo la meneó para hacerle burla a ella. Jenny disfrutaba con su primera doble penetración. Sus escandalosos gemidos así lo decían… Isidro se corrió antes de tiempo. Ella estaba a punto. Sabía que no había más condones y que la iba a follar a pelo, pero le importó una mierda, le dijo a Jacobo:

-Fuck me (Fóllame.)

Jacobo se quedó mirando a Luis, que le dijo:

-Dice que la folles.

Jacobo se echó encima de ella y se la clavó hasta las trancas. La polla sin condón entrando y saliendo apretada de su coño la llevó a punto de no retorno. Jacobo vio cómo se le cerraban los ojos, cómo fruncía el ceño y cómo se corría entre gemidos y convulsiones, diciendo:

-I´m flying! (¡Vuelo!)

Luis se corrió dentro de su culo. Jacobo esperó a que acabara se la quitó y se corrió entre sus tetas.

Al acabar estaba rota y no quiso follar más.

Quique.