Me fue imposible decir que no

Una propuesta a la cual no pude decir que No

Julia

Un chico recibe una propuesta a la cual no pudo decir que no

Esta es una historia de cómo el mundo de la feminidad entro a mi vida por un error, estar en el lugar equivocado en el momento equivocado, pero al final quizás era el destino.

Por no trabajar el destino me llevo a situaciones que no esperaba.

Mi mamá al ya no saber qué hacer conmigo, yo no estudiaba ni trabajaba era un joven mantenido que me la pasaba viendo la televisión en todo momento; ella ya se había enojado mucho conmigo por no dedicarme a nada; mi mamá ya no sabía que hacer conmigo, fue entonces cuando mi mamá tomo la decisión de llevarme con mi Tía, que era dueña de una sastrería donde antes me llevaba a medirme ropa. Recuerdo que mi madre en ese entonces me iba a comprar un traje para fiesta familiar y mi tía muy guapa por esos ayeres, pues no le caía muy bien y le decía siempre a mi mamá que ojala hubiera sido mujer para poderla educarla mejor. Siempre mi tía era renuente a tratarme bien, pero paso el tiempo y ella tenía razón, no era el niño que la familia desearía tener.

Ahora, que estaba con mi tía en su casa no dejaba de verme de una forma rara, y lo más raro es que me trataba bien y eso me ponía nervioso, ya que en mi vida ella me trato como se debería tratar a un sobrino, pero pues que podía hacer yo, así que me deje llevar y pues entre saludos y bienvenidas mi Tía que se apresuró a llevarme a su estudio donde hacia sus trabajos me tomó medidas y se me quedaba viendo muy extraño; prosiguió sin decirme nada y solo media , anotaba en su libreta y como que estaba dibujando. Yo no decía nada, y con eso que tenía con ella, que no nos llevábamos bien, pues solo estaba en silencio,.

Después empezó de nuevo con más medidas y rosaba frecuentemente mis partes íntimas , yo quise creer que sin querer; aunque debo decir que se dio cuenta delo que estaba haciendo y solo se alcanzó a ver un leve sonrisa un poco picaresca; y yo entre mí y mis pensamientos note qué me agradaba que me tocaran la cola y las piernas y todo el cuerpo se estremecía y en ese momento no dije nada, todo me lo guarde, pero creo que mi expresión era muy notoria y ella seguía con su pícara sonrisa de complicidad por fin termino de hacer sus labores y me dijo listo puedes retirarte a tu cuarto te llamaré para la cena, después de todo lo que paso fue muy cortante y el momento que tuvimos se esfumo y volvimos a ser los mismos de antes.

Sin mayores cosas, pasaron los días y mi tía se comportaba raro conmigo, a veces me sonreía y me preguntaba cómo estaba per otras ni veía a los ojos y me mandaba a hacer cosas de la casa y varias veces me gritaba pero otras hasta me sentía muy bien de lo bien que me trataba que nunca le pude decir que no hacer labores que en mi vida había hecho. Y así fueron los días a veces me trataba bien y otras era la indiferente la que se apoderaba del ambiente, pero lo raro es que a veces me gritaba por el apellido de mi madre y enseguida tenía que estar presente o me iba muy mal.

Entonces un día me llama y corriendo me apresuro a ir donde estaba -Villaseñor ven inmediatamente a mi estudio – ya que si no corría, pues me iba a ir mal.

Ya casi termino lo que tu mamá te mando a hacer para tu próximo trabajo que yo le recomendé y espero que no nos quedes mal, ya que son mis amigas y estaban buscando un chico como tú, en ese momento ella me guiño el ojo y volvió a esa tía cómplice de algo que yo no sabía, pero me agradaba, ya que cuando ella estaba de buen humor me trataba muy bien.

Me dice mídete esto, es de tu talla no me preguntes o cuestiones o si no me voy a enojar, lo hice con mucho cariño para ti, son tus medidas y es a gusto de tu mamá. Yo no sabía que decir o hacer. Era un vestido de manga larga muy elegante de una tela suave al tacto y muy delicada; demasiado femenino pero muy bonito tenia flores en la falda entre fiusha, rosa blancas y un moño en l aparte de atrás y la blusa era negra de mangas largas con encajes se veía muy bonito y sobre todo muy elegante, pero regresando a la realidad me estaba causando mucho conflicto, ya que mi tía dijo _ en base a los gustos de mi mamá_ eso no sabía que pensar pero como no quería poner mi tía e malas me lo puse y me dice – date una vuelta para ver si te queda bien y ver que ajustes podemos hacerle.

Yo se lo Medel, camine por su estudio y en eso me dice, mira ponte estos zapatos para ver si no le recortamos la bastilla… yo me quede de hielo no sabía que decir y sin hacer nada por unos segundos me los puse sin pensarlo eran unos tacones negros de punta abierta de charol no muy altos, ya que los sentí cómodos; inmediatamente que me los puse sentí como se levantó el vestido, mis pompas, me sentí más alto y me gusto la sensación, además de que mi tía no dejaba de sonreír y en mi presencia era muy raro.

Mi tía dice – te queda bien quítatelo para hacerle los últimos ajustes y que lo uses- me quede helado , yo usar un vestido, pero como porque o para que, lo que me paso por la cabeza fue un castigo por ser mal hijo y sobrino y dije lo aceptare , además será en la casa de la tía no creo que haya mayores problemas; pase a quitarme el vestido , los tacones me los iba a quitar cuando me dice mi tía- no te los quites úsalos, para que los vayas amoldándolos- me quede peor ahora si no sabía que estaba pasando , pero no le podía responder o contradecirla y menos yo a ella ; así que me los lleve puesto a mi habitación ahí me los quise quitar pero antes me los vi en el espejo y no pude contenerme y lo modele al espejo y sentí algo extraño dentro de mí un calorcito que me invadía desde dentro y me estaba subiendo a todo el cuerpo y fue cuando me los quite me puse la pijama y me dormí.

En la mañana siguiente me levante pensativo con todo lo que había pasado, pero pensé que había sido un castigo por todo lo que había hecho mal en mi vida con mi mamá y mi tía, yo todo quedaría en un día usando el vestido y haciendo quehacer; pero o sorpresa la cosa no quedo ahí; sonó el timbre y mi tía bajo a abrir la puerta, solo alcance a oír que era mi mamá como siempre muy eufórica al saludar a su hermana.

Me gritaron las dos al unísono que bajara, aunque fueron las dos armónica y amorosamente, como si no estuvieran enojadas conmigo o como si estuvieran tramando algo. Al bajar, aun en pijama me dijeron ven vamos a la sala vamos a platicar queremos contarte algo.

Yo no sabía que pensar, pero de repente las dos ya no me gritaban ni me trataban con indiferencia, sino todo lo contrario nos sentamos; ellas en frente de mí y yo en un sillón solo; mi mamá llevaba una bolsa negra muy bonita grande y la puso a un lado de ella y mi tía se puso al otro se dirigieron a mí; primero hablo mi tía – hemos decidido cómo puedes solventar todo lo que no haces en la casa, y tu falta de empeño en la escuela, así como tu mala actitud ante todo; a partir de hoy va a cambiar – mi mamá continuo – si hijo sé que fue mi culpa, te maleduque, te mime demasiado, te di todo carro, dinero y nunca me ayudaste en nada, bien tu tía me decía que ese niño nos iba a traer problemas, pero por amor nunca le hice caso y las consecuencias las estamos pagando los dos; – y mi tía con una sonrisa en su cara toma la mano de mi mamá y me dice – las cosas van a cambiar, vas a aprender lo que nosotras hacemos para que estés bien, te comportaras como se debe y sobre todo cambiaras para bien y veras que te vas a sentir mejor y ayudaras a tu madre con un buen trabajo y llevaras dinero a la casa como nosotras siempre lo hicimos, sin necesidad de hombres ni quien nos ayude, valernos por nosotras mismas- todo eso no lo entendía ni siquiera le preste tanta atención y solo me les quede viendo y solo dije- si ok, como ustedes gusten-

Acto seguido mi mamá vacío la maleta y saco un motón de su lencería o eso creía ; mi tía tomo alguna y me dice – ven siéntate aquí en medio de nosotras, sé que te va a gustar- fui pero ya no estaba tan dormido, algo recorrió mi cuerpo pero no sabía que era, fui me senté entre ellas y fue cuando ellas me empezaron a platicar como si no hubiera pasado nada de lo anterior y esa rudeza que la caracteriza a mi tía se transformará en otra persona que no conocía – mira hijo estas telas son muy suaves al tacto, esta otra hace que la piel depilada se sienta tersa y delicada, esta otra hace que las mujeres se sientan más femeninas, y mientras; acto seguido mi mamá dice- si hijito estas prendas son de mis favoritas y desde hoy las guardare en tu cuarto cuando las quieras tocar estarán en tu mueble de aun lado de la cama; eso me paralizo y me hizo voltear rápidamente y sin habla alguna solo levante los hombros cerré los ojos sin poder respirar mi tía me tomo de la mano y la llevo a sus piernas diciéndome – mira siente como son las medias, ¿apoco no te gusta la textura?- no sabía que estaba pasando pero me estaba sintiendo como la vez que me medí el vestido con los tacones, solo que esta vez me gustaba y era un calorcito que inundaba todo mi cuerpo , quede fuera de mí y me perdí en las texturas, mientras ellas se la pasaban platicándome de las prendas – si mira estas son unas pantaletas de satín con moñitos al frente se te verán geniales, este es un corsé que alineara tu silueta para que te veas mejor , estas son unas medias para liguero son un tanto difíciles deponer pero vale la pena una se siete divina y te hace lucir muy hermosa ( risitas) – todo se volvió un mundo diferente al que yo conocía me enseñaban las prendas y me las daban yo inconscientemente las tomaba las tocaba, las asimilaba , me las imaginaba primero puestas en ellas, pero después por alguna razón me las veía puestas en mí; no pasaron por casi una hora de enseñarme la lencería de mi mamá, yo por obvias razones me estaba empalmado y sentía algo de humedad en mi ropa interior.

Mi tía se dio cuenta de lo que me estaba pasando y me dijo al oído – ves te dije que te iba a gustar – y me dio un beso en la mejilla. Enseguida mi mamá dijo- listo niñas es todo, ya revisamos todo vamos a ponerlo en el cuarto…- mi tía no la deja terminar y dice, – no hermanita deja que él las vaya a acomodar en su cajón-; – guarda todo en la maleta y vas y lo guardas en tus cajones acomodado bien, en orden y sobretodo hazlo bien, ya que no queremos volver a ver el desorden que tenías en tu anterior cuarto, esta es mi casa y si quieres que te trate bien debes de seguir mis reglas, aquí todo lleva un orden y debes de cumplir porque si no , no me gustaría que me vieras enojada .

Enseguida subí con la maleta a mi cuarto; no sabía que estaba pasando mi mente se quedó allá abajo con mi tía y mi mamá, y mi cuerpo solo se movía con montón de emociones me invadían y que iban creciendo.

Al llegar a mi cama vacíe la maleta y pude volver a tocar las prendas y ahora sin miedo a nada o que me vieran mi mamá o mi tía; no lo podía creer estaba sosteniendo en mis manos lencería de mi mamá y con su consentimiento era algo que no podía no haber imaginado en ninguna ni de mis más perversas fantasías; pero ahí estaba sosteniendo una pantaleta blanca con encaje y moñitos y una textura súper suave y brillante era como tipo satín , solo repetía lo que había dicho mi mamá y la doble y la puse en el cajón.

Y así fui acomodando cada prenda; las pantaletas en un lado , los brassieres en otro, las medias en otro lugar ; siempre intentando que se viera acomodado.

Justo en ese momento tome un camisón rosa con encajes por varios lados y un poco semitransparente y largo lo sostuve enfrente de mí y por alguna razón se me ocurrió medírmelo encima de mi ropa y justo mi mamá iba entrando cuando me ve y yo rojo rojo y agarro la prenda y lo pongo detrás de mí; que es cuando me pregunta con voz tersa y ligera; – ¿mi amor que hacías? No te apures no te sientas avergonzado es normal que nos llaman la atención este tipo de prendas, son muy delicadas y muy suaves al tacto; no crees que hasta te dan ganas de medírtelas? – me cierra el ojo de una manera muy … de cómplice, algo que me hizo sentir un calorcito muy dentro de mí que se fue haciendo más y más grande hasta que me toma del hombro y me dice al oído – no te preocupes, será nuestro secreto entre tu tía tú y yo, veras que te va a gustar mucho- acto seguido me dio un beso en la mejilla y se levantó y se salió del cuarto; yo corrí sin sentido para preguntarle cosas pero tarde en reaccionar y ella se fue, me salí del cuarto y la vi abajo en la sala con mi tía y alcance a escuchar – vas a ser más fácil de lo que pensábamos , sus instintos lo van a traicionar -.

No sabía que estaba pasando mi cabeza estaba dando vueltas, mis sentimientos y emociones se desmoronaban y mi sentía que todo me daba vueltas. No resistí y corrí al baño y grite – nadie me escucho- ya al salir me calme y seguí acomodando la ropa hasta que termine, era suficiente, por alguna razón me gusto y lo disfrute .

Ya pasada la tarde mi ti y mamá seguían abajo platicando yo quería escuchar pero y ano se oía nada, hasta que escucho mi nombre –ven baja- grita mi tía; yo entre apresurado y nervioso bajo y me siento lo más alejado de ellas.

Se me notaba a leguas mi nerviosismo pero eso no les importo.

Mi tía comienza – mira hijo tu vida no ha sido las más adecuada y la más honrosa que hubiéramos querido para ti, tu mamá y yo hemos hecho todo para que seas un buen hijo, sabes que eres como un hijo para mí pero nos hemos visto en la tremenda necesidad de ponerte un hasta aquí; ya que no has aprendido nada, no eres bueno n la escuela, nadie te quiere contratar de nuestras amistades ni siquiera por ser de nuestra sangre, ya que todos saben quién eres y que has hecho de tu vida y eso que no llegas ni a 20 años y eso creo que debería causarte cierta vergüenza o pena, pero vemos que no te importa, así que tomamos la decisión tú mamá y yo de buscarte un trabajo un tanto diferente donde tu perfil de niño molo no puede ser requerido, así que tendremos que hacer algunos cambios en tu persona; que quizás te guste o no; eso será tu decisión, pero por mientras tendrás un trabajo muy bien pagado aunque una parte será para ti y otra para nosotras, ya que invertiremos mucho dinero en ti y sobretodo te haremos cambiar de pensamiento … mi mamá entra en la plática y agrega – si hijo sé que fue nuestra culpa por darte demasiado amor y no exigirte como se debe; pero sé que con este trabajo serás bien recompensado y veras que te va a gustar, lo se, tengo una ilusión de que te guste y te acerques más a mí; tú mamá que te quiere mucho y que te desea lo mejor y que mejor forma que siendo un poco dura contigo para demostrarte mi amor-

Con tantas cosas no sabía que pensar todo era confuso y sin sentido, no llegaba a comprender nada, pero una cosa era segura iba a tener dinero y eso me gustaba; pero me daba miedo y hasta cierta forma incertidumbre el no saber de qué era el trabajo bajo todo ese misterio de parte de mi familia, pero sabía que no debía ser nada malo, ya que como ellas dijeron querían lo mejor para mí.

En la mañana siguiente nos levantamos a desayunar y mi mamá estaba ahí haciendo el desayuno y mi tía leyendo el periódico – hola como dormiste- mi tía me pregunta y yo le contesto bien.

Desayuna rápido que debemos medirte tu nuevo uniforme para tu trabajo; tu primer día será en dos semanas y debes de estar lista.. Perdón listo ( jijijijiji) mi tía con su mirada en el periódico diciéndome eso , no sabía que pesar y todos los otros sentimientos vuelven a recaer en mí y no sabía que sentir …o pensar .

Ya terminamos de desayunar y mi mamá dice – vayan ustedes vayan vayan, adelántense yo termino de hacer aquí y los alcanzo.

Acto seguido salimos mi tía y yo hacía su estudio me tomo del hombro y se acerca y me dice – ¿te quedo bien el vestido verdad, o le tenemos que hacer algún arreglo…? – yo voltee frio sin saber que decir hasta sentí que se me bajo la presión pero al mismo tiempo volví a sentir ese calorcito dentro de mí.

Llegamos al estudio y ya estaba el vestido puesto en el maniquí; y ahora si lo aprecie en todo su esplendor: era como de cuento de hadas negro de abajo con una caída en A y entre brilloso y muy sedoso como satinado y de arriba tenia detalles dorados pero la mayor parte era negro de mangas largas un escote en V poco pronunciado y atrás traía un moño que se notaba mucho y aun lado los tacones que había usado y junto de estos otros más pero dorados. Me dice mi tía – apoco no está bonito se te verá increíble – quede frio ahora si consciente de todo no sabía que pensar y para rematar entra mi mamá y pone un montón de ropa en la mesa de junto.

Solo alcanzo a decir ¡mamá! ¿Qué haces, que está pasando?

– Hijo no te apures sé que te va a gustar solo disfrútalo es nuestro regalo para tu próxima vida como una señorita –

No lo podía creer … enseguida mi mamá me dice acércate

– Mira te traje esto de tu closet, son unas medias, lencería, un corsé, pantaletitas un brassiere y un regalo extra porque sé que lo vas a necesitar un par de senos de tu talla, ya que para que se te vea bien ese vestido debes lucir una linda silueta-

Quede frío pero de alguna forma me estaba gustando la idea, pero no se los hice saber, ya que aún me daba pena todo esto.

Mi tía se acerca y me tomo la lencería muy suavemente y me las da una a una las pantaletas eran blancas satinadas, medias negras súper delicadas, el corsé era blanco igual satinado; mi mamá me alcanza los implantes de silicona y me dice al oído i quieres yo te las pongo o quizás ya sepas y se ría pícaramente; anda pasa no tengas pena entre chicas nos conocemos y nos ayudamos me dicen las dos – anda pasa a ponértelas en el privado-

Al entrar no sabía que estaba pasando pero lo hice me las puse como pude y Sali.

Al verme ellas se emocionan y corren y me abrazan – mira vez te dije que si sabría ponerse todo se ve divino- me abrazan y me besan en las mejillas enseguida me dice mi tía – evn súbete aquí , era como una plataforma donde me ayuda a ponerme el vestido. Siendo una corriente de aire debajo del vestido, siento las medias rosar mi cuerpo, siento la pantaleta presionar mi virilidad pero me estaba gustando mi tía se acerca y se puso a acomodar el vestido, sintiendo cómo estaba empalmado y me empezó a tocar otra vez , lo curioso es que a mí me estaba gustando ser tocado por sus manos y me gustaba la forma en que lo hacía. Mi Tía reacciona y me dice ya vi que te gusto el vestido; inmediatamente se dio cuenta de que mi excitación y que era más notoria y mi Tía lo hacía más evidente hasta que sin querer se me salió un gemido muy pequeño con sonido a mujercita, y mi mamá y mi Tía sin decir nada y con el pretexto de medir las prendas seguía en su magreo en mi cuerpo sobre todo piernas y glúteo, fue cuando me dicen ven baja ponte tus tacones y veremos cómo te queda bien puesto ya con los tacones que le dan altura y forma al vestido.

Enseguida mi tía se aleja y se va por algo que tenía a un lado de su mesita y que trae para mí y ¡!!ohhhh¡¡¡ sorpresa era una peluca negra lacia que se veía formidable y sin pensarlo ni ella ni yo me la pone y es cuando se hace un click en mi cuerpo y todo cambio para mí en ese momento.

Ya con los tacones puestos, las medias, el rose de la lencería el vestido enfundado en mí y la peluca estaba en total shock pero era esa sensación de nuevo que inundaba mi cuerpo como nunca nada lo había hecho hasta ahora.

Mi mamá me dice – anda ve a verte como te ves- Camine hasta el espejo de la pared del otro lado de su escritorio de donde me veía mi tía y al llegar me mire por primera vez en alguien que desconocía pero me gusto lo que vi, aunque no pude asimilarlo inmediatamente, me quede viendo fijamente al espejo sin saber que hacer hasta que mi mamá y mi tía se ponen detrás de mí y me abrazan las dos acercándose a mis oídos suavemente y solo escucho – te ves lindísima, luces hermosa hija, te queda precioso ese vestido, sabía que te ibas a ver maravillosa, – ; y solo escuche todo en roll femenino y no sabía que sentir, pero me gustaba , no podía negarlo me gusto demasiado, pero al mismo tiempo en ese instante lo intentaba negar, pero era un sentimiento más grande que yo.

Mi tía se va hacia el baño y saco mi ropa y me dice- que hago con esto,¿ te lo vas a volver a poner? ¿ O lo tiramos?

Me le quedo viendo y volteo a ver mi reflejo en el cual se ve una mujer y dudo por unos instantes y le digo tímidamente – ¿podría quedarme un rato así vestido? – mi mamá me abraza y me da un beso y al oído me dice – por supuesto que si mi amor, todo lo que gustes, también yo lo deseo como tú, te ves preciosa así, disfruta estás en tu casa, nadie te va a juzgar- mi tía enseguida tira mi ropa y me dice- así me caes mejor sobrinito o te gusta más que empiece a decirte sobrinita (jijijijijiji) – me sonrojo y bajo mi cabeza y me regreso al espejo; en seguida mi mamá me jala y me lleva consigo ven vamos a otras habitaciones te voy a enseñar a caminar con tacones, veras que es muy fácil y también te va a gustar.

Mi mamá me toma de la mano y me lleva a la habitación de mí tía donde me tenían una sorpresa , mi tía ya estaba ahí encima de la cama había varios vestidos, faldas, ropa de dormir, blusas, lencería, medias, y mucho maquillaje; unos pares de tacones debajo de la cama, dos pelucas, accesorios , unos implantes de silicona, bolsas, perfumes… etc. mira nada más lo que tenemos aquí te llego navidad antes de tiempo sobrinita. – tu tarea será llevare todo esto a tu cuarto y acomodarlo en tu closet , en tus cajones, en tu tocador y que tu cuarto siempre huela y se vea muy bien , así como el mío de cuidado y femenino; así iras acostumbrándote a ser una mujercita de clase como nosotras- y era cierto mi mamá y mí tía siempre vestían muy guapas y elegantes, siempre tenían vestidos y faldas muy bonitas siempre lo supe pero hasta ahorita me doy cuenta delo elegantes y hermosas que son y haciendo memoria varios de los vestidos que vi en la cama eran de mi mamá.

Conforme fui llevando las prendas a mi cuarto me fui dando cuenta de lo hermosas que eran y si confirmaba que muchas eran de mi mamá y supongo yo que las otras eran de mi tía.

Ya era casi media noche y yo seguía acomodando ropa en el closet, todo en ganchos en los cajones en las zapateras todo quedo súper reluciente y en su lugar; ya al final estaba guardando la ropa de dormir y vi algunos de los camisones de mi mamá que varias veces se los vi cuando nos íbamos a dormir y jamás pensé que yo los tendría en mis manos y para mi uso exclusivo; es cuando tomo uno en espacial rosa con encajes al frente y satinado de los lados un poco largo y lo tomo enfrente de mí, me paro y me dirijo al espejo tímidamente y me lo pongo encima de mi ropa, de mi vestido y en eso entra mi tía, rápidamente lo lanzo a la cama como si hubiera hecho algo malo, y mi tía me dice tiernamente – no te apures nena, está bien, es tuyo y si quieres ponértelo adelante, pero antes debes de darte una rica ducha y quitarte ese feo vello de tu cuerpo para que en verdad sientas lo maravilloso que es ser mujer y así podrás sentir lo suave de las telas femeninas en tu piel depilada – me quedo paralizado y ella me toma de la mano sin noción de nada me lleva a su baño donde me dice – ya es hora que te quietes ese vestido, ponlo aquí, te voy a enseñar a quitarte las medias sin romperlas y a ser una damita –

Yo sin voluntad me dejo llevar ya sin medias, me baja las pantaletas y las hecha a la ropa sucia, me quita el corsé, el vestido ya está acomodado en su sillita de noche y me dice- ven conmigo ponte esto en tu cuerpo déjalo 10 minutos y enseguida te metes a la ducha –

Me pongo una espacie de crema demasiado olorosa y cremosa, y me espero lo que dijo mi tía y enseguida me meto al agua tibia

Me enjabono todo el cuerpo y empiezo a sentir mi piel mucho más suave y delicada y eso si me excito demasiado, veo como el vello se va cayendo en la tina y enseguida me pongo a recogerlo, haciendo hincapié en lo que había dicho mi tía debemos de ser limpias y educadas en su casa y así lo hice; limpie todo y no pasó nada, mi tía abre la cortina y me ve haciendo eso – hija mía que bien, nos vamos a entender muy bien; eso es debes de ser una mujercita limpia y pulcra- y me besa en la mejilla yo todo desnudo – ella dice no te apures te he visto desde bebé yo te cambiaba los pañales , ahora te pondré tus braguitas para dormir (jijijijij) se ríe maliciosamente –

Ese comentario me termino por completo y de ahí en adelante ya no tenía voluntad y me deje lleva.

Me da un juego limpio de pantaletas y brassiere blanco con encajes en todos lados me los da y me dice -son para que duermas rico y si gustas te puedes poner el camisón que tanto te gusto que te vi midiendo hace rato cuando entre; antes de vestirte ponte esta crema y estas esencias en todo tu cuerpo y te sentirás fresca al dormir y al despertar – me acerca el camisón y me deja la crema en la mesita de noche y en la cama, se sale y me dice – ponte cómoda mañana será otro día, mañana comenzaremos con tu entrenamiento para enseñarte a ser un mujer como nosotras y tengas excito en el trabajo que te conseguimos; descansa mi niña, mañana será un gran día para ti -.

Se va y me deja desnudo solo con mi toalla recién depilado y un motón de cosas en la cabeza en que pensar, en que sentir y en que está pasando en mi familia que quieren transformarme en mujer pero lo más confuso es que me está gustando.

Sin ropa me paseo por la habitación alfombrada muy linda demasiado femenina para mi gusto pero me siento un tanto libre me siento en la cama , me pongo la crema y la sensación de frescura recorre mi cuerpo, una sensación que nunca hubiera pensado que existiera y me reconforma mucho; al terminar de ponerme crema por todo el cuerpo me dispongo a ponerme el camisón: me paro frente al espejo y me lo voy poniendo poco a poco hasta que car totalmente y me envuelve con esa dulzura suavidad y con la piel depilada se siente aún más y se me sale un suspiro y para colmo de males cuando destiendo la cama para meterme a dormir, descubro que las sabanas son de satín súper suaves al tacto; siento que lo hicieron apropósito y creo que fue mi tía, pero las siento cómodas y suelto una leve sonrisa de complicidad y me arropo y me quedo dormida lentamente.

Ya en la mañana, al despertar entre abriendo los ojos me sentía un poco extraño, ya que tuve un sueño en que era una mujer muy sexy elegante, y aunque lo sentí muy vivido sabía que no era cierto, pero me dejo una sensación muy bonita de añoranza y al levantarse y verme al espejo con ese bonito y elegante camisón rosado entendí porque tenía esas sensaciones al despertar. Me mire al espejo y no lo podía creer, además de las sensaciones en mi piel por la suavidad de mi depilación la noche anterior, pues todo el conjunto que me hacía un abismo en mi cabeza y no sabía que estaba pasando pero al pensar en eso me inundaba un rico calorcito en todo mi cuerpo y se notó al ver camisón con un levantamiento y me apene, pero baje mis manos y lo empecé a tocar suavemente, se sentía rico , más que otras ocasiones viendo revistas para adultos o películas; en esta ocasión solo de imaginarme en ese vestido y el rose de las medias e imaginas ahora como se sentiría como mis piernas depiladas y como mi tía me traía ropa de mujer , específicamente de mi mamá y que mi tía me confecciono ropa solo para mi me hacia sentir que era otra persona me hacía sentir una …. Sensualidad en mi cuerpo como nunca lo había sentido; cada vez me rosaba más mi entrepierna y se sentía cada vez mejor y con el rose de mi prenda de dormir que de por si era suave y mi piel suavecita pues no dejaba de tocarme sin dejar de tocar mis prendas, mi pantaleta estaba muy mojada comencé a sentir más palpitaciones y más calor dentro de mi hasta que casi no podía con tanto placer autoinflijido que en un momento ….. se abre la puerta y era mi mamá – hola hijo buenos días;… ¡¡¡¡ ohh perdón no sabía que ya estabas despierto..!!!j(jijijijiji) solo te avisaba que ya estaba el desayuno, pero veo que te ha gustado dormir como nosotras lo hacemos y te ha despertado muy feliz _ sus risitas no eran de burla eran de complicidad y me di cuenta porque se acercó a mí y me dijo al oído – no te apures mi cielo, sé que la feminidad es un deleite y sé que te va a gustar mucho, pero debes de comportarte como una dama en la casa de tu tía no creo que a elle le guste que manches su alfombra -; me quedo sin palabras y pienso que mi sueño no era un sueño , estaba sucediendo y me estaba gustando .

Suspire y mi mamá lo noto y volvió a decirme – hijo no te apures, está bien, sé que son experiencias nuevas para ti y poco a poco te iras acostumbrando y te gustará ser como tu tía y como yo; elegantes y muy femeninas, te enseñaremos todo; ese trabajo tiene que ser tuyo –

Acto seguido mi mamá me dice -ya vente vamos a desayunar, pero no vas abajar así en camisón por muy lindo que se te vea y cómodo; en esta casa como en la mía las mujeres siempre deben de guardar las compostura y verse lindas y femeninas, -, metete a bañar y ahorita sales y te tengo lista tu ropa para hoy –

Yo nervioso me metí a bañar no me tarde nada, salí en toalla tratando de imitar a mi mamá como la veía cuando salía de bañarse con la toalla que la envolvía del pecho para abajo.

Mi mamá suspira y se pone la mano en la boca y me dice – mi niña ya está aprendiendo más y veo que te eta gustando ven déjame darte un abrazo – eso no sé qué causo en mí , pero me gusto que me hablará en femenino.

Me sentó en la en la sillita junto de la cama y me pregunto- ¿qué te gustaría usar hoy? –sobre la cama había dos conjuntos de lencería uno negro y uno blanco aun con etiquetas y al parecer de mi talla, ya que se veían como el que me puso mi tía ayer. Estos tenían encaje y un moñito al frente se veían muy elegantes; también había un vestido azul corto, una blusa blanca y una falda negra, así como otro vestido un poco más corto pero de mangas largas color azul pastel y varias zapatillas debajo de la cama; y unas medias en su bolsita de varios colores.

Mi mamá se acerca a mí, y se poner cerca de mi rostro suspira y me da un beso en la mejilla muy sutil me dice – a ver hijo que te quisieras poner para hoy; ya no quiero que uses esos pantalones o eso feos bóxeres tuyos que nunca me han gustado; se acerca al oído y me dice -te voy enseñar a ponerte guapa porque en tu nuevo trabajo te llevaran otro tipo de fiestas donde debes de verte hermosa y femenina y siempre vestir bien; sé que te van a gustar; tu tía y yo nos hemos dado cuenta de que esto realmente te gusta- yo me puse muy nervioso y al mismo tiempo muy pensativo de cómo se refería sobre mí; pero me estaba gustando , aunque todavía tenía ciertas resistencias, que hoy se iban a terminar de una vez por todas.

Entonces hijo que te vas a poner para hoy; con toda naturalidad mi mamá preguntándome entre vestidos o faldas y yo temeroso de que la decisión que tome afecte para siempre mi vida en esa casa, pero todo lo que había era ropa de mujer vestidos, faldas, blusas , lencería bonita, tacones, medias; así que no tuve opción y con toda la pena posible tome el conjunto blanco de lencería, el vestido azul pastel corto de manga larga y los tacones blancos junto con las medias negras; los tome y se los di, entonces me dice- una señorita no debe usar tacones blancos con medias negras, así que mejor usa las de color natural combinan mejor, y por cierto que linda elección hiciste se te vera espectacular, muero por ver cómo te queda, pasa al baño y vístete aquí te espero para enseñarte a maquilar rápido y ayudarte a que te veas preciosa-.

Entre al baño y me quite la toalla

estaba desnudo frente al espejo sin más

me mire al espejo y vi una silueta delgada

con una piel de niña sin vello alguno

se me veía cierta curva en mi cuerpo que antes no había visto

mira las pantaletas por un instante dude en ponérmelas

pero algo me hizo tomarlas

me las puse

las fui subiendo lentamente hasta embonar con mi cuerpo

solté un suspiro y mire el espejo

y se la modele, me gusto lo que vi

después fue el turno de el brassiere

hasta ese momento la prenda prohibida

lo asombro fue que lo hice sin problemas

de tantas veces ver a mi mamá ponérselo

ya con el conjunto puesto suspire de nuevo

pero con un aire de pasión por lo que vi

después me puse las medias

sentí un placer al tenerlas puestas

sentí ese airecito que las rosaba y se pegaban a mi piel depilada

enseguida el puse el vestido

era de mi talla

me quedo a la perfección como mandado a hacer exclusivamente para mi

ya colocado el vestido me puse los tacones

y magia empezó

ya no era yo

ya no era ese niño rebelde sin futuro

ahora era una mujer de clase alta como mi mamá y mi tía

ahora disfrutaba ser femenina

el espejo me lo decía y yo le decía que si

camine unos minutos enfrente del espejo

no quería salir y que me viera mi mamá

pero por otro lado ella me dio la ropa y la confianza de que esto estaba bien

así que salí a mi destino.

Después de pavonearme enfrente al espejo por fin me atreví a salir y lo primero en ver fue la mirada de mi mamá con una asombro como nunca la había visto sobre mí; se entusiasmó mucho y corrió a abrazarme me tomo de la mano y me corrió a llevarme al tocador donde me dijo cerca de mi -Te enseñare a ponerte el maquillaje suave para la casa, ya después tú lo harás sola, además tienes que saber para tu nuevo trabajo, pero iras aprendiendo yo te enseñare gustosa-

Me sentó y comenzó a decirme lo que estaba haciendo en mí, pero yo sencillamente me deje llevar y me empezó a gustar el trato de mi mamá sobre mí, ya que de niño jamás lo hubiera pensado; pero ahora en este momento era el consentido o mejor dicho la consentida de mi mamá y de mi tía.

Mi Tía nos llama; y como por arte de magia salgo de mi trance y solo alcanzo a ver el espejo mi reflejo, veo una linda niña hermosa de la cual me enamoro perdidamente, era yo, mi versión femenina de mí mismo. No reparo en verme al espejo sin escuchar el repique de mi tía que nos llama; hasta que mi mamá me abraza por detrás y me dice ven vamos nena, vamos a darle una sorpresa a tu tía.

No reparo en esta felicidad desconocida hasta ahora y ya con más seguridad me levanto de la mano de mamá bajamos toda la escalera me sostiene suavemente para que me vaya acostumbrando a los tacones que estos no eran tan altos y al llegar abajo se me queda viendo lleva sus manos a su boca y solo alcanzo a verla correr hacia mí y abrazarme con tanto cariño y pasión que me conmovió y me dio más seguridad en dejarme llevar.

Me toma y me ve fijamente – ese vestido se te formidable de seguro lo eligió tu mamá, siempre con buen gusto-; interrumpe mi mamá y dice – no hermanita ella lo eligió lo lleva en su sangre es como nosotras. Después de tanto ajetreo me dice me dice que tenía una sorpresa. Saca un sobre y nos dicen –miren lo que me ha llegado hoy hace ratito- Era una invitación a una fiesta muy especial; me dijo -me puse en contactos con amigas mías y les platique de ti…; interrumpo abruptamente saliendo de mi transe femenino sin articular palabra hasta que le replico todo sonrojado y apenado – Tía pero como puedes contarles de esto que me están haciendo, no es justo, no puede ser…. No termine de decir mi inconformidad cuando mi mamá y mi tía me interrumpen al mismo tiempo

-silencio niña no seas irrespetuosa, ni sabes lo que va a pasar, ni sabes de lo que hablas y tú ya no tienes opción ni decisión aquí a menos que cooperes y hagas lo que nosotras te digamos y te comportes como lo que eres – una mujercita de familia a partir de ya. Que te quede claro niña irrespetuosa, todavía que te damos otra oportunidad de cambiar tu vida, de ser mejor persona y todavía te atreves a te ofenderte¡¡¡¡¡ las cosas van a cambiar de aquí en adelante, serás una mujer educada y respetuosa de tu madre y de mí y harás lo que te digamos, porque lo hacemos por tu bien y porque te amamos; así que silencio y escucha; cuando termine me preguntas lo que gustes y las cosas aquí serán de otra forma, ¿quedo claro?

Sin saber o que decir solo baje la cabeza y me sentí muy mal la pena me corroía y más vestida con esas prendas de mujer, ahí enfrente de las dos sin saber que decir; hasta que se acerca mi mamá y como si no hubiera pasado nada me dice – mira hijo ya leíste lo que dice la invitación quizás te pueda gustar la experiencia y te llegue a interesar más esté, tu nuevo rol en la familia- esas palabras me dejaron muda pero me regresaron al anterior trance, en ese momento mi Tía comienza a leer la invitación.

Ya con un tono más calmado abre el sobre y comienza a leer

-Los invitamos a la cena baile anual de las Mujeres Legionarias de la señora del Álamo el día de mañana a partir de las 22:00 horas en el salón Miraflores; quedan formalmente invitadas usted y su familia a la presentación exclusiva de nuestras nuevas debutantes de la siguiente generación de señoritas de la Casa de las Mujeres Legionarias del Álamo.

No entendía que era esto o que estaba pasando solo me les quede viendo y asentí sin renegar nada, además de que no estaba entendiendo, sobre todo después de la regañada que me pusieron, solo me quedo mirarlas y más lo sonrientes que estaban y fue cuando mi mamá se acerca a mí y me dice – esta gran fiesta presentación vamos a ir súper arregladas las tres, tu jovencita nos vas a acompañar; ya esta fiesta es una presentación de las chicas de familias acomodadas en la sociedad y tenemos el honor de asistir, ya que somos miembros de ese club tan distinguido y pues como les dijimos que teníamos a nuestra sobrina de visita pues nos mandaron una invitación extra – yo con los ojos largos, ahí enfrente de mi familia, de dos mujeres hermosas y yo usando sus ropas me sentía que no era yo , pero al mismo tiempo me decía a mí mismo -déjate llevar- pero por otra parte me decía también, – que esto es una locura esto no es para mí yo soy un joven – y sin parpadear y sin saber qué hacer y solo en mi mente se perdió en un lugar donde estaba enfrente de todas esas personas vestido de mujer y la mayoría mujeres no lo podría procesar… hasta que mi mamá como siempre volvió a interrumpir mis pensamientos.

-hijo mío esta puede ser una grandiosa oportunidad para que pudieras encontrar un gran trabajo y ser feliz y además pudieras estar en un lugar con tanto prestigió; debemos de ponerte muy arreglada y bonita, pero no nos va a costar trabajo, ya que por lo visto te sienta muy bien el azul jijijijijiji- acto seguido me dice mi tía . ya sabemos cuál será el vestido que usaras para que vayas a la presentación – me quede pensando y le dije ¿ acaso será el que me hiciste y me pusiste el otro día?; ella solo me guiño el ojo y sonrió pícaramente

Y no te creas que iras así nada más no sobrinita mía, te vamos a arreglar como se debe de arreglar una mujercita de tu edad, súper elegante con un cabello bien peinado, aretes, accesorios que combinen con el vestido, medias , una linda lencería para la ocasión; recuerda toda mujer debe ser bella por dentro y por fuera, así que debes lucir por todos lados bellísima, femenina y una niña con clase y como vamos a hacer que te veas como esa mujer que eres y sabes que deseas serlo, pues te vamos a poner artes reales para que no quede duda de nada, entonces vamos a usar los hoyuelos que ya tienes y pondremos unos lindos aretes a juego con una gargantilla y unas pulseras, no te apures yo te las presto, recuerda soy tu tía favorita jijijijiji; y no debe de faltar un rico y femenino perfume que se impregne desde tu piel hasta cuando ya no estés ahí . Veras sobrino mío cuando terminemos contigo y te veas al espejo como quedaste no volverás a querer ser ese rufián del cual te salvamos y que por cierto ya tiramos tu ultima ropa de niño, ya solo usaras la ropa de tu mamá y la mía que dejamos en tu recamara que por suerte somos de la misma talla, ¿no es genial?

Por cierto se me olvidada lo más importante te vamos a maquillar y solo acentuaremos tus rasgos, que por si no te habías dado cuenta te pareces mucho a tu mamá sacaste su belleza femenina y si te aplicamos el correcto maquillaje serás una digna representante de nuestra familia en la alta sociedad como niña debutante en este club tan prestigioso.

Veras que te va a encantar verte al espejo y saberte una mujer de la familia.

Me quede con la boca abierta sin decir nada y sabiendo lo que tenían entre manos mi tía y mi mamá conmigo; Entre mi asombro y esa emoción que iba avanzado poco apoco y se iba subiendo en ese calorcito que ya había sentido y ese miedo de no saber en qué me iba a convertir o en que me iba a pasar.

Siempre fui delgado espigado y de buena pompa, como decía mi tía salí a mi mamá y a mi tía me gusta andar en bicicleta y por eso tenía las piernas torneadas y definidas y además como soy lampiño y aparte como símbolo de mi rebeldía me comencé a dejarme el pelo cada vez más largo, ya que no tenía nada que hacer; y en mi casa nadie me decía nada al respecto, pues no sabía en qué iba a parar todo esto; hasta que llego el día de hoy. En que mi Tía y mi mamá pusieron todas las cartas sobre la mesa.

A los pocos días de mi debut mi Tía me enseñaba a caminar en tacones, a sentarme, a sacar de mi bolso el labial y ponérmelo como una señorita lo debe hacer, me enseñaba a ser como ellas, ya que ellas siempre han sido muy refinadas y de mucha clase.

En todo momento llevaba o vestido o falda y siempre llevaba debajo unas bragas de encaje o satinadas, otras veces medias o zapatitos bajos para descansar de los tacones, pero siempre muy femeninos; hubo una ocasión en que me puse por mi gusto una falda escocesa roja con azul marino y líneas blancas que me llegaba arribita de la rodilla, con una blusa blanca de manga corta que se me veía muy bien y se notaba el corpiño blanco igual lleno de encaje muy fino con unos explanes que se me veían muy naturales, encima un saquito a juego color azul marino, con unas medias naturales y con zapatillas rojas no muy altas y para terminar me puse perfume que había prestado mi mamá con una arreglo de cabello así como el de una niña en edad escolar una coleta larga y para terminar un maquillaje muy sutil pero haciendo remarcar mis rasgos femeninos y como toque a mi atuendo me puse unas cinta para lucir mejor mi coleta que me hice en mi pelo que en ese entonces ya sobrepasaban mis hombros por mucho y que además ya me lo habían arreglado de forma más femenina.

La sensación de vestirme yo sola me ayudo empoderarme en mi nuevo rol, esos detalles de ponerse las medias, sentir la sensación de traer los explantes de silicona en el sujetador era una maravilla me hacía sentirme segura de m feminidad y me estaba gustando mucho y ese calorcito seguía y cada vez más intenso, cosa que no les contaba ni a mi mamá y mucho menos a mi tía y más cuando la sesión de maquillarme era cada vez más natural, aunque siempre lo tenían que hacer ellas; siempre me ayudaban, cada que terminaba de vestirme les llamaba primero para que me dieran el visto bueno de cómo me veía y después en maquillarme y me iban diciendo lo que hacían y como iban perfilando mi rostro de tal manera para que yo fuera aprendiendo y eso me gustaba, cada mañana era el mismo ritual. Cada semana me depilaba, aunque me decían que pronto iban a pagarme la depilación láser para ya no sufrir con el horrible vello; así mismo con mis cejas y eso si siempre me ponían unas pestañas postizas y rímel y siempre el color de mis labios me gustaba que sobresalía, ya que mi boca desea forma femenina al verme así vestida me encanto sentir todo el proceso de cambio.

Ya toda arreglada al verme al espejo y recibir elogios de mi mamá y de mi tía que era la más estricta en mi feminidad; todo era nuevo y muy deleitante , me deje llevar y deje salir a esa mujercita que creo siempre habito en mí; cada que llevaba una falda corta y se movía al caminar y en el ir y venir de mis caderas y sentir esa sensación de llevar bragas y ese airecito que entra por debajo y te mueve tu feminidad junto a mis piernas al ir moviéndome en los tacones , y además llevar aretes oler mi propio perfume era una experiencia única; me estaba gustando ser la nueva niña de la familia.

En el bolso que también me dio mi tía guardaba mi celular, un labial, un espejo y lo que se necesitara y así nos íbamos de compras, a la tienda, y varias veces me llevaron a comprarme más ropa o accesorios.

Al principio cuando salía con mamá y mi tía a las tiendas sobre todo las de lencería, siempre ellas pedían por mí y yo en la seguridad del incognito solo veía de reojo lo que elegían para mí, además siempre me gustaba lo que me compraban, al fin y al cabo teníamos los mismos gustos nunca me le despegaba de ellas , me sentía súper nervioso, pero una tarde mi tía se acercó a un grupo de conocidas suyas y me presento como Julia, fui sorprendido, pero la sorpresa fue mayúscula a muchas les guste y le preguntaron por mí y mi Tía la muy pérfida me dejo con ellas y ellas me hacían platica, y se acercaban mucho a mí; preguntándome de donde era, en que escuela iba, y cosas por el estilo, eso sí me decían que me veía muy bonitay lucia muy elegante, aunque otras más en ese grupo de mujeres, ya mayores por cierto, pero muy elegantes y unas muy guapas me empezaron a decir lo mucho que me parecía a mi tía , lo femenina que les parecía, que debería de pensar en asistir a una escuela de señoritas ….. todos esos comentarios me ruborizaban y no sabía que decirles, pero muy dentro de mí me gustaba como me sentía lo linda que me hacían sentir, aunque no se fue una sensación muy grata al inicio, si debo admitir que me estaba excitando de una manear que ya conocía. Era lindo sentirse femenina.

Me estaba gustando como me trataban entre delicadeza de mujer a mujer hasta cosas ya muy subidas de tono que solo se ven en películas de adultos o eso pensaba yo .

Mi Tía al ver el interés que tenían sus amigas en mí; me tomo de la mano y le dijo – lo siento señoras me llevo a mi sobrinita, ya nos veremos en la presentación de sus hijas y nietas, con gusto las veremos allá; llevare a esta mujercita para que vea donde puede estar en un año y ustedes serán testigos de su triunfo la vitorearan-

Sin afán de presunción ni mucho menos , pero les cause buena impresión, pero jamás pensé que iba a causar tanta euforia y revuelo en sus amigas, que por lo visto eran unas señoras muy agradables y sinceras y me gusto recibir sus halagos me puso feliz y obtener más seguridad en mí. Acto seguido mi tía me lleva donde mamá nos estaba esperando y nos dice – se tardaron tanto me estaba desesperando tenemos que ir por lencería para esta nena y tú con tus amigas presumiendo a nuestra chica especial-

Y enseguida la tía dice – paso la prueba; no se le despegaban, ellas eran jueces del evento- yo con el ojo cuadrado sin saber que decir y en ese instante recorrió un aire de grandeza y sobre todo de seguridad y saber que como mujer era mejor y tomada en cuanta por mí misma no como ese rufián que fui, mi secreto estaba bien guardado y sobretodo olvidado por todos y más por mi

Mi mamá feliz me abraza y me dice al oído- vez mi amor, eres una mujer de hoy en adelante, eres muy hermosa y acéptalo eres como yo femenina y llena de glamour , lo lograste esto es por ti y para ti, estoy muy orgullosa de ti- me abraza y me da un beso y enseguida me limpia su labial – las tres en tacones, medias lencería vestidos bonitos y tomadas de la mano me dicen – vamos a comprarte lencería, sé que tienes la nuestra pero ya es hora de que incluso tú la elijas; ya vez que si pasas por una mujercita. Ya eres más que eso eres nuestro tesoro, ya debes de sentirte segura de ti misma, si con estas señoras pasaste desapercibida en una tienda de lencería será un éxito rotundo, así que vamos apurémonos, quiero verte como eliges tu ropita, nosotras te diremos tu talla no te apures de nada, nosotros estaremos ahí para ti ni niña.

Cuando llegamos a casa mi mamá y mi tía en sus locuras del nuestra salida de compras, al parecer fue más excitante para ellas que para mí; aunque se me notaba cierta complicidad y felicidad por el botín que conseguimos.

Mi Tía nos dice a las dos vengan vamos a ver nuestras compras y mientras tomamos té en la sala. Las dos vamos hacia allá con dos o tres bolsas cada una; mi tía y mi mamá súper emocionadas ya que todo lo que compraron era para mí, al sacar las cosas de las bolsas se revelaron tacones, vestidos, medias, aretes, cinturones, faldas blusas, ; todo lo dejaron caer en la mesita de centro ahí me dijeron; – mira es todo para ti, para que sigas estrenando y te sientas toda una mujercita y disfrutes tu nuevo rol con nosotras , que tu feminidad te abrace y te haga feliz – al oír esas palabras no sabía que me pasaba, pero me gustaron y me identifique y lo más raro es que me sentí libre de tomar lo que estaba en la mesita y verlo tocarlo sin pena sin prejuicios y si, con mucha excitación.

Tome una falda negra como de las que usaba mi mamá cuando iba a la oficina en otros años , esa la había elegido ella, y me dijo justo lo mismo, – sé que me veías con esa falda ahora es tuya nena- ; tome un vestido floreado a las rodillas me lo puse sobre mi ropa y sentí escalofríos, me gustó mucho eran unas flores grandes rosas con rojo y blanco y el fondo negro se veía muy vintage de manga cortita y medio ampón se veía increíble , ese lo compró mi tía: luego tome unos tacones negros de esos con la suela roja se veían muy elegantes me encantaron , me sonroje al decírselos y de ellas se les salió una risista que yo continúe y entonces de las tres se hizo más grande y entonces sucedió; me solté y continuamos , ya más sueltas sobre todo lo que estaba pasado nos desinhibimos las tres; sobre todo yo viendo mis nuevas prendas que tenían otras texturas, otros, olores, otras formas y sobre todo esa sensación de prohibido que por fin se rompía ese candado y ahora eran mías.

Entonces tomo mi ropa interior que yo elegí me la puse al talle sobre mi vestido, mientras ellas me veían risueñas y felices ; que les digo- miren esta me gustó mucho era como una de mi tía que se la había visto hace muchos colgada en el baño- … salieron risitas y me dice la deje ahí a propósito para que fueras familiarizando con esto que en algún momento iba a pasar- :, mi mamá continuo – si hija desde hace años fuimos orientándote hacia esto y ve donde estamos, ve donde estas, ve al espejo y veras una mujer hermosa – años atrás esta noche jamás me la hubiera imaginado estar platicando con mi mamá y mi tía dos mujeres súper femeninas mientras yo vestida con ropas femeninas en zapatos de tacón y medias con el cuerpo totalmente depilado y usando lencería de ellas ; nada de esto tenía sentido, pero me estaba gustando demasiado y al voltear de reojo podía apreciar el maquillaje suave que me hacía verme aún más femenina con el cabello suelto y con aroma a flores que todo mi cuerpo emanaba y me llevaba a un nivel de excitación sin precedente, sé que aún no tenía la habilidad que ellas quisieran para moverme y comportarme como una señorita, pero una cosa es segura tenía las mejores maestras.

Y esto solo fue el inicio de mi nueva vida

Pronto les contare como me fue en la presentación y los sucesos que desencadenaron aún mas mi feminidad y mi gusto por lo femenino gracias a mi tía y mi mamá