Me follan entre mi marido y mi amante, un amigo de mi esposo

Hola Gaby esta es la segunda visita de Javier a nuestra casa, es la segunda ocasión que mi esposo me entrega a Javier.

Hola soy Sandra felizmente casada con Leo mi amado esposo, Esto acaba de pasar el sábado 29 de diciembre 2018, habían pasado varios meses de aquella gran cogida con Javier delante de mi esposo había sido una gran experiencia morbosa, que te cojan frente a tu esposo es un morbo que pocas mujeres pueden tener, me hizo sentir como una verdadera puta. Siento desde entonces que nuestra relación de matrimonio se fortalecido ahora somos amigos entrañables, así no tengo que buscar otra verga fuera del matrimonio, tengo todo el vicio que pueda necesitar en casa, tengo suerte de tener al hombre que tengo en mi casa.

Pocos hombres están tan seguros de sí mismos para dejar a su mujer en brazos de otro y más dejar que se la cojan, él sabe que soy solo suya, de echo me ha cogido con más ganas, y me pregunta que si gocé con Javier, mi esposo cuando me tiene bien caliente siempre me preguntaba si quería tener otro encuentro con su amigo y si me había gustado, claro que quería repetir pero me hacia la indecisa pero la verga de Javier me había gustado, él sabe cómo calentarme y cogerme. Mi amiga Gaby me había aconsejado que me hiciera la desinteresada para no verme tan obvia y mi esposo me tuviera más confianza, él sabe hablarme con lenguaje sucio sabe que me pongo bien perra, me pide que le diga que soy muy caliente.

El sábado por la mañana mi esposo me comento que Javier vendría a casa a darnos el abrazo de fin de año, mi piel se puso de gallina solo de imaginar que no solo vendría por el abrazo, que vendría a cogerme con el consentimiento de mi esposo, y mi esposo también lo sabía, le respondí que estaba bien, mi panocha se moja de solo recordar la visita anterior sabía que ahora estaríamos más relajados y lo disfrutaría al máximo, inmediatamente, empecé a pensar como me vestiría, todo día estuve muy nerviosa, mojada por saber que nuevamente tendría una buena sesión de sexo con Javier totalmente a mi gusto.

Por la tarde me llamo mi esposo para avisar que llegarían a las ocho de la noche que me pusiera muy sexy, ya había encargado a nuestro hijo con mi hermana, me duche pensando que ropa seria la adecuada, en la habitación ya excitada y nerviosa me tocaba mi vagina palpitante queriendo ser penetrada, pero ahora quería dos vergas dentro de mí, me puse una tanga amarilla con un moño enfrente, un vestido ajustado y unos tacos altos que hacia resaltar mi figura me veía bien buena.

Pasadas la ocho escucho abrir la puerta de la casa, estaba súper excitada, mi esposo me llama; ¡Sandra ya llegamos! Salí de la habitación cuando me vieron se quedaron con la boca abierta, me barrieron con la vista de arriba abajo, mi esposo me abraza me da un beso de lengua y siento su verga dura como rozó contra mi pelvis, Javier no pierde detalle, inmediatamente casi se me abalanza me da un beso y siento también su verga dura, yo estaba mojada. Mi esposo saco una botella de Brandy empezamos a tomar, yo no tomo mucho y más cuando sé que va estar la fiesta muy caliente, estuvimos buen rato platicando ya con más confianza las palabras se hicieron más fuertes llenas de sexo, los dos ya muy alegres cuando de pronto Javier ve su reloj y nos dice que ya se retira, yo me sentí muy decepcionada, triste y caliente, Javier se para para despedirse me da un abrazo y mi esposo le dice que espere que estamos muy a gusto que va al baño y en un momento regresa.

Javier me tiene muy abrasada con su cuerpo totalmente sobre mí, siento su verga ya muy dura gruesa y caliente, me empieza a sobar la espalda siento su mano caliente bajar hasta las nalgas me las soba por encima del vestido, yo me repego para sentir su verga en mi coño, hábilmente toma mi vestido por las caderas y me lo sube hasta la cintura tengo un escalofrió en mis nalgas ya expuestas, ya no hay vuelta atrás quiero que me coja, volteo a buscar a mi esposo no lo veo pero siento que está observando como estoy casi desnuda, siento caricias en mis piernas me estremezco perdí ya el control de mi cuerpo empecé a soltar chorros de líquidos, necesito ya una verga dentro estoy totalmente mojada.

Javier se hinca siento su aliento en mi vagina me baja lentamente mi tanga ya empapada, siento sus labios y lengua como me maman mi vagina siento que me desmayo de placer, levanto una pierna para que saque la tanga, siento sus dedos en mi vagina abro mis piernas para facilitar el acceso al interior de mi raja ya muy lubricada, me mete dos dedos doy un gemido y busco nuevamente a mi esposo estoy hirviendo, se para y abre el cierre del vestido me baja el vestido de la parte superior ahora el vestido está en mi cintura, desabrocha el Bra que tiene el broche en la parte de enfrente, mis senos salen me siento desnuda empieza a chuparme los pezones, me vuelve a meter los dedos, abro más las piernas para permitir que sus dedos entren en mí, no aguanto más estoy tan caliente que me empieza un orgasmo, me siento en el sofá frente a él, le muestro mi panocha abierta escurriendo lechita mientras me saco el vestido, se desnuda y veo esa verga que pronto me meterán grande y gruesa, se acerca a mí la empiezo a mamar, que verga dios mío ya la quiero adentro, busco a mi esposo no lo veo.

Como toda hembra caliente le pido; ¡ya cógeme, cógeme quiero tu verga toda adentro por favor!! Me pongo en cuatro siento como la cabeza de esa verga entra muy despacio ¡qué rico que rico métela toda!! ¡Aggghhh que rica verga!!! ¡Cógeme quiero toda tu verga adentrooo!! Lléname de leche, de pronto siento como un dedo entra en mi culo que delicia estoy en el cielo, siento dos dedos en mi culo que rico, quiero su verga en mi culo, Javier por favor mete esa Verga en mi culo, grito al sentir la cabeza en la entrada de mi culo por fin entra toda le verga, empieza a bombear mi culo abriéndome por completo, “Javier que rico me estas cogiendo no me la saques dame más”

Después de unos minutos escucho pasos miro a mi esposo por encima de mi hombro yo con los diente apretados por el placer de sentir la verga hasta el fondo. Le digo a mi esposo; perdón Leo empezamos sin ti, él se desnuda de inmediato y me hace una caricia en mi rostro se sienta en el sofá, me meto la verga en la boca que delicia me están cogiendo por el culo y le mamo la verga a mi esposo, Por dios me estás partiendo en dos, al sentir la verga de Javier en mi culo grité con todo ¡qué cogida tan rica me estás dando!!, me siguió bombeando abriéndome por completo y haciéndome gritar de nuevo; ¡aaahhgghh!! Estaba tan caliente me sentía muy puta quería dos vergas le dije a mi esposo que se acostara y Javier me saco la verga, me monte en mi esposo que rico, Javier sabía lo que seguía metérmela nuevamente en el culo.

Besaba con lujuria la boca de mi esposo, me siento llena cuando entra la verga de Javier, me estaban partiendo a la mitad pero no quería que terminaran establecimos un ritmo y ahora estaba teniendo orgasmo tras orgasmo retorciéndome creo que perdí brevemente el conocimiento, mi esposo y Javier seguían bombeándome, dándome verga los dos yo sentía como moría con otro orgasmo, sentí como Javier me llenaba de leche caliente, dios mío que cogida me estaban dando tenía orgasmo sobre orgasmo la verga de mi esposo estaba enorme.

Javi me sacó la verga del culo y la pasó a mi boca me embarró las mejillas con su leche, mi esposo limpiaba mi mejillas y me metía el dedo a mi boca con los restos de la leche de Javi, estaba loca de calentura me pellizcaba los pezones, mi esposo seguía dándome por la panocha.Me pregunta al oído: Sandra te gusto tener dos vergas dentro de ti “Siiii gracias te amo soy muy feliz” “quieres que te sigamos cogiendo?” Si, Si oh si quiero más ahora quiero tu verga en mi culo tomamos unos tragos y cambiamos posiciones y no tardaron en llenarme de leche caliente, tuvimos una larga noche termine agotada bien cogida y llena de leche por todos lados.

Si amiga Gaby, esta es la segunda vez que compartimos con mi esposo y más porque me moría por tener dos vergas adentro, le doy gracias a mi esposo por permitir que goce de esta manera, te doy las gracias a tí Gaby por tus consejos por darme el valor de contar estas vivencias, sé que hay muchas mujeres que tienen las mismas experiencias, quizás más excitantes y las animo a que no se sientan mal, somos mujeres unas más calientes que otras pero con ganas de gozar del buen sexo.