Hice un trio con una empleada de un comercio y un amigo

Esto que me paso fue cierto y real. Una tarde estaba con mi mejor amigo jugando en mi casa al ordenador. Era verano y estábamos con ropa cómoda pantalón corto y camiseta de tirantes. Y en ese momento suena el timbre y al abrir me encuentro a una chica ofreciéndome una reducción en mi tarifa de la luz. Era como yo de altura 1.72, morena, pelo rizado recogido, buen cuerpo tirando a delgada llevaba una falda negra y camisa blanca con zapatos de tacón negros un look de secretaria muy sexy. Yo vivo de alquiler pero no perdía nada por escucharla. Le dije que pasará y le pregunté si quería tomar algo y me dijo que un vaso de agua. Le traigo el vaso de agua mientras se sienta y se lo bebe de un trago.

-Quieres más? Le pregunté.

-Perdona llevo todo el día caminando y los tacones y en esta zona que los pisos no tienen ascensor estoy muerta.

– Pues relajate un poco mujer que no creo que te digan nada. Le dijo mi amigo que se había levantado del ordenador para tomar un refresco con nosotros.

– Tu quieres otro? Le dije a ella cuando ya lo tenía en la mano.

– Vale acepto

Me estuvo explicando las ventajas que tenía lo que me estaba ofreciendo pero yo no dejaba de mirar los botones de su camisa y lo tirantes que estaban. De pronto suelta el boli y se incorpora aireandose con la mano del calor que tenía.

– Perdona hace tanto calor… dijo ella

– Si que hace y con una chica tan guapa como tu más todavía. Le dije yo.

– Que va no se fija nadie en mi. Dijo en tono resignado.

– Pues no lo entiendo estas muy bien. Le dijo mi amigo.

En ese momento al levantarse mi amigo se le cayó en refresco encima por la camiseta y el pantalón. Y cuando ella se ofreció a secar la mancha pasando la mano por si camiseta. Y sin querer rozó su pantalón y noto que ya estaba algo excitado.

– Vaya parece que es verdad lo que habéis dicho de mi. Dijo ella sin dejar de tocar la polla de mi amigo por encima del pantalón. A lo que el respondía pasando su mano por sus tetas por encima de la camisa.

– Tenéis la habitación libre si queréis. Dice al ver el espectáculo mientras me levantaba para dejarles solos

– Donde vas? No seréis muy amigos si no compartis todo no? Dijo ella con voz sensual mientras me agarraba de la camiseta acercándome a ella.

Empezo a besarme mientras que mi amigo me miraba descolocadopero al mismo tiempo una medio sonrisa y sin decir nada se pegó a ella por detrás juntando su polla a su falda y besandole el cuello. Ella con una mano en su cara y la otra en mi polla mientras las nuestras empezaban a quitarle la ropa. Por cada prenda que le quitabamos recorriamos su cuerpo con nuestra lengua. Cuando asomaron esas tetas empezamos a chuparlas una cada uno mientras ella gemia y con nuestras manos le quitabamos un culotte negro que llevaba. Nos quitamos nosotros la ropa y ella se puso de rodillas bajando despacio y entreteniéndose agarro nuestras pollas y empezó a pasar la lengua de abajo a arriba. Primero una y luego la otra para después metersela en la boca hasta el fondo. Nosotros cada vez más cachondos nuestros gemidos la excitaban cada vez más. Ella se metía las pollas hasta la garganta dejándolas llenas de su saliva. Se puso de pie y la tumbamos en el sofá y mientras yo le comia ese coñito depilado ella se entretenía lamiendo la polla de mi amigo. Yo pasaba mi lengua despacio alrededor de su clítoris jugando y moviendo mi lengua en ese punto que hacía que se retorciera de placer abriendo su coño con mis manos metía mi lengua hasta el fondo moviéndola. Sus gritos salían de su garganta con ganas lo que hacía que me adentrara más en su intimidad hasta que ella no pudo más y se corrió en mi lengua. Su flujo caía por mi boca y resbalaba por su entrepierna hasta su culo. Me incorporé y empecé a frotar mi polla en su coño para empezar a introducirla despacio dentro de ella. A medida que entraba mi rabo más intenso era su gemido cuando llego al final me miro mordiendo su labio con cara de vicio.

– Folladme. Quiero que me folleis entera y sentios dentro de mi. Mi amigo le besaba mientras pasaba su polla por sus tetas. Después cambiamos mi amigo se la empiezo a follar a cuatro patas mientras a mi la chupaba gemia con las embestidas de la polla de mi amigo que hacían que se corriera en su polla una vez más. Después me senté en el sofá y ella encima de mi mientras que mi amigo empiezo a estimular su culo para introducir su polla poco a poco. Y cuando entró sus gemidos eran más intensos que nunca de tener dos pollas para ella sola moviendose dentro.

– Dios que pollas no pareis nunca!!! Quiero vuestra leche!!! Dadsela a vuestra puta!!! Y seguido nos incorporamos poniéndola de rodillas y apuntando con nuestros rabos a su cara. Yo me corrí primero a una distancia de su boca que recogía mi espeso esperma con su lengua. Después mi amigo soltando su leche en su cara y saboreando el premio que tanto se había merecido.

Espero que os haya gustado. Si hay algo que os gustaría añadir o cambiar podéis mandarme un correo. Gracias y que lo disfrutéis.