El doctor de la universidad comenzó a dominar poco a poco a Karina

Karina se apura a terminar sus apuntes, sus compañeras de clase van saliendo del salón poco a poco, es viernes y lo único que desean es llegar a casa, cuando Karina al fin termina a quedado sola en el aula, guarda sus cosas y sale presurosa, pero antes de salir de la universidad, decide pasar al sanitario, dirige sus pasos hacia uno de los baños que están cerca de la entrada, pero es tanta su prisa que no se da cuenta del letrero amarillo que esta a un costado de la entrada y que advierte que el piso esta mojado y de un instante a otro, Karina resbala y todo se vuelve oscuridad,

cuando Karina abre los ojos se da cuenta que ya no esta en el sanitario, mira a su alrededor y se da cuenta que esta en la enfermería de la universidad, acostada en una camilla y de pronto escucha una voz a su lado,

– veo que ya despertaste Karina,

ella voltea hacia un lado y ve al doctor Rogelio que la observa detenidamente.

– ¿que me paso?

– estabas tirada en la entrada del baño, supongo resbalaste y caíste, pero estas bien, puedes irte cuando gustes,

Karina se endereza y se sienta en la camilla, se siente aturdida y no entiende muy bien como termino así, voltea hacia un lado y ve sobre el respaldo de una silla sus pantaletas, rápidamente baja su mano a sus caderas y comienza a pasar su mano por encima de su ropa dándose cuenta que en efecto, el doctor Rogelio le quito las pantaletas, el doctor se da cuenta de eso y le dice,

– si, son tus pantaletas Karina, cuando caíste supongo te orinaste, pero ya las lave, podrás venir por ellas mañana,

Karina se sonroja al escuchar el comentario del doctor, así que solo acierta a contestar

– lo siento doctor Rogelio,

– no te preocupes Karina, no eres la primera que se desmaya y tampoco eres la primer chica que veo con la vagina depilada, pero déjame decirte que la tienes algo irritada, supongo que fue por la depilación, de todos modos quiero que vengas mañana para verte y revisarte bien tu vagina,

las palabras del doctor Rogelio apenan mas a Karina, así que solo agacha la cabeza y le responde que si,

– si doctor Rogelio, como usted diga

– ya puedes irte si gustas,

Karina se baja de la camilla, toma su mochila y cuando se dispone a salir del consultorio el doctor le pide que espere un momento,

– espera un poco Karina,

las palabras del doctor Rogelio la hacen detenerse en seco y voltear hacia donde esta el,

– ¿ que pasa doctor ?

– mañana vienes sin pantaletas, tu vagina debe de estar, bien ventilada y procura también subirte un poco mas la falda,

Karina aun confundida solo responde que si a todo y sale del consultorio, ya estando en casa no comprende aun como le dijo que si a todas las peticiones del doctor, a sus 20 años Karina siempre se había comportado correctamente y únicamente había tenido un solo novio y ni el ni ningún otro hombre le habían hablado así tan atrevidamente, pero después de uno rato pensó que todo se debía al aturdimiento que había tenido, así que se fue a dormir,

A la mañana siguiente Karina se despierta y se siente bastante relajada, baja a la cocina y encuentra a mariana su madre preparando el café,

– buenos días mama,

– buenos días Karina, tomate rápido tu café que se te hace tarde,

Karina toma la taza de café y vuelve a su cuarto y cuando se esta vistiendo, de pronto recuerda las palabras de Rogelio, ir sin pantaleta y con la falda mas arriba, así que por impulso se quita las pantaletas y se sube la falda un poco mas arriba de medio muslo, dejando buena parte de sus piernas al descubierto, se termina de arreglar, se despide de su madre y sale de casa, en el camino prácticamente se olvida de su atuendo hasta que llega a la universidad y de pronto recuerda lo que le dijo Rogelio acerca de revisarla, así que se va directo hacia el consultorio y cuando llega toca un par de veces la puerta,

– adelante Karina, esta abierto,

Karina entra al consultorio y ve al doctor Rogelio sentado detrás de su escritorio,

– buenos días doctor,

El doctor Rogelio sin levantar la mirada le ordena que se suba a la camilla, Karina se queda estática unos instantes, pero algo en su mente le dice que lo haga, así que deja sus cosas a un costado y después obedece y se acomoda como Rogelio le ordeno, pasados unos segundos Rogelio se levanta y se acerca a la camilla,

– bien Karina como te sentiste en casa

– bien doctor,

– bueno, voy a tomarte la temperatura anal, ponte boca abajo,

Karina se voltea y comienza a sentir como Rogelio le levanta la falda, dejando sus nalgas complemente expuestas,

– muy bien Karina, veo que me hiciste caso en no traer pantaletas, creeme que así es mejor, por ejemplo ahorita, voy a usar mi dedo para tomarte la temperatura y sin pantaletas es mas rápido,

Rogelio posa sus manos sobre las nalgas de Karina y comienza a meter su dedo en medio de ellas, haciendo presión en su orificio anal y provocando que Karina de un salto,

– doctor, me esta lastimando un poco,

– eso se puede arreglar,

Rogelio suelta las nalgas de Karina y camina hasta la altura de su rostro, ella lo mira algo desconcertada y Rogelio le dice,

– abre la boca,

El impulso en la mente de Karina vuelve y ella lo obedece y Rogelio de un empujón le mete el dedo en su boca, ella se retuerce al sentir la invasión, pero Rogelio comienza a mover su dedo frotando la lengua de Karina,

– bien Karina, que quede bien húmedo,

Karina comienza a mover su lengua alrededor del dedo de Rogelio, en ocasiones hace alguna horcada, pero a Rogelio no le interesa y continua moviendo su mano y después de unos instantes lo saca y regresa a las nalgas de Karina y comienza a metérselo,

– despacio doctor, por favor,

Rogelio no hace mucho caso a las suplicas de Karina y lentamente su dedo se va introduciendo casi hasta la mitad, Karina solo gime y mueve sus caderas de un lado a otro, mientras le suplica a Rogelio que lo haga despacio,

– despacio doctor…despacio por favor….

– eres virgen del culo Karina,

Karina solo esconde su cabeza entre sus brazos y responde que si,

– si doctor,

– muy bien Karina, solo será unos instantes,

durante los siguientes minutos Rogelio deja su dedo dentro del ano de Karina, ella solo gime y mueve un poco sus caderas tratando de aguantar, hasta que Rogelio decide que es suficiente y saca su dedo, Karina suelta un suspiro y relaja su cuerpo,

– bien Karina, la temperatura es normal, ahora ponte boca arriba,

Karina lentamente se voltea y Rogelio acerca un banco a la orilla de la camilla y toma asiento, quedando su rostro justo entre las piernas de ella,

– ahora Karina, quiero que abras bien tus piernas

Karina le obedece y separa sus piernas lo mas que puede, dejando su vagina completamente expuesta, Rogelio sin miramiento alguno comienza a acariciar la vagina de Karina, sus dedos suben y bajan lentamente y de un momento a otro le introduce un dedo, Karina al sentirse invadida pega un grito,

– calladita Karina

Karina trata de controlarse, pero su respiración se va haciendo más y más agitada, mientras que Rogelio comienza a meter y sacar su dedo lentamente,

– ¿sientes mucha molestia Karina?,

– si doctor bastante,

– es por la irritación, voy a dejar mi dedo dentro de ti unos minutos,

Rogelio mete por completo su dedo y Karina vuelve a pegar un brinco

– estate quieta Karina

– me duele un poco doctor,

– mmmhhhh

Rogelio posa su otra mano sobre los labios vaginales de Karina y comienza a acariciárselos, ella al sentir los tocamientos comienza a gemir mas y mas agitadamente,

– relájate Karina,

Ella hace lo posible por seguir las indicaciones de Rogelio y después de unos minutos lanza un gemido bastante fuerte,

– no te estas lubricando lo suficiente Karina,

– es que me duele bastante doctor,

– ok, por hoy es suficiente, te voy a dar una pomada y en dos días vienes,

Rogelio saca su dedo y se levanta, Karina al sentirse liberada de inmediato cierra sus piernas y se acomoda la falda y como puede se levanta de la camilla, Rogelio le da un pequeño frasco y una recete con las indicaciones para ponerse la pomada,

– le dices a tus profesores que estabas con el medico y les muestras la receta,

Karina toma todas sus cosas y aun con las piernas temblando sale del consultorio, aun no sabe por que le dice que si a todo lo que el doctor Rogelio le dice, así que aun algo aturdida se va hacia su salón de clases,

continuara…