El director de mi colegio me follo por y en todos lados

Hola, me llamo Paz, como la actriz Paz Vega. Tengo 32 años y doy clase en secundaria en un colegio de bien. Estoy bastante buena, aunque esté mal que yo lo diga. La verdad es que tengo un tipo bastante similar al de la actriz, aunque tengo más tetas que ella, no mucho más grandes, pero suficiente para despertar pasiones en los hombres y en las mujeres.

Tengo una vida sexual bastante activa, con compañero/as de trabajo, amigo/as, jóvenes y no tan jóvenes. Casi siempre suelo elegir, con lo que lo que so voy a contar no me agradó en absoluto.

Estaba con un contrato que vencía en junio al finalizar el curso. Yo asumía que como todos los años me renovarían, ya que la plaza que ocupaba no se había publicado para ser cubierta, cosas de la crisis.

El caso es que con el calor del mes de junio iba bastante ligera, un traje de lino de camisa y pantalón que transparentaba bastane y dejaba ver mi ropa interior. Ese día tenía una cita con el director para hablar precisamente de mi renovación. El director era un tipo grande, gordo, de labios carnosos, cara de cerdo, tal cual, que iba siempre trajeado por mucho calor que hiciera. Rondaría los 60, tal vez estaba próximo a la jubilación.

Cuando entré en su despacho, en el que no funcionaba el aire acondicionado, sentí una bofetada de calor que me hizo empezar a sudar rápidamente. El estaba sentado frente a su mesa y me miró de arriba a abajo desnudándome con la mirada. Estaba distinto ese día, se notaba que había tomado una decisión sobre mi, que no me lo iba a poner fácil para renovarme el contrato. Se la iba a jugar.

No le importó el silencio incómodo que se produjo mientras miraba mi cuerpo.

director: Buenos días, siéntese.

Yo: Gracias, buenos días.

Director: bueno, llegamos un año más a su renovación, y como todos los años ha hecho usted un gran trabajo, con lo que imagino que viene pensando en que esto va a ser un trámite como siempre.

Yo: bueno, la verdad es que sí, sé que no se ha publicado la plaza con lo que al haber hecho las cosas bien entiendo que no habrá problema.

Director: bueno, la verdad es que yo espero que no lo haya, pero va a tener que hacer un trabajo extraordinario para que se cumpla el trámite.

Yo (nerviosa por la novedad tan inesperada de la situación y empezando a temer no renovar): pues usted dirá.

Director: esto es complicado sabe, ayer estuvo una chica aquí en mi despacho interesándose por su plaza, a lo mejor la vio.

Yo: no, la verdad que no, no sabía que nadie fuera buscando mi plaza.

Director: pues sí, era una chica más joven que usted, pero muy lista y preparada, y…como decirlo…sin que yo dijera nada en absoluto, puso sobre la mesa unos argumentos de enorme peso para tener posibilidades reales de ganarse el puesto.

La cosa empezó a olerme mal, qué había hecho esa chica?, no estaría hablando de sexo, no me imagino a ninguna chica joven, a ninguna mujer en realidad, teniendo sexo con semejante asqueroso por nada del mundo.

Yo: no sé qué habrá hecho esa chica pero no creo que pueda competir conmigo en experiencia.

En ese momento se me quedó mirando fijamente y bajó su mirada a su entrepierna, volvió a mirarme y volvió a mirar su paquete.

Joder!!! de verdad lo había hecho con ese cerdo, con ese gordo?!!!! una mierda!!! obviamente era todo una mentira, el tío me la quiere meter desde que llegué al colegio y este año ha decidido jugársela. pero está loco?!!! Tal y como están las cosas!! No puede ser.

Yo: no entiendo señor director, no me dice los méritos de esa chica y se queda ahí mudo bajando y subiendo la mirada, lo que sea dígalo.

Director: no es usted ninguna idiota, haga lo que sabe que tiene que hacer.

Se levantó, de pie apoyado en la mesa justo delante de mi volvió a mirarse el paquete, con todo el descaro del mundo. No me lo podía creer. Tenía un bulto enorme en el pantalón, estaba claro que me chantajeaba, quería que la chupase para firmar mi renovación de contrato. Pero cómo podía pretender eso en estos tiempos, no me lo podía creer, era surrealista. De verdad esto me estaba pasando a mi?!! No, no, no, no podía ser verdad!! A la mierda el trabajo, no voy a chupársela a este cerdo…su voz me sacó de mis pensamientos.

Director: bien, bien, veo que ha tomado una decisión…pásese por aquí en 2 días y le daré su finiquito.

Así de fácil?!!! ya está?!!! volví a la realidad, cuando saliera de ese despacho iba a estar sin trabajo, y cómo conseguir uno tal y como están las cosas?!! Joder!! joder!!!!!!! JODER!!! MIERDA!!! HIJO DE PUTA, CABRÓN!!! NECESITO EL TRABAJO. Una vez más su voz me deperto.

Director: y bien?

Lo miré con furia, con odio verdadero, pero extendí mi mano hacia su paquete, la pasé de arriba abajo por su verga, era un pollón, y parecía bastante grueso. Tragué saliva, le volví a fulminar con la mirada…y le bajé la cremallera, metí la mano y enseguida noté el calzoncillo mojado, el cerdo es de los manchan. Metí la mano dentro y sacó una enrome polla dura cuyo olor a pis impactó directamente en mi nariz, era asqueroso, sencillamente asqueroso. Sosteniendo el pollón con la derecha y apoyada en la mesa con la izquierda alcé la cabez y le pedí que se limpiara.

Yo: podría por lo menos lavarse, huele mucho.

Director: y quién le ha dicho a usted que haga lo que está haciendo, ahora no me venga con remilgos.

Además de oler a pis estaba completamente sudada, joder, joder, vaya puta mierda pensaba para mi. Acerqué el capullo a mi boca y lo abracé con los labios…joder qué puto asco!!, lo retiré enseguida pero él cogió mi cabeza y la empujo contra su polla, yo giré la cara y me dió en la mejilla. Se cogió la polla y me la restregó por toda la cara apretándola contra mi nariz…qué hijoputa, qué cabrón…se desabrochó el pantalón y lo dejó caer, se bajó los calzoncillos y unos huevos peludos e igualmente sudados y enormes aparecieron ante mí, percibí un leve olor a mierda…me cogió la cabeza y montó sus testículos encima de mi cara, enormes, peludos, sudados, empezó a frotarse contra mi rostro, su respiración se iba acelerando…no soltaba su polla ni mi cabeza, se frotaba pidiéndome que sacara la lengua y los lamiera…veía su polla y su enorme barriga desfilar delante de mi, adelante y hacia atrás…

Director: venga puta, chúpame la polla en condiciones, chúpala de una vez y esto terminará en seguida, vamos, vamos!!!

opté porque fuera así, se la chuparía hasta que se corriera y todo acabaría, cogí fuerza, abrí la boca y comencé a introducirme esa polla asquerosa…

Director: pero usa la lengua joder, usa la lengua.

El tío no estaba acostumbrado a estas cosas porque perdió el control rápidamente, en cuanto tuvo media polla en mi boca y me decía que la frotar con la lengua, no se pudo contener y pegó un empujón que me la metió más alla de la garganta de un tirón. yo intenté echarme atrás y sacármela pero el desgraciado se iba a correr ya, con lo que sin control ninguno empezó a embestirme la boca hasta que con un tremendo empujón me aplastó contra su puta barriga y apretándome contra ella con una fuerza enrome soltó una riada de semen dentro de mi garganta. Las arcadas estuvieron a punto de vencerme, primero por meterme semejante monstruro de repente y luego al chorrearme el semen dentro, casi no las domino, pero…la experiencia es la experiencia…sentí el semen correr dentro de mi, sentí el sabor repugnante y no dejaba de oler su bajo vientre sudado. El cerdo apretaba con fuerza mi cabeza tirándome del pelo y cuando soltó el chorro de semen lanzó un gemido que se oyó fuera del despacho y…joder…entro su secretaria y lo vio así, con los ojos caso fuera de las órbitas, con mi cabeza debajo de su barrigón y su polla haciéndose notar en mi garganta…

La secretaria era una mujer de unos 50, bien vestida, buena gente…

Secretaria (con los ojos como platos): se…se…señor director..

El director “despertó” de su corrida, la miró, soltó mi cabeza empujándome y tirándome al suelo…se quedó ahí, con los pantalones y los calzoncillos en los pies, el pollón duro…la secreteria lo miraba, él la miraba…y yo pensaba…esto se acabó…

Yo: ya está, deme mi contrato y fírmelo o con su secretaria como testigo lo llevo a juicio…

Un portazo, giro la cabeza y veo a la secretaria cerrando con llave…y…y…y se baja la falda…las bragas…unas piernas celulíticas y un chocho tremendamente peludo se aparecen ante el director y ante mi….joder con la secretaria, esta quiere carne ahora que la ve a huevo, nunca mejor dicho…qué equivocada estaba…se abalanzó sobre mi y empezó a besarme por toda la cara, yo intentaba quitármela de encima, enroscó sus piernas sobre mi pierna derecha y como una niña que acaba de descubrir la almohada empezó a fortarse contra ella, notaba cómo su humedad traspasaba el lino, me lamia y me apretaba las tetas torpemente…

Yo: hija de puta quítate de encima, cerda, ya he tenido bastante, cabrones

pero no había manera, su saliva y su aliento inundaban mi rostro, se bababa como una mocosa, su inexperiencia era tremenda y me hacía daño en las tetas y en la pierna que estaba usando de almohada…

Secretaria: besame, chupame, por favor por favor, cómeme el chocho, cómeme

Casi estábamos luchando pero ella no dejaba de sobarme y fortarse contra mi.

En un momento, cuando pensé que había conseguido zafarme de ella porque había abierot las piernas, la cerda se giró 180 grados y se abrazó a mi cintura mentiendo su cara en mi coño, cerré automáticamente las piernas pero lo que no pude evitar fue tener su coño encima de mi cara, lo frotaba contra ella como antes había hecho con mi pierna. Yo por supuesto había girado la cara y lo restregaba entonces por la mejilla, que la inundaba de jugos dejando estelas como los caracoles. Al ver que no era capaz de abrirme las piernas se le ocurrió pedir ayuda al director, y vaya que si la ayudó. Se había desnudado, era tremendamente repugante, olía a todo, a sobaco, a culo sucio, a pis…y el hijo puta se plantó de rodillas detrás de la secretaria , la empujó un poco hacia delante y me planto el culo en la cara…AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHH JODEEEEEEEEEEEEER QUE PUTO ASCOOOOOOOO, JODER NO JODER, MMMMMMMMMMM, AAAAAAH

Director: abre las piernas

Las abrí inmeditamente y él levantó el culo, me quería morir, necesitaba un baño, quería quitarme ese puto olor de la cara, de la nariz, por favor, por favor!!!!

La secretaría me quitó los pantalones y las bragas, en cuanto ofrecía la mínima resistencia el cabrón cerdo se sentaba en mi cara. La puta empezó a comerme el coño y a meterme los dedos por el culo y por el coño indistintamente…y joder…lo que pasa siempre cuando te comen el chocho…te pones…

Al puto gordo empezó a ponérsele dura otra vez, teniendo el chocho de la secretaria tan a mano se la metio sin mediar palabra, ella soltó un grito al notar la carne entrar de repente en su coño pero dio paso al placer rápidamente. Los huevos del cabrón paseaban por mi cara con las embestidas hasta que se detuvo con toda la polla dentro de la secretaria y me dijo que le comiera el culo…

Yo: una mierda cabrón, lo tienes sucio, lávate hijoputa

Agarró mis tetas tal cual estaba follando a la secretaria y empezó a apretar y a apretar hasta que el dolor fue insoportable.

Yo: para cabrón para, está bien, está bien

Puse mis manos en su enorme culo, separé las nalgas y acerqué la lengua a su ojete. Era peludo y enorme y JODER!!! olía a mierda, NO, NO, NO!!!