Descubriendo el sexo gay con mi compañero de piso

Me desperté con la polla totalmente dura, seguía queriendo más a pesar de la noche tan ajetreada que había tenido ayer durante y después de la fiesta. Me habia acostado desnudo tras la paja que me hice mientras Pavel cabalgaba ese dildo enorme solo para mi. Aún tenía el semen ya seco en los abdominales así que decidí pasar por la ducha antes de desayunar. Salí del cuarto sin hacer ruido y cruce el salón aún sucio de la noche de ayer hasta el baño donde me pegué una larga ducha caliente mientras que me tocaba pensando en la noche de ayer, lo cual no ayudó a bajar la erección. Salgo del baño con la toalla al rededor de la cintura y me siento en la butaca que parecía el unico de los lugares para sentarse que estaba totalmente limpio. Pongo los pies en la mesa y enterecierro un poco los ojos y decido relajarme un poco. Oigo al fondo del pasillo unos ruidos: “Dani ya se ha despertado y esta haciendo sus abdominales y barras matutinas”.

Ese pensamiento hace que me olvide del rubio que me habia follado ayer y empiezo a pensar en el cuerpo musculoso y sudoroso de Dani. Ni un solo pelo que impida las gotas de sudor deslizarse desde la cabeza hasta el pantalón. Pensaba que ya la tenia del todo dura, pero con estas nuevas fantasías se termina de hinchar lo poco que quedaba de esto que empieza a molestar. Últimamente me estaba poniendo muy cachondo muy fácilmente.

Sopeso que hacer, podría llamarle directamente y vendría, pero ayer habíamos tenido la discusión y no quiero hacerme el interesado. Decido levantarme y hacer ruido aposta para que sepa que estoy despiert. Me pongo a recoger el sofá que tenía un par de copas vacías y un abrigo que debía haberse dejado alguien. Muevo el sofá a su sitio de siempre y arrastro bien las patas para que haga ruido. Oigo a Dani abrir la puerta y salir de la habitación.

– Buenos días, – me dice alegremente. – espera que te ayudo.

– Sujeta el otro lado y así no arrastramos.- y en apenas diez segundos estaba ya en su sitio.

– Tu encárgate de fregar y yo recojo – sugiero aún empalmado conla toalla en la cintura, no hago nada por esconderlo.

El obedece dócilmente y se pone a fregar los cacharros. Llevaba puesto el pijama aún, pero se había quitado la camiseta para hacer ejercicio, o sea que solo llevaba un pantalón negro muy muuy corto,que además le marcaba bien. Como había predicho chorreaba sudor del ejercicio que había estado haciendo, y por el mismo motivo estaban todos sus músculos bastante hinchados.

No hago ni el amago de ponerme a recoger, me siento en la butaca, me desabrocho la toalla, pongo un pie en la mesa y el otro exageradamente separado del primero para abrir bien las piernas y como estoy me empiezo a pajaer viendole de espaldas fregar. Su culo nunca me había puesto tanto con ese pantaloncito y su ultradefinida espalda se tensaba ligeramente con el movimiento de fregar. Al cabo de no mucho tiempo se gira al no oírme ordenar y se queda mirando paralizado la escena. Un atisbo de xcitación y a lo mejor algo de miedo se intuye en su cara.

– No pares. Mete todo en el lavaplatos.- Acelero la velocidad con la que me masturbo un poco. Solamente darle órdenes me pone a cien, aunque sean de este tipo.

Él gira la cabeza y se pone a terminar de fregar. Noto un aumento de velocidad en el fregado y como se agacha exageradamente para meter las cosas en el lavaplatos, menudo culo trae el cabrón. Yo paro de tocarme y me pongo a pellizcarme los pezones y veo como el mia de reojo hacia mi polla. Mete el útimo plato y se gira haccia mí.

-¿Ahora qué?.- Me pregunta esperando mas órdenes.

– Aún no has terminado de fregar.- le contesto, y le señalo mi polla.

– Primero hay que terminar de recoger el salón.- me suelta.

Estoy seguro de que lo hace para rebelarse porque sabe que me excita. Yo entro en el juego.

– No estamos negociando, ven de una puta vez a comerme los huevos.

Agacha la cabeza y se acerca despacio. En cuanto está a una distacia cercana, le cojo del brazo y le doy un tirón, obligándole a caer de rodillas sobre el suelo. Hace un gesto de dolor por la caída pero no se le oye queja, sin embargo puedo emepezar a notar cierto bulto en sus pantalones.

-Deja de hacerme esperar y métete los huevos en la boca.

Obedce, primero los coge con la mano y acercala boca, se mete los dos y empieza a succionar. Yo empiezo a golpearle la cara con mi polla dura mientras el me come los huevos. Se ve que aún no esta acostumbrado al sexo oral con un hombre y se nota cierta torpeza. Cierra los ojos fuerte cada vez que ve mi polla acercarse a su cara justo antes de recibir un latigazo. Mi polla es bastante larga y llega sin problemas a sus ojos que son mi principal objetivo. Agarro su cabez con dos manos, una a cada lado de la cabeza, él suelta mis huevos que se quedan colgando, me agacho hacia él que sigue de rodillas y le beso. Se incorpora un poco mientras nos liamos y empiezo a meter mano por su cuerpo sudado. Sus músculos no han estado así de hinchados nunca y paso una mano por sus enormes pectorales hasta sus pezones. Los retuerzo con fuerza ante lo que se queja con un gemido pero no hace gesto de apartarse. Le saco la lengua de su boca, le meto la mano para obligarla a mantenerla abierta y le escupo dentro de la boca. El me mira con morbo y acto seguido, con la mano aun en su boca, le guio hasta mi polla y con la otra mano tras su cabeza empujo. Ayudo con mis caderas para meterla lo máximo posible y oigo una arcada.

– Traga.- le ordeno y noto como empuja mas fuerte lo cual le provoca una arcada más fuerte.

Le agarro del pelo de la nuca y tiro hacia fuera hasa que mi polla sale de su boca. Cae sobre mis abdominles y los llena de saliva. Me vuelvo a acercar a el y por segunda vez le escupo en la boca y se la vuelvo a meter en la boca. No le ordeno nada pero él ya sabe lo que hacer. Con su mano como ayuda empieza a comerme la polla como nunca antes lo había hecho él. Se nota que intenta darme placer y repite lo que tantas veces le han hecho a el decenas de mujeres. En cierto modo, el contraste entre su torpeza y la pericia de Pavel me excita. Vuelvo a ponerme las manos en los pezones y me dejo hacer una buena mamada de un machorro hetero. Con cada bajada me pongo más cachondo y no puedo evitar acompañar su sube y baja con mi cadera. Dani nota que me está excitando y decide presionar más pero ir más lento. Normalmente le diría que no tome la iniciativa pero la verdad que es una buena decisión. Masajear mis pezones duros empieza a darme placer pero decido cambiar. Me levanto y el aún de rodillas me mira expectante.

– Túmbate.- le digo- Bocarriba .- añado rápidamente.

Agilmente se tumba sin saber que le espera. Paso mi pierna al otro lado de su cara y le meto la polla en la boca. Empujo bien hasta el fondo para meter todo lo posible y empiezo a follarle despacio. No se resiste, si no que empieza a compansar su cabeza con mi vaivén. Me pongo a cuatro patas para que empieze a mamar de mi polla y acerco mi cara a la suya. Le agarro de los pantalones , él levanta un poco el culo para ayudarme y me deshago de los pantalos. Me meto esa gruesa polla en la boca una vez más y noto como Dani me corresponde con un gemido de placer. Empieza el festín, comenzamos a chuparnos las pollas con mucha pasión, yo acompaño con mis caderas el ritmo, lo cual no para de provocar arcadas a Dani que empieza a salivar como una fuente. Yo le como timidamente su rabo, no quiero que se corra y se que le vuelve loco que se la chupen.

Decido parar y saco mi polla de su boca. Me incorporo un poco y me llev las manos a las nalgas, las abro bien y me siento en su cara. Empiezo a restregarme contra su cara. Noto que debajo de mi Dani no sabe muy bien que hacer, espera una orden que no tarda en llegar.

– Cómeme el ojete.- le ordeno.

Se nota que Dani llevaba tiempo deseándolo porque acto seguido lleva sus manos a mis cachetes, los abre e introduce su cara. Su lengua empieza a pasearse por mi ano, calentando el exerior. Noto como juguetea con el agujero con su lengua y como tímidamente empieza a meter su lengua. Empujo aún mas mi culo sobre su cara para que entienda que quiero que la meta hasta el fondo. No es la primera vez que me comen el culo, pero si la primera vez que lo hace un hombre. Dani empieza a follarme con su lengua y yo me muero de la excitación. Me pongo a masajearme los pezones mientras me sigue comiendo el ojete. Gimo de placer provocado por ambas cosas y eso hace que Dani se esmere más. No puedo para de gemir y noto que me ruborizo un poco. De repente noto como un dedo se acerca pelirosamente a mi culo y me levanto rápido. A Dani no le da ni tiempo de ver venir el bofetón que le cae en la cara.

– No te he dicho que me metieras un dedo.- le digo. – Pon tu culo en pompa en el sofá y métete el dedo que me ibas a meter para que sepas a donde perence.

El sigue desconcertado por el tortazo y la cara se le empieza a poner roja, pero obedece con rabia en los ojos. Se pone a cuatro patas , se chupa el delo y con torpeza debido a su enorme cuerpo empieza a meter un dedo mientras gime de dolor. No estaba dilatado como las veces que le habia metido un dedo antes que le habia comido el culo y se nota que le cuesta más, sinembargo no para hasta estar dentro del todo.

– Fóllate un poco para mí, no pares que ahora vuelvo.- le digo mientras me dirijo a mi cuarto y miro de reojo como se folla.

Voy a la mesilla de noche y saco lubricante, y vuelvo al salón. Ahi sigue Dani gimiendo con uno de sus dedos dentro de él. Me pongo un poco de lubricante en el dedo y le aparto su mano del culo. Le introduzco mi dedo con el lubricante y entra con mucha mas facilidad que el suyo, me embadurno la polla con lubricante y la acerco a su culo. Apoyo la polla en su entrada y veo como se le contraen los músculos de la espalda.

– O te relajas o va a doler, y yo no pienso para.- obecede al momento y veo como desaparece la tensión.

Empujo un poco y oigo como se ahoga un grito. Dani está mordiendo el cojín, se le vuelve a tensar la espalda así que decido esperar hasta que la veo destensarse y vuevlo a empujar otra vez. Dani sigue ahogano los gritos pero se nota que ya no es solo dolor asi que empiezo a llevar alante y atras mis cadera. Estoy cachondísimo y de vez en cuando decido empujar hasta el final, que siempre se corresponde con un gemido más alto por parte de Dani. Pongo mis manos en sus hombros y acelero la follada. Los gemidos de Dani se oyen entrecortados por los golpes que va recibiendo en el culo, tiene la cabeza agachada mordiendo otra vez un cojín. Quito una de mis manso de su hombre y le agarro del pelo levantándole de la cabeza.

– Quiero oirte gemir.- le digo y sigo follandole con el pelo cogido lo cual hace que se excite más y eleve su voz.

Mis pezones duros piden a gritos que los estimulen así que salgo de dentro de Dani, cojo el lubricante y le digo:

– Vamos a tu cama.- él me sigue hasta su cama como un corderito al matadero.

Me tumbo encima de sus sábanas y mientras me masajeo los pezones le hago el gesto de que se monte. Despacio sube a la cama, coge el lubricante y vuelve a aplicarlo sobre mi polla. Vuelve a situar mi polla en su agujero y deja que la gravedad haga el resto. Mi polla entra con mucha más faciilidad y Dani se muerde el labio. Le doy una palmada como quien se la da a un caballo, ordenando que empieza, e igual de efectivo empieza su movimiento de caderas. Se nota que Dani se está esforzando más que otras veces y no puedo evitar pensar que es para hacer la competencia a Pavel. Sus caderas se mueven como no se mevian la ultima vez me sorprende que sea capaz de hacerlo con esa agilidad. La cama cruje con cada ida y venida y con ella Dani gime de placer y excitación. Empieza a masturbarse y noto que no va a dura mucho por su cara.

– Córrete en mi pecho, pero sin parar de cabalgar.- le digo.

Él acelera su ritmo tanto de las caderas como su mano y cierra los ojos mientras se muerde el labio. Su cuerpo sigue totalmente sudado y la luz se refelja en cada músculo. Dani empieza a murmurar algo inteligible, le meto la mano en la boca una vez más, me incorporo un poco y le vuelvo a escupir en la boca. Se pone a cien y empieza a gemir, me vuelvo a tumbar, le agarro las dos nalgas, las azoto y muevo mi cadera para follarle mientras el se corre en mi pecho. Chillidos de placer salen de su boca a la vez que los lefazos llegan a mis pezones y parte se queda en la almohada. Unas últimas gotas caen sobre mi ombligo. Dani cansado deja de moverse y le doy una palmada por debajo del culo para que se incorpore.

– Límpiame que no quede nada.- obedece y recoge con cuidado todas las gotas de semen que habia en mi cuerpo, hace especial hincapié en las que tenía en ambos pezones, y succiona al pasar por ahí.

´-Túmbate bocaariba.- repito la orden.

El se tumba e instintivamente levanta las piernas. Le pongo su almohada debajo del culo y se la meto esta vez sin miramientos. No parece estar molesto por esta decisión así que empiezo a follarle sin miramientos. Veo su móvil que esta encima de su encimera, lo cojo y pongo a grabar. El me mira asustado y me dice:

– No, no, no hagas fotos ni videos.- con algún gemido en medio porque no paro de follarle.

Es la excusa perfecta que tengo para ponerme violento, sin parar de grabarle con una mano, con la otro me apollo en su cuello con el peso de mi cuerpo.

– Creía que ayer había quedado todo claro.- le digo en tono enfadado.

Él se empieza a poner rojo, no puede respirar. Procuro grabar tanto su cara como la follada y el cuerpo escuplido de Dani. Sigo follándole.

– Repite la lección de ayer.- le digo lentamente contemplando como se pone más rojo aun. Libero la presión, lo justo para que pueda coger algo de aire y aprovecha la ocasión. – que me la digas.

– Tu no eres mio, yo soy tuyo.- dice con dificultad pues sigo asfixiandole.

No paro de grabar ni de asfixiar, pero ahora con menos presión, y continuo follándole. Dani está cohibido por la cámara pero no puede evitar que se le escapen unos gemidos de su roja cara. Noto que estoy cerca asi que salgo rápido de él y le hago darse la vuelta tumbado contra la cama. Meto la polla una vez más dentro de él y sin dejar de grabar sigo follándole mientras me corro. Se me fue un poco la mano al grabar como pude comprobar despues, pero cada uno de trallazo fue a parar dentro del él. Salgo de él y veo como unas gotas de semen salen de su culo, las recojo con la mano y se las pongo en la boca, el chupa complacientemente y yo lo grabo todo. Vuelvo a metersela y noto como esta vez mi semen hace de lubricante, dejo de grabar y tiro mi cuerpo sobre el suyo. Me quedo así tumabdo mientras dejo que mi polla poco a poco pierda su dureza dentro de él. Dani no se atreve a moverse. Salgo de él me giro cayendo sobre su cama. Una vez más pongo la cámara a grabar y le ordeno lo que ya es una tradición despues de mis folladas a hombres:

-Limpia.- y le apunto con la cámara. Él no me desobedece y se mete la polla en la boca una vez más y chupa hasta dejármela impoluta. – Ahora vete a recoger el salón mientras me quedo durmiendo en tu cama.

Sale de la habitación pero se gira dice:

– Por favor, que no circulen esos vídeos.

– Esos vídeos, al igual que tú, son míos. Haré lo que quiera con ellos y contigo. Pero no te preocupes que a mí tampoco me viene bien que circulen.

Sale del cuarto convencido. Aprovecho para enviarme los vídeos y borrarlos de su móvil despues, los queria solo para mi. De paso me reenvío alguna foto que le había enviado a una tal Paula de su cuerpo desnudo y sobre todo de su culo. Se me entrecierran los ojos asi que dejo el movil en la mesilla y oigo a Dani recogiendo el salón. “Obediente también fuera del sexo” pienso para mis adentros con una sonrisa, y caigo dormido. Me despierta un moviemiento en la cama, es Dani que se ha acostado también, le pongo la mano en su culo y vuelvo a cerrar los ojos.