Cuando una casualidad con mi madre termina en una experiencia sexual placentera

Me llamo Emma. Desde que tengo uso de razón me gusta el sexo con todo, hombres, mujeres, chichos, chicas, transexuales…alguna paja le echo a algún animal…me gusta ver esos pollones.

El caso es que volví una noche de marcha y no había conseguido follar, llevaba un calentón tremendo. Tenía unas ganas de orinar tremendas y me fui directa al baño nada más entrar en casa y, zas!!! ahí estaba mi madre sentada y empujando. Logicamente me dijo que me fuera y esperase a que terminara, pero a mi rapidamente se me cruzó por la cabeza el incesto. Mi madre estaba buena, no era una supermujer pero tenía buen cuerpo, un poco gordeta nada más. Me acerqué a ella decidamente y me planté delante comenzando a desnudarme.

Mamá: emma, qué te he dicho, pero qué haces, sal de aquí inmediatemente, vístete, pero qué te pasa!!

Yo: me estoy meando mamá, y no aguanto, si no meo ahora mismo me lo hago encima.

Desnuda ya me senté encima de sus piernas y comencé a orinar. Un potente chorro salió de mi vagina y le mojó la barriga y su almeja claro. Ella hacía gestos como para separse de mi, pero claro no podía. Además yo me había agarrado a ella abrazándola, nuestros pechos estaban aplastados unos contra otros.

Yo:joder mamá, deja de moverte y sigue con lo tuyo, y déjame mear en paz.

Mamá: pero estas loca niña?, me estas meando encima, y como voy a seguir con lo mio, estoy queriendo cagar, y no voy a hacerlo contigo aquí. Me has manchado toda con tu pis, salte de aquí ya.

Mi contestación fue meterle un beso en la boca y sacar la lengua para intentar metersela. Empecé a moverme sobre ella para restregarle mi almeja y darme placer, ella no daba crédito. volví a intentar besarla, peor no abría la boca, así que bajé a sus tetas y comencé a chuparlas con fruición, sus pezones se pusieron duros inmediatamente, a pesar de sus protestas y de lo escandalizada que estaba. Sin dejar de chupárselas me llevé una mano a su boca y le pasé un dedo por los labios y debajo de ellos, por las encías, y volví a intentar besarla, esta vez abrió ligeramente la boca y sacó un poco la lengua, pero volvió a cortarse, así que yo dí un paso más. Bajé la mano a su chocho, peludo y mojado por mi pis y le metí un dedo. Abrió mucho los ojos y cuando me iba a pegar una voz le escupí dentro la boca. La pobre no era capaz de digerir la situación, pero vencí toda resistencia cuando me bajé de sus piernas y sin darle tiempo a reaccionar hundí mi cara en su vagina y metí la lengua moviéndola por todas partes. Sabía mucho a pis, no sólo por el mio, si no también porque ella había orinado, pero no importó lo más mínimo, se lo estuve comiendo hasta que tuve la certeza de que había ganado la batalla. Saqué la cabeza y esta vez sí que pude besarla, ella ya era presa el placer, y me tocaba por todas partes, mis pechos, la espalda, mi culo, el chocho..nos tumbamos en la alfombra del cuarto de baño y tras besarnos y manosearnos hicimos un 69. En esa posición, y mientras le comía de nuevo la concha le metí dos dedos en el culo que previamente me había chupado y ensalivado, y claro, me topé enseguida con la caca que no le había dejado cagar. Eso tampoco me importó, los metía y los sacaba sin importarme que cada vez salían más marrones, jugaba dentro de su culo con la caca, pero no dejaba de follarla y de comerle el coño. Ella por su parte, me estaba dando buena caña en mi chocho con su boca, pero sacaba la lengua cada dos por tres para concentrarse en la comida que yo le hacía y fortar su concha en mi cara, estaba a punto de alcanzar el orgasmo. Yo lo veía venir, así que le metí dos dedos en la almeja y apreté hasta que un potento chorro de jugos acompañado de un grito inundó mi cara. Mamá se pego un par de restregones fuertes en mi cara y se echó a un lado.

Mama: cariño, cariño (decía entrecortadamente por la respiración tan agitada), lo siento, te he manchado, y los dedos, por favor, los tienes…los tienes…espera que te los lavo

Cuando hacía el gesto esforzado de levantarse para ir a coger unas toallitas le grité….

Yo: mamá!!! no hace falta

Me llevé los dedos manchados con su caca a la boca y los chupé, los dos, uno después de otro, otra vez los dos. Habéis probado alguna vez la caca de alquien, para mi era la primera vez, pero el calentón y que fuera mi madre, hizo que aquello fuera casi orgásmico a pesar del sabor tan repugnante, o a lo mejor gracias a eso. El caso es que aquella acción, y sólo eso, chuparme los dedos sucios, hizo que me corriese. Apreté los muslos y un chorro de jugos manchó la alfombra.

Yo: quiero más, la quiero toda.

Mama: pero…pero…

Yo: ven aquí y ponte en cuclicllas sobre mi

Mi madre hizo lo que le pedía porque obviamente eso le había producido un nuevo calentón brutal. Se agarró a la taza del water, y con el culo encima de mi cara empezó a apretar. Vi como se diltaba el ojete y cómo asomaba la caca hasta que iba saliendo más y más y se rompía cayendo sobre mi cuello. Otro empujón y otro trozo de mierda sobre mi boca…cerrada…manchó mis labios. Terminó y se meo en mi cara. Luego se puso de rodillas y se separó las nalgas para sentar el ojete en mi boca. Le metí la lengua y lo limpié saboreando los restos, y limpiándolo. Se retiró y me miro de pie. Me vió con su caca alrededor de mi cuello, se frotaba el chocho. De repente se marchó. NO JODAS, VA A DEJARME ASI?!!!! en absoluto, se trajo a mi padre y lo puso delante de mi.

papa: qué coño es esto, que habeis hecho, (pero un bulto en su pantalón lo traicionaba).

Y mi madre lo sabía, así que le sacó la chorra y se la chupó hasta que termino de endurecerse. No protestó mucho, para esto los hombres no tienen resistencia.

Mama: mira qué guarra es tu hija.

Mama cogió con sus manos un trozo de su propia caca y untó con ella la boca de papá.

Mamá: limpiasela.

Me incorporé y me metí la polla en la boca, hasta los huevos, y la lamí intensamente recogiendo la caca. La chupé y la chupé hasta que no quedaba caca. Mi madre me soltó una bofetada

Yo: Mama!!!

Mamá: eres una guarra, eres una degenerada

Y me acercó a ella violentamente y me beso profundamente probando su propia mierda en mi boca.

Mama: puta, puta, putíiiisima

Yo: si mama, si, dame mas caca, dame mas

Mama cogio la caca de la alfombra y se unto los pechos, la cara, los brazos y se echo sobre mi. Yo le chupaba los pechos dejando cercos blancos donde antes había caca, levantaba la cara y la besaba, la lamía, le limpiaba la cara. Le dijo a mi padre que nos follara a las dos mientras compartiamos a besos y lametones la caca. Sentí la polla de mi padre en el coño y en el culo, y vi como embestia a mi madre también por sus dos ahujeros hasta que no pudo más y se vino adelante para correrese en mi cara. Soltó una buena cantidad de semen y se limpió la polla con mi pelo, quedandose ahí sentado a contemplar el espectáculo. Mi madre pasó su mano manchada de caca por mi cara para extender el semen y luego se la chupo y me lamió la cara. Estuvimos así más de una hora, hasta que mi padre no pudo resistir las ganas de mear y le dijimos que nos meara en la cara, y así lo hizo.

tuvimos varios orgasmos más hasta caer rendidas y agotadas. Nos fuimos a la cama tal cual, las dos a la mía, y quedamos profundamente dormidas.

A la mañana siguiente nos dimos una buena ducha, nos lavamos la boca y nos fuimos a desayunar a la cocina. Mi padre había salido.

Estábamos desnudas, para qué andar ya con historias. En cuanto nos sentamos a desayunar a mi me empezó a picar otra vez. Me levanté de mi silla, me puse de pie sobre la mesa y me planté delante de mi madre. Cogí su planto en el que tenía un croissante y…cagué encima de él, oriné en su taza de café…mi madre sonrió y se llevó la mano al chocho…y empezó todo de nuevo.

Si os ha gustado y queréis otro así hacédmelo saber.