Con Rubén seguimos experimentando morbosidad, hasta que por fin después de tanto tiempo tuvimos nuestra experiencia swinger

PRIMERA EXPERIENCIA SWINGERS.

 

Relato 4 (Trios)

 

 

 

Daremos otro salto en nuestra historia de varios años mas, la vida es dura y te pone muchos obstáculos para poder llegar a los propósitos que quieres conseguir. Por cuestiones laborales y familiares nos tuvimos que cambiar de provincia y ciudad de residencia y volver a iniciar nuestra vida prácticamente de cero. La vida se nos va como el agua entre las manos, y esta claro que hay que vivirla al minuto. Nosotros ya eramos cuarentones, la vida nos habia respetado físicamente Eva ya con su 47 años seguía siendo una mujer muy atractiva, como el buen vino cada vez mejor con el paso del tiempo, su melena rubia con un cuerpo, pese a los embarazos, muy sugerente, sus pechos grandes, un poquito caídos pero deseado por los hombres que con sus miradas las devoran y con un culo redondo respingón, una Milf en toda regla. Por mi parte ya con mis 48 años y mi físico normal,madurito atractivo, según decían, corpulento, ancho de espaldas, mis piernas y trasero duro por el deporte que siempre habia practicado y ya con mi pelo canoso,con algún kilito de mas, eso si.

 

 

 

Desde aquella noche con Ruben no volvimos a tener ninguna experiencia liberal con nadie y no por falta de ganas, simplemente circunstancias de la vida y familiares. Pero nosotros seguíamos igual de ardientes en el sexo entre nosotros y con nuestras historias particulares morbosas y fantasias eso si mas intensas. Con gana de poder estabilizar nuestras vidas y seguimos dándole la cara.

 

 

 

Una vez que ya nos acoplamos en nuestra residencia nueva y solucionado todos la burocracia que las mudanzas conlleva. Era el mes de Julio y yo hasta septiembre no tenia que incorporarme a mi nuevo trabajo a si que decidimos disfrutar el verano como unas vacaciones que hacia años que no habíamos podido disfrutar. Nos dedicamos a ir descubriendo sitios y lugares donde ir a comer , cenar, ir de copas y claro playas nudistas que seguía encantándonos ir.

 

 

 

Nuestro hijo se fue a pasar el verano a casa de mi cuñada por lo que nos quedamos solos como cuando eramos novios y poder recuperar nuestra vida de morbo y sexo.

 

 

 

Yo estuve deseando que apareciera aquella persona que Eva me insinuó, seguía con ganas que ya era deseo de compartirla con otro y poder dar un paso mas. De nuevo por medio de internet volví a activar las claves de la pagina de contactos donde conocimos a Ruben y un nuevo correo electrónico y una cuenta en messenger. Se me ocurrió ojear una par de paginas swingers, se lo comete a Eva y no le parecio mal. A si que nos hicimos un par de perfiles.

 

 

 

Localice una playa nudista poco mas de veinte minutos de donde vivíamos o mejor dicho donde vivimos, buscando comentarios que tal el era, ambiente, servicios. Vimos que las opiniones estaban muy bien y leímos que muchas personas liberales solían ir, por no estar en zona urbana por lo que mucha tranquilidad y discreción y un paraje protegido por sus dunas y vegetación. Total que decidimos visitarla y la verdad que nos gusto mucho, un ambiente muy relajado, discreto incluso con su chiringuito. Se percibía un ambiente morbosidad con miradas entre parejas o chicos solos, y claro las dunas, por donde se podía ver algún movimiento de algún tío y alguna pareja que otra. Nos gustó nos daba mucho morbo ese ambiente nos producía una sensación total de libertad.

 

 

 

No habia pasado una semana cuando recibimos varias respuestas a nuestros perfiles de las webs, y eso que eran muy lights, solo en forma de presentación y tanteo, sin buscar ni pedir nada, por lo que nos sorprendió gratamente nos daba a entender que gustábamos. Nos pusimos una noche a leerlos y bueno habia de todo parejas, chicos por lo que eliminamos los que no creíamos que hubiera filing e hicimos una selección por lo que pudiera ocurrir. Eso hizo que fantaseáramos y nos pusiéramos muy calientes, ellos tíos majos buenos cuerpos y en especial un par de ellos muy bien dotados, en un principio dejándome algo acomplejado, ya que mi dote no era mas de dieciséis centímetros eso si muy buena presencia. Y respecto a las parejas de todo tipo ellos se les veía muy bien. Nos decidimos y respondimos a varios agradeciéndoles su interés y dándoles nuestra dirección de messenger.

 

 

 

Una noche salimos a cenar y tomar unas copas, al regresar a casa decidimos tomarnos la ultima copa, pasamos al salón y saque del frigorífico una botella de cava, hacia calor y nos sentaría tan fresquito muy bien. Eva mientras se habia ido a darse una ducha rápida y ponerse mas cómoda con un camisón transparente negro, sin nada mas debajo. Yo habia encendido el ordenador portátil que lo teníamos sobre la mesa baja frente al sofá, últimamente siempre. Entre en una de las paginas donde teníamos perfil. Rápidamente varios chicos y parejas nos pedían charla privada en el chat de la web. Eva sentándose a mi lado, sirvió el cava, pegándonos un buen trago, estaba exquisito y frio. Quiso que le enseñara como moverse por el chat, messenger y demás. Y rápido ya tenia buena practica. Decidí ir a darme una ducha también y ponerme mas cómodo, dejándole que fuera manejando las webs, quedándose mirando los perfiles de los chicos. A mi regreso ya me habia servido otra copa y me miro con sonrisa picarona que conocía muy bien…

 

 

 

Yo- ¡UYY! Esa sonrisa la conozco.

 

 

 

Mire hacia la pantalla y habia entrado en messenger, que estaba charlando con un chico con una conversación bastante subida de tono, sentándome junto a ella diciéndole que siguiera.

 

 

 

Eva- Es igual es una tontería.

 

 

 

Yo- ¡No por favor! Sigue me gusta.

 

 

 

Me dejo leer la conversación…

 

 

 

El- ¡Hola! ¿Que tal estáis?

 

 

 

Eva- Bien.

 

 

 

El- ¿Quien eres? ¿El o ella?

 

 

 

Eva- Ella.

 

 

 

El- ¿Como te llamas?

 

 

 

Eva- Eva.

 

 

 

El- Encantado, yo me llamo Alberto. ¿ Y tu marido?

 

 

 

Eva- Esta en el dormitorio, dándose una ducha y cambiándose, vinimos de fiesta ponernos cómodos y tomando una copa de champagne fresquito.

 

 

 

Alberto- ¿ Tu ya te has puesto cómoda?

 

 

 

Eva- Si claro.

 

 

 

Alberto- ¿Como de cómoda?

 

 

 

Eva- Con un camisón fresquito.

 

 

 

Alberto- Me encantas en tus fotos del perfil, la cara no se te ve pero el resto ¡UUFFFF!

 

Sobre todo tus pechos.

 

 

 

Eva- Gracias, soy muy normalita. ¿ Y tu como eres? En tu perfil no hay foto.

 

 

 

Alberto- Soy moreno, poquito pelo, 1,75m. de altura, unos 70kg. de peso. 38 años, soy de Málaga y bueno dicen que bien dotado.

 

 

 

Eva- ¡UMMM! Eso esta bien ¿No?

 

 

 

Alberto- Eso tendrías que decirlo tu. ¿Quieres comprobarlo? Y si te gusta es tuya.

 

 

 

Eva- Muy rápido vas tu (ríe)

 

 

 

Alberto- Para que perder el tiempo, me ponen mucho tus tetas, tu marido disfrutara.

 

 

 

Eva- Pues si y a mi me gusta que jueguen con ellas.

 

 

 

Alberto- ¿Tenéis experiencias en el ambiente swingers?

 

 

 

Eva- Solo una pero fue con un mirón. Y si te refieres a sexo explicito o sea follar con otros o parejas no.

 

 

 

Alberto- ¿ Y te gustaría? Por esa experiencia y lo poco que hemos hablado se os ve que sois morbosos. Y creo que algo viciosilla.

 

 

 

Eva- Bueno siempre hemos sido muy aficionados al sexo y ¡Si! Soy muy viciosa.

 

 

 

Alberto- Me estas poniendo cachondo Eva.

 

 

 

Eva- ¿Si? ¡UMMMM!

 

 

 

Alberto-¿ Ponemos cam? Me gustaría ver tus encantos.

 

 

 

Eva- Es que no se ya te digo soy nueva en esto.

 

 

 

En ese momento fue cuando llegue yo.

 

 

 

Yo- ¿Te apetece seguir?

 

 

 

Eva- ¡Ufff! No se, es muy morboso y la verdad estoy cachonda.

 

 

 

Yo- Pues sigue, pero haz como si yo no estuviera.

 

 

 

Eva volvió a coger el ratón del pc y cliqueo el inicio de la cam. Apareció la imagen de Alberto, era tal como se habia descrito. Estaba sentado en un escritorio con el torso denudo. Y pasaron al audio dejando la escritura.

 

 

 

Eva- ¡Hola Alberto!¿ Me puedes ver?

 

 

 

Alberto- ¡Ufffff! Claro que te veo, ¡Eres preciosa!

 

 

 

Eva- Gracias eres muy amable tu también eres muy majo.

 

 

 

Alberto- Y ese camisón transparente, me gusta mucho, tus pezones como me gustaría jugar con ellos saborearlos con mis labios.

 

 

 

Eva- ¡Ummm! Si me gusta que jueguen con ellos y con mis pechos.

 

 

 

Alberto- Me das mucho morbo y me tienes muy caliente, bajate los tirantes sacatelas que disfrute viéndolas. ¿Que talla tienes, cielo?

 

 

 

Eva- Una talla 100D.

 

 

 

Le respondía mientras no termina de decidirse en quitarse los tirantes, mientras me miraba disimuladamente y dándole mi aprobación con un gesto de cabeza. Sus pezones duros como garbanzos pues estaba excitada. Decidí aparecer como si llegase en ese momento, sentándome justo a ella dándole un beso en su boca.

 

 

 

Yo- ¡Hola! ¿ Que tal? Me llamo Manu el marido de Eva.( Me presente a nuestro amigo cibernetico) Ya veo que estáis muy animados en mi ausencia.

 

 

 

Alberto- ¡Hola! Encantado Manu yo Alberto y si muy animados. Me pone mucho tu mujer, sus tetas me tiene loquito, perdona no quiero que os molestéis.

 

 

 

Yo- No tranquilo, Para eso estamos en el chat. ¿A si que te gustan sus tetas? Pues mira.

 

 

 

Pase mi brazo por detrás de ella, con mis dedos agarre los tirantes del camisón , bajándoselo dejando sus pechos desnudos en un primer plano de la cam.

 

 

 

Alberto- ¡Guaaaauuuuu! Me encantaría poderlos disfrutar de esas mamas lamer esos pezones…

 

 

 

Yo- ¿Si?

 

 

 

Me acerque a Eva empece a jugar con la lengua en sus pezones y aureolas que pasaron de un tamaño de una galleta al de una moneda de dos euros. Estaba muy cachonda y totalmente sumisa, jadeaba mientras se acariciaba su sexo.

 

 

 

Eva- ¡UMMMM Sigue estoy excitadísima!

 

 

 

Alberto- Me tienes la polla a tope, eres una mujer preciosa y me que seas tan morbosa.

 

 

 

Yo baje una de mis manos a sus muslos subiéndolas hasta sus rajita como siempre totalmente rasurado y muy mojada.

 

 

 

Eva- Alberto quiero ver como te pongo de cachondo.

 

 

 

Alberto se separo del escritorio , girando la cámara sentándose en un sillón, se quito el pantalón, dando la espalda a la cámara, tenia un culo pequeño pero prieto, dándose la vuelta y mostrando su miembro erecto. Yo a Eva le seguía acariciándola sus labios externos y su clítoris, estaba caliente perdida como hacia mucho que no la veía a si y a mi en mi pantalón corto que me habia puesto se me marcaba mi dura excitación.

 

 

 

Eva- ¡UMMMM, Que buena polla tienes!

 

 

 

Alberto- Pues tuya es para siempre que la quieras, a si dura como me la has puesto, a ver ese culo, me encantan los culos.

 

 

 

Su polla era muy tiesa recta como una vara, se veía dura y muy venosa, no muy gruesa de unos 18 cm mas o menos.

 

 

 

Yo- Mira Alberto como la tienes.

 

 

 

Mostrándole lo mojada que estaba sus labios vaginales abiertos jugando con mis dedos introduciéndolos, mientras ella se dedicaba a mostrase a Alberto y disfrutando el momento.

 

 

 

Yo- ¡Mira cariño como le has puesto la polla!

 

 

 

Eva- ¡Ummm! Me gusta. Lastima que no este aquí.

 

 

 

Alberto- Eres preciosa, me gustas mucho y me pones muy cachondo.

 

 

 

Mi mujer me tío una mano por la perna de mi pantalón corto, que me habia puesto, después de la ducha, agarrándome con fuerza mi pene tieso y erecto.

 

 

 

Eva- Me siento muy puta, deseo pollas. (Susurrándomelo al oído.)

 

 

 

Yo- Pues siempre que las quieras las tendrás.

 

 

 

Alberto- Comele las tetas Manu.

 

 

 

Seguí acariciándole su mojadisimo coño, mientras ella seguía masturbándome, incline mi cabeza hacia sus pezones duros y agarrándole una ofreciéndosela a nuestro cómplice de cam , empezó dándole lametones a sus pechos sensibles, a Alberto se le salían los ojos a la vez que se hacia un pajote enérgico.

 

 

 

Alberto- Manu , perdona pero me encantaría que dejaras que me folle a tu mujer.

 

 

 

Yo- A qui es ella quien decide.

 

 

 

Eva- ¡Quiero follar! ¡ Follame cariño!

 

 

 

Situándose a cuatro patas, ofreciendo un primer plano de sus agujeros a Alberto esperando que le follara pajeándose su larga polla dura y venosa con energía, me coloque tras ella con mi pene en mi mano acercando la punta a su coño, la ladee para que el pudiera ver con detalle como la penetraba. Fui introduciéndole mi polla mientras gemía de gusto haciéndole comentarios a nuestro espectador, lo que me llamo mucho la atención el matiz de esos comentarios…

 

 

 

Eva- Mira Alberto que coño tengo, me encanta sentir una polla en mi coño ¿ Te gusta? ¡UMMMM sigue cariño demuéstrale lo zorra que puedo ser¡¡ Me voy a correr!! …

 

 

 

Alberto-Me gustas mucho ¡JODEEER! tus tetas como se mueven, Me tienes la polla durisima me duele de tanto machacármela.

 

 

 

Yo estaba a punto de correrme estaba viendo realmente la zorra que yo quería ver que sabia que mi mujer llevaba dentro.

 

 

 

Eva- ¿Te gustaría meterme tu polla? ¿Verdad, Alberto? Lastima que estemos tan lejos

 

 

 

Alberto- Tengo que follarte zorra y te follare.

 

 

 

Eva- SIIII, eso me pone mucho que me folles con esa polla dura.

 

 

 

Yo no aguante mas y empece a soltar mi lefa en las entrañas de su coño a la vez que ella volvía a correrse. Separándome de ella , ofreciéndole su coño chorreando de su corrida y mi semen a la vez que se pajeaba su clítoris teniendo otro orgasmo, pasando una mano por sus pezones, Alberto sin aguantar mas empezó a soltar leche y mas leche algo que nunca habia visto, ella acercando sus tetas a la pantalla como si quisiera que los chorros le sacudieran sobre ella, eso le volvió a hacer retorcerse de placer. Quedándome yo al margen disfrutándolo a solas entre ellos dos y quedándose recostada sobre el respaldo del sofá con sus piernas abiertas chorreando, mirando a la cam y sonriéndole.

 

Me fui a asearme y al mi regreso creía que ya habrían cortado pero les pille hablando muy cómplices, al acercarme ella le mando un beso con dos dedos y tocando la pantalla, cortando la conexión.

 

 

 

Yo- ¿De que habéis hablado? ¿Que le has dicho?

 

 

 

Eva-¡Nada! Que quieres que le diga que lo habia pasado muy bien. Y que me ha gustado el , lo que me decía, su voz y su polla.

 

 

 

Se levanto y se fue a la ducha, dejándome intrigado. Yo fui al ordenador pero ya Alberto habia cortado la emisión, me fui a la cama, salio Eva de la ducha se me acerco nos besamos y acariciamos…

 

 

 

Eva- Gracias cariño me ha encantado, pero estoy muy cansada.

 

 

 

Se dio la vuelta y quedándose mirando al techo con cara de satisfacción y muy pensativa. Una reacción que no entendí, pero no le di mas importancia. Nos

 

dormimos. Al día siguiente que era Domingo transcurrió como otro cualquiera comida con la familia dar una vuelta entre nosotros habia una complicidad total nos encontrábamos muy agusto, solo que a ella la seguía viendo algo umnibulada. Pero no le di mas importancia.

 

 

 

Ya por la noche nos sentamos en el salón a ver un rato la televisión, hacia calor…

 

 

 

Eva- me voy a poner el camisón.

 

 

 

Se fue al dormitorio tardando un poco, cuando salio con un camisón negro transparente donde se le veía completamente desnuda sus pechos, sus pezones duros estaba para follársela, me acerque a ella pero no estaba por la labor. Termino la película…

 

 

 

Yo- ¿Nos vamos a la cama?

 

 

 

Eva- Ve tu, hace calor me quedo un rato.

 

 

 

Yo- Bien como quieras yo tengo que madrugar.

 

 

 

Nos dimos un beso y me fui al dormitorio, me lave los dientes y antes de meterme en la cama me asome a ver y estaba sentada en el sofá frente al pc mirando la televisión.

 

Me volví me metí en la cama, apague la luz, y no tarde en quedarme dormido. Algo me despertó iré y Eva no se habia acostado todabía, mire la hora y eran las tres de la madrugada, se veía luz en el salón. Levantándome a ver si se habia quedado dormida, pero no, estaba frente al ordenador, haciendo cyber sexo, lamiéndose uno de sus pechos a la vez que se estaba masturbando con los pies sobre el asiento del sofá y sus piernas abiertas ofreciéndole un primer plano de su coño abierto , estaba disfrutando jadeaba y oí que decía…

 

 

 

Eva- Alberto me pones mucho cabrón estoy cachondísima me encantaría que me follaras, mira como tengo el coño. Me he vuelto a correr ¡JODER!

 

 

 

El le decía algo pero no podía oírlo…

 

 

 

Eva- Esta durmiendo, y no se, pero claro que me gustaría follar contigo.

 

 

 

Yo me sentí contrariado, por un lado me ponía verla a si por otro me sentía como que no contaba conmigo y pasaba de mi, me di la vuelta y me acosté de nuevo quedándome de nuevo dormido.

 

Al día siguiente me levante apara irme a trabajar, Eva estaba dormida como un tronco, solo se entero cuando me acerque a besarle y decirle que me iba. Me miro sonrió nos besamos y me fui ella siguió durmiendo. Durante todo día solo hacia que darle vueltas a lo sucedido. A lo largo de la mañana le llame un par de veces pero no me prepondero, tampoco le di mucha importancia, pero si deseaba averiguar si ella me contaría algo, me sentía a la vez intrigado pero sin dejar de estar algo molesto, pero confieso que me daba mucho morbo pues creía que se habia abierto a experimentar lo que tantas veces habíamos fantaseado, desde aquella noche con nuestro voyeour en Barcelona, aunque la persona conocida por ahora no habia aparecido pero si fuera un desconocido, como era Alberto yo estaría encantado.

 

 

 

Teléfono- ¡Hola cariño! Perdona no podía contestarte estaba en la ducha y salí rápido a comprar al súper y me deje el teléfono cargando, pues me tengo que ir a trabajar.

 

 

 

Por entonces ella trabajaba en una empresa a turnos de mañana, tarde y noche, y esa semana iba de turno de tarde. En cambio yo trabajaba en jornada continua de siete la mañana a siete de la tarde.

 

 

 

Yo- Tranquila cariño, esta mañana cuando me marche estabas rendida durmiendo, ¿Te acostaste tarde?

 

 

 

Eva- Si, me lie con una película y me acosté casi a las cuatro de la mañana.

 

 

 

Yo- A muy bien, debería ser buena.

 

 

 

Eva- Si muy muy buena.

 

 

 

Yo- Ya me la contaras.

 

 

 

Eva- Si claro, bueno me tengo que preparar ya que me voy a trabajar.

 

 

 

Yo- Bien un beso cariño, esta noche nos vemos.

 

 

 

Eva- Te quiero un beso cariño.

 

 

 

El día lo pase como cualquier otro, y lo que era en un principio contrariedad dudas se me fue volviendo morbo y pensar en lo que tanto habíamos deseado y pensando en ello me ponía bastante. De mi mente no se me iba la imagen de mi mujer masturbándose con un desconocido aunque fuera por messenger y cam.

 

Estaba deseando poder llegar a casa y mirar o a ver si descubría algo del nuevo secreto de mi esposa.

 

Cuando llegue a casa y después de darme una ducha, pues ya el verano estaba muy cerca y hacia calor, me puse cómodo me puse una cerveza fría y me puse delante del pc que como siempre estaba en la mesa baja del living. Me conecte a ver si habia algún correo nuevo en la web donde teníamos el perfil swingers y si habia varios. Un par de parejas y otros tantos chicos, los leí dejando unicamente dos de unas parejas para que Eva los pudiera leer, y me conecte al messenger. Pero nada ningún rastro, pero a los pocos minutos se conecto Alberto.

 

 

 

Alberto- ¿Eva?

 

 

 

Yo- ¡Hola! No. Soy Manu.

 

 

 

Tardo un poco en responder.

 

 

 

Alberto- Hola que tal estas,¿Estas solo?

 

 

 

Yo- Si. ¿Por que?

 

 

 

Alberto- No por nada, tengo que decirte y no quiero que te moleste que tu mujer es preciosa y muy morbosa lo de la otra noche fue genial y me pusisteis muy cachondo. Bueno ya lo vistes jajajajaja.

 

 

 

Yo- jajajajajaja Si lo pude ver. Pero hablemos claro ¿Vale?

 

 

 

Alberto- Si claro como tu quieras.

 

 

 

Yo-¿ Te gusto Eva?

 

 

 

Alberto- Si mucho

 

 

 

Yo- Nosotros no tenemos experiencia en el mundo liberal, unicamente quedamos con un tío que le gustaba mirar, de eso ya hace unos años en Barcelona donde vivíamos, ella estaba muy zorrita y fue muy morboso. También tenemos un par de perfiles y poco mas y nos gusta hacer esto disfrutarlo siempre juntos.

 

 

 

Alberto- Joder que morboso lo del voyeour el tío con tu mujer se pondría mu caliente, como me gustaría a mi, cuando follasteis por cam conmigo la otra noche joder que paja me hice y me dejo con mas deseo de follármela.

 

 

 

Yo- Si fue muy morboso y ya ves lo guarra que Eva se pone.

 

 

 

Pero el no sabia que yo habia pillado a mi mujer follando con el por cam. Pero pensé que antes de perder la oportunidad que se nos presentaba prefería seguir con el juego a ver donde nos llevaba.

 

 

 

Yo- Muy bien, entonces. Nos podemos ir conociendo más y quien sabe si un día poder quedar.

 

 

 

Alberto- Seria genial me encantaría poder follarme ese culo de tu mujer.

 

 

 

Yo- Te gusta su culo. ¿Verdad?

 

 

 

Alberto- Si mucho y sus tetas y que tu veas como me lo follo.

 

 

 

Yo- Me gusta que mi mujer sea deseada por otro tío. Satisfecho que a esa mujer que los tíos pueden desear es mi mujer.

 

 

 

Alberto- Yo suelo viajar bastante por España y Sudamérica, soy profesor de la Universidad de Málaga y asesor económico, por lo que no tendría problema en que quedemos. Y tengo experiencia con parejas. En Madrid tengo una pareja que quedamos cuando voy. Pero Eva esta mas buena que la otra esposa.

 

 

 

Yo-¿ Y con tu mujer nos estáis en el mundo liberal?

 

 

 

Alberto- No quiere, solo una vez hicimos un trió con un hombre maduro, a ella le van los maduritos, a veces salimos en plan morboseo, pero por ahora nada mas.

 

 

 

Yo- Te gusto ver como se la follaban.

 

 

 

Alberto- Fue morboso, me gusta mas follar a las esposas de los demás con el marido presente o sin estar el, eso me da mas morbo. Con la de Madrid ella y yo quedamos si el esta trabajando sin que el lo sepa, normalmente ellas cuando ellos no están son mucho mas viciosa.

 

 

 

Yo- Entiendo, pero nosotros por ahora ya te digo junto en todo momento en esto.

 

 

 

Alberto- Lo respeto son vuestras normas.

 

 

 

Yo- Bien pues seguimos en contacto por aquí y vamos viendo.

 

 

 

Alberto- Me parece muy bien, estoy deseando volver a repetir lo del Domingo.

 

 

 

Yo- Vale , estaría muy bien.

 

 

 

Alberto- Bueno tengo que dejarte ya hablamos en otro rato.

 

 

 

Lo dejamos pendiente todo y me puse a hacer algo de para cenar pues Eva no tardaría en llegar. Ya tenia todo listo y las ensaladas junto a un poco de pescado que habia preparado cuando llego mi mujer, se me acerco nos besamos y diciéndome que se iba a la ducha que en lo que terminaba en poner la mesa ya estaba lista.

 

Nos sentamos a cenar mientras nos poníamos al corriente de como habia transcurrido el día. Yo esperaba que ella me contara su sesión de cyber sexo que habia tenido la noche anterior, pero nada ni un solo comentario.

 

 

 

Yo- Esta tarde estaba por aquí haciendo cosas y conecte el messenger y al poco se conecto Alberto y estuvimos charlando.

 

 

 

Ella se sonrojo un poco pero no dijo nada tampoco.

 

 

 

Eva- ¿ A si? Y que te ha dicho.

 

 

 

Yo- Nada que la otra noche se puso muy cachondo que quiere que quedemos y que desea follarte duro y que yo mire como lo hacéis.

 

 

 

Eva- Joder que salido va.

 

 

 

Yo- Pero te gusto ¿No? ¡Lo pasaste muy bien!

 

 

 

Eva- La verdad que si ademas su polla tan tiesa dura y venosa me ponía pero lo que mas me gustaba es como me habla me hace sentirme deseada me alagaba me gusta eso.

 

 

 

Yo- Pues bien si tu te sientes bien por mi lo que tu desees.

 

 

 

Esa noche nos sentamos a ver un poco una película, pero era un rollazo y decidimos ir a la cama no tardamos en quedarnos dormidos. Al día siguiente me levante para irme a trabajar, como es habitual ella me dijo que por favor le llamara a las ocho por si se habia quedado dormida , que tenia que hacer cosas y no le daría tiempo si se quedaba dormida.

 

No me extraño pues es habitual que le haga de despertador mas de una vez. Sobre media mañana salí a tomar un café, y le llame, tardo un poco en coger el teléfono. Cuando me respondió la note la voz agitada.

 

 

 

Yo- Hola cariño. Que te pasa te noto agitada.

 

 

 

Eva- Nada que estaba abajo recogiendo la habitación del crio y al oír el teléfono he venido corriendo.

 

 

 

Yo- Bien, bien no pasa nada.

 

 

 

Pero no me lo creí.

 

 

 

Eva- Que querías.

 

 

 

Yo- Nada estoy tomando un café y me he acordado de ti y te he llamado.

 

 

 

Eva- Pues tengo que dejarte tengo que terminar y prepararme para irme a trabajar.

 

 

 

De fondo oí las campanas características de la conversación del messenger.

 

 

 

Eva- Un beso cariño nos vemos esta noche.

 

 

 

Yo- Un beso cielo.

 

 

 

Se me despejaron las dudas de nuevo estaba haciendo cyber sexo pero mi duda era si seria con Alberto o con algún otro. Yo de nuevo contrariado por el comportamiento de mi esposa, pero por otro lado lo encontraba realmente morboso, y con la conversación de Alberto me imaginaba a Eva disfrutando con aquella polla y me ponía caliente. Por la tarde al llegar a casa de nuevo mire en Messenger para ver si habia algún rastro, pero no.

 

Cuando Eva llego por la noche y después de cenar nos sentamos en el salón a charlar y ella muy desinivida. Hacia calor cada vez se acercaba mas el verano, le propuse tomar una copa fresquita…

 

 

 

Yo- ¿Te apetece algo fresquito para beber?

 

 

 

Eva- ¡Si, bien! Me apetece cava frio.

 

 

 

Me levante hacia la nevera a buscar el cava, ella miraba de reojo a la pantalla del ordenador. Justo estando sirviendo las copas recibimos un mensaje en el chat.

 

 

 

Yo- ¿Quien es?

 

 

 

Eva- Es Alberto, el chico del Domingo por la noche.

 

 

 

Mire la pantalla. Y decía “ Hola , buenas noches ¿Eres tu, Eva?

 

 

 

Yo- Contestale, ¿No?

 

 

 

Eva- ¿ Sabes lo que va a querer, no?

 

 

 

Yo- No lo se, a saber desde el Domingo, nos habrá visto conectados y quedra saludarnos.

 

 

 

Eva- ¿Le contesto?

 

 

 

Yo- SI, vamos a ver que quiere. Ademas me dijiste que te gustaba lo que te decía y también su polla. Jajajajajaja.

 

 

 

Eva- Pues si muy amable me gusta como me seduce y tiene muy buena polla. Respondele tu mientras me cambio de ropa.

 

 

 

Yo- ¿Cambiarte? O sea quiere fiesta ¿No? Te estas volviendo muy viciosa. (Sonrió)

 

 

 

Eva- ¡Si! la culpa es tuya. (Sonríe y me guiña un ojo)¿ No querías que fuera una mujer liberal?

 

 

 

Yo- Si , si, claro. Me sorprendes gratamente.( Le dije mientras entraba en la habitación)

 

 

 

Acepte la charla con Alberto.

 

 

 

Yo- Hola Alberto, soy Manu pero Eva esta también por aquí.

 

 

 

Alberto- ¡Hola Manu! Que tal buenas noches, he visto que estabais conectados y he pensado en saludaros y ver si queríais que charlásemos un rato.

 

 

 

Yo- Me parece bien. ¿Que me cuantas?

 

 

 

Mi mujer se habia cambiado poniéndose un camisón colo crudo de una tela sedosa transparente que se le vislumbraba todo lo que debajo habia. La mire aprobando el modelito, y ella me guiño el ojo en plan picarona.

 

 

 

Alberto- Pues estoy aquí en la habitación del hotel, estoy cerca de vosotros, en Valencia.

 

 

 

Yo- A muy bien¿ y que? ¿Con ganas de guerra?

 

 

 

Alberto- Yo siempre tengo ganas de guerra. Jajajajajaja

 

 

 

Eva- ¡Hola Alberto! (Le saludo mi mujer)

 

 

 

Alberto- ¡Hola preciosa! ¿Que tal estas?

 

 

 

Eva- Muy bien aquí estamos tomando una copita antes de irnos a la cama. Mejor vernos ¿No?

 

 

 

Y conecto la cam, Alberto estaba con una camiseta de manga corta. A mi mujer se le ilumino la cara, estaba claro que entre ellos habia mucha complicidad. Me senté junto a ella. Y cogiéndole de su barbilla empece a besarle en sus labios para empezar a jugar con nuestras lenguas morreándonos. Mire hacia la pantalla y el estaba embobado mirándonos.

 

 

 

Alberto- Joder sois unos cabrones ya vais al lio.

 

 

 

Yo- Si y ya ves Eva ya esta calentita mira su coñito lo mojado que lo tiene.

 

 

 

Eva se acomodo y se abrió de piernas y su coño completamente depilado brillaba de lo húmedo que lo tenia, empece a jugar con un dedo con sus labios y su clítoris , eso a ella la pone a cien, y sus pezones se le marcaban y transparentaba por el camisón.

 

 

 

Alberto- Joder Manu me pone a tu mujer a tope me tiene ya la polla durisima.

 

 

 

Me quite la ropa estaba yo también con la polla tiesa me incline a comerle el coño ella estaba muy caliente, acariciándose sus tetas, jadeando y agitando su cuerpo, morboseando con Alberto.

 

 

 

Alberto- Eva quiero comerte esos pezones, sacatelas del camisón. ¿Quieres ver como tengo el rabo?

 

 

 

Se bajo los tirantes del camisón, dejando al aire sus grandes pechos con sus pezones como garbanzos, pellizcándoselos siguiendo con sus jadeos.

 

 

 

Eva- Claro que quiero ver eso que tienes para mi.

 

 

 

Yo seguía comiéndole el coño que ya se habia corrido un par de veces, tenia dos dedos metidos en su agujero que ardía.

 

 

 

Alberto- Mira mi zorrita como me va a reventar, que ganas tengo de follarte.

 

 

 

Mostró su pene totalmente recto duro y venoso. Pajeándosela con fuerza con la mirada fija pendiente de mi esposa sin apenas parpadear, al igual que ella mordiéndose el labio inferior de su boca y sonriéndole con cara de vicio.

 

 

 

Yo- Ven que eres una buena zorra viciosa ponte a cuatro patas que vea bien Alberto como se mueven tus tetas mientras te follo, y se haga una buena paja.

 

 

 

Se coloco de tal manera que pudiera ver como le metía mi rabo en ese coño caliente y sus tetas colgando. Apunte y de un solo golpe se la clave empezando a follármela no tardo en correrse de nuevo, nada difícil en ella al ser multiorgásmica.

 

 

 

Alberto- Joder esas tetas como se mueven , como me ponen, girala quiero verle ese culo.

 

 

 

Eva- Mira cariño como se la menea que pollón mas bueno,¡¡¡ Uummmm !!! Me gusta ¡¡Dame fuerte, mas, mas fuerteee !! ¡Aaaaaggggg!!!

 

 

 

No tarde y retire mi polla de dentro de ella agarrándome el capullo y soltando mi leche caliente en la entrada de su culo. Quedándose ella agotada apoyada en el respaldo del sofá. Pero Alberto seguía dándole a su polla sin correrse. Limpie mi lefa del trasero de mi mujer, ella sentándose con su camisón enrollado en su cintura y su coño mojadisimo y abierto ofreciéndole un primer plano a nuestro cyber amigo que seguís dándole al rabo.

 

Me acerque a ella le di un beso en sus labios estaba como en otra galaxia.

 

 

 

Yo- Me voy a dar una ducha y te espero en la cama.

 

 

 

Eva- Bien cariño ahora voy yo.

 

 

 

Me fui a nuestro dormitorio, entrando al aseo y dándome una relajante ducha. Una vez terminada y al salir vi que mi esposa todabía no estaba, mire de nuevo al salón y estaba hablando con Alberto todabía. Me metí en la cama esperando que ya vendría. Me quede dormido y como ocurrió la semana anterior, me desperté y ella no estaba, mire también la hora, eran las dos de la madrugada. Me levante a buscarla me dirigí hacia el salón y vi que estaba con la luz apagada, el ordenador apagado, pensé que estaba dormida en el sofá y cuando me disponía a ir a buscarla, dándome cuenta que estaba jadeando, masturbándose y hablando por teléfono. La observe y reconozco que me puso cachondo, me di la vuelta y me metí de nuevo en la cama, pajeándome pensando en Eva siendo follada por Alberto. Solté de nuevo lefa limpiándome y me dispuse a dormir.

 

Al día siguiente al despertarme Eva no estaba, mire y estaba en el sofá dormida con el camisón algo subido dejando ver su sexo y los tirantes colgados de sus hombros. Me acerque a ella…

 

 

 

Yo- Eva, cariño. ¡ Te quedaste dormida aquí en el sofá!

 

 

 

Se despertó algo sobresaltada mirándome como si no supiera bien donde estaba, al verla ahí, me puso cachondo no pude evitar en rozar con mis dedos su húmedo sexo, ella cerro de nuevo sus ojos abriendo poco mas sus piernas me incline a besarle sus labios para seguir hacia su pecho que tenia a la vista mordisqueando su pezón, lo que hizo que ella suspirara en profundidad de gozo, continué mi camino hacia su clítoris mientras seguía jugando con mis dedos con sus labios vaginales e introducía dos en su coño que estaba mojado y acariciaba su punto G que le hace correrse en pocos segundos. Nos entrelazamos en un morreo, me retire agarre mi polla dura y sin aviso se la metí entera soltando Eva un largo jadeo…

 

 

 

Yo- ¿Estas cachonda zorrita?

 

 

 

Eva- ¡¡SIIII!! Métemela fuerte, dame duro.

 

 

 

Yo- ¿Que? ¿ Te dejo cachonda Alberto? ¿Te gusta su polla?

 

 

 

Me miro de una manera como algo avergonzada, pero el semblante cambio al instante como diciendo que tenia que ser sincera.

 

 

 

Eva- No se que me ocurre, me gusta como me habla lo que me dice, como me lo dice esa voz tan dulce, y teniendo un si la verdad que me pone muy cachonda y si también me gusta su polla tan tiesa dura marcando su venas como cordeles. Como si me tuviera hipnotizada.

 

 

 

Yo seguí clavándole mi rabo duro y al unisono nos corrimos teniendo un prolongado y caliente orgasmo. Saque mi polla metiéndosela en la boca para que me limpiara bien la polla pringosa de la corridas de los dos. Quedando ella tumbada mirando al techo jadeando y corriéndole un mínimo hilo de semen por la comisura de sus labios.

 

Me fui a la ducha para para después vestirme e irme al trabajo. Ya cuando me iba Eva estaba en la ducha metí mi cabeza para darle un beso. Se quedo enjabonándose sus tetas lentamente y sin emitir palabra ni sonido alguno como si estuviera en otra galaxia.

 

Decidí no llamarle y ver cual era su actitud no le iba a decir nada y pasar un poco de ella a ver como reaccionaba. En todo el día no hablamos, casa nada habitual en nosotros.

 

Llegue a casa sobre las ocho de la tarde, ella estaba en la terraza tomando el sol en top les y hablando por su mobil, justo cunad entre yo corto la conversación. Acercándome a darle un beso…

 

 

 

Yo- ¡Hola cariño ! ¿Que ta el día?

 

 

 

Eva- Bien nada especial.

 

 

 

Note algo de indiferencia hacia mi, sin darle mayor importancia.

 

 

 

Yo- ¿Quieres que salgamos a tomar una cerveza?

 

 

 

Eva- Como tu quieras.

 

 

 

Yo- Bien, dejo todo y nos vamos, ve vistiéndote.

 

 

 

En quince minutos estabamos en el coche dirección hacia un bar de tapas que tenia una buena terraza y nos gustaba tomar una buena cerveza fría y unas tapas. De camino no hablamos nada ella seguía como si estuviera en otro mundo pensativa y sin prestarme atención. Y a si igual mientras estuvimos en el bar…

 

 

 

Yo- ¿Que te ocurre algún problema?

 

 

 

Eva- No, nada cariño. De verdad.

 

 

 

Mientras me cogía de la mano y sonriéndome. Una vez que terminamos nos fuimos a casa, ya con lo que habíamos tomado ya nos apeteció cenar a si que nos pusimos cómodos y salimos a la terraza a la fresca. Pero su actitud no variaba, hablamos muy poco, la sensación que yo tenia era como si le molestara estar conmigo como si le estorbara. Mientras yo veía la televisión ella leía y de vez en cuando consultaba el mobil. Y ya se hizo tarde y le propuse irnos a la cama.

 

 

 

Yo- Cariño ¿Nos vamos a la cama?

 

 

 

Eva- ¿No! Ve tu, yo dormí algo por la tarde y no tengo sueño.

 

 

 

No era dormir lo que yo buscaba, pero bueno molesto decidí irme yo a dormir pues habia que madrugar, pero esta vez ni me acerque a besarla, lo que ni le molesto ni hizo el mínimo comentario. Después de desnudarme y lavarme los dientes antes de meterme en la cama mire y ya estaba en el salón enfrente del ordenador. Me molesto y sin mas pase y me metí en la cama. La verdad que dormí de un tirón y muy agusto, como siempre a las seis me sonó el despertador. Eva estaba a mi lado desnuda en un sueño profundo no le moleste me asee y me fui al trabajo, era viernes y tenia la esperanza de que esa noche saliéramos a cenar y tomar una copa como era costumbre. Pero de nuevo en todo el día no supe nada de mi mujer yo tampoco quise llamarle, ya por un tema de orgullo. Pero después de pensar mucho durante todo el día en la situación en la que nos encontrábamos lo tenia claro, mi esposa se habia encoñado de Alberto de aquel amante cibernetico que tenia. Habia que poner remedio al asunto.

 

Por la tarde como siempre mas o menos a la misma hora de cada día, llegue a casa.

 

 

 

Yo- ¡Hola cariño!

 

 

 

No respondía, la busque y estaba entrando en la ducha. El ordenador seguí en la mesa del salón ese estaba cerrando la sesión y apagándose. Abrí la puerta de la ducha y se me acerco dándome un beso casto en mis labios.

 

 

 

Yo- ¿Salimos a cenar y tomar una copa?

 

 

 

Eva- ¡Si! Podríamos ir a cenar a Cullera algo de pescado al restaurante junto al lago en la terraza.

 

 

 

Yo- Muy bien lo que te apetezca y luego podemos ir a tomar una copa algún chiringuito de la playa.

 

 

 

Eva- Me apetece mas que luego nos vengamos aquí a casa y tranquilos nos tomemos una botella de cava frio.

 

 

 

Me extraño pero bueno tampoco era nada que no hubiéramos hecho en otras ocasiones, nos gustaba tomar una copa en casa con poca ropa música, luz tenue, morbo y sexo.

 

Pero ella tenia previsto otra cosa. Durante la cena la actitud de Eva hacia a mi apenas hubo cambiado. Terminamos de cenar y cogidos de la mano camino hacia el coche dimos un pequeño rodeo para pasear un poco por la orilla de la laguna. Hacia una noche muy buena de verano con una luna llena que parecía de día y reflejándose en el estanque natural que esta junto al mar.

 

Llegamos donde estaba el coche aparcado y nos dirigimos hacia casa como ella quería.

 

Al llegar nos cruzamos con nuestro hijo que se iba de fiesta con los amigos, subimos a la planta nuestra, que es donde tenemos un salón, una terraza y nuestro dormitorio, una estancia que nos hacia tener mucha intimidad.

 

 

 

Eva- Mientras sacas el cava, voy a ponerme cómoda y fresquita.

 

 

 

Yo- Me parece genial cariño.

 

 

 

Saque una botella de Juve Camps y dos copas las puse en la mesa pequeña del salón. Mientras salia ella con un camisón color burdeos de tirantes sin nada mas, estaba preciosa.

 

 

 

Yo- Mientras sirves las copas también me voy a poner cómodo.

 

 

 

Pasando al dormitorio, quitándome la ropa y vistiéndome con una pantalón blanco ibicenco bermuda de hilo unicamente. Eva ya habia servido las copas, me paso una y me dijo de brindar por nosotros y que consigamos todo lo que nos gustaría.

 

La encontré algo mas receptiva que las dos ultimas semanas, nos sentamos en el sofá pusimos música y luz tenue, las puertas de la terraza estaban abiertas por lo cual entraba una muy grata brisa.

 

 

 

Eva- Cariño, me tienes que disculpar por estos días no se que me ha pasado, he estado como absorta, y te he tenido descuidado pero quiero que sepas que eres la persona que mas quiero en este mundo.

 

 

 

Yo- Tengo que reconocerte que he estado bastante disgustado, pero te quiero demasiado, y todo te lo perdono, pero bien se por que de tu actitud.

 

 

 

Eva- Se que lo sabes, la verdad que no se que me ha paso pero Alberto me ha hechizado con su voz, sus alagos, su seducción y me ha hecho sentirme muy zorra disfrutando haciéndolo por cam y charlas muy calientes por teléfono cuando estaba de viaje en algún hotel.

 

 

 

Yo- Lo se, lo que mas me jodió y me sentó mal es tu indiferencia hacia mi. O sea que has pasado totalmente de mi ni querías follar, ni nada conmigo.

 

 

 

Eva- Si es cierto, incluso me molestaba que estuvieras, solo quería poder conectarme con el. Perdoname.

 

 

 

Yo- !Como no te voy a perdonar¡ Eres la mujer de mi vida. Me jode por que sabes que en esto de nuevas experiencias sexuales estoy abierto y dispuesto a todo sin tabús y a todos tus apetencias. Y por eso dejamos claro que si un día llegábamos a descubrir el sexo liberal siempre estar los dos juntos a no ser que los dos decidiésemos otra cosa y ante todo, sinceridad, respeto y tolerancia. Y tu no lo has cumplido, por ti estoy dispuesto a todo.

 

 

 

Me acerque a ella y empezamos a morrearnos jugando con nuestras lenguas y acariciándonos, tocándonos mutuamente. Mi polla empezó a ponerse dura y toque su vulva y estaba húmeda.

 

 

 

Yo- ¡Estamos muy cachondos!

 

 

 

Eva- Si. Ya te veo.

 

 

 

Yo- Podíamos mirar si Alberto esta conectado y jugar un poco, me gustaría verte como te pone de cerda otra vez.

 

 

 

Eva- ¡Bien! Si tu quieres.

 

 

 

Acerque el portátil, colocándolo frente a mi esposa, para un primer plano de ella. Y inicie la sesión de messenger. Llene de nuevo las copas de cava. Y volví a besar a Eva, y no pasaron ni cinco minutos cuando oímos el sonido de conversación del chat. Era el.

 

 

 

 

 

Yo- Respondele tu, yo aquí estoy de observador. (Sonriéndole)

 

 

 

Le respondió, no se hizo rogar.

 

 

 

Eva-¡ Hola buenas noches Alberto!

 

 

 

Sin decir nada el pidió cam y ella acepto. El estaba en una habitación de hotel pues detrás de el se veía la cama y junto a ella una puerta que seria el aseo.

 

 

 

Alberto- Hola buenas noche, tan preciosa como siempre.

 

 

 

Dijo eso y me puse en plano para que me viera a mi también, quedándose sorprendido pues esperaría como tantas otras veces estuviese sola.

 

 

 

Yo- Hola buenas noches Alberto.

 

 

 

Alberto- Hola Manu, que tal…

 

 

 

Yo- Aquí tomando unas copas que hemos estado de cena y queríamos ver si alguien estaba por aquí.

 

 

 

Eva-¿ Por donde estas ?

 

 

 

Alberto- Estoy en Venezuela regreso el martes.

 

 

 

Yo- ¿Y con ganas de fiesta? ¿Ninguna amiga por ahí?

 

 

 

Alberto- Si tengo un par pero hoy aquí en soledad y yo siempre con ganas de fiesta, pero bueno veo que vosotros también.

 

 

 

Eva- La verdad que Manu me ha puesto ya a tono. (Sonrió)

 

 

 

Alberto- ¿Que llevas puesto?

 

 

 

Mi mujer separa la mesa que teníamos frente a nosotros inclino la cam y se puso de pie, para que la viera bien con el camisón semi transparente que ya se le marcaban, sus pezones duros, yo metí mi mano bajo su camisón levantándoselo para que pudiera ver su coño que se veía brillante de lo mojada que estaba ya. El se retiro hacia tras para observarla mejor y haciendo un gesto como si se acomodara su pene.

 

 

 

Alberto- ¡UUUFFF! Estas tremenda tu tetas me vuelven loco como tu culo ¡Como me pones Eva!

 

 

 

Eva- ¿Si? Eso me pone cachonda, sentirme deseada.

 

 

 

Yo seguí acariciándole su coño y ya estaba mojada con mis dedos juguetee con sus labios externos, le gusta que le acaricien a si. Se sentó abriendo sus piernas ofreciéndole un primer plano hacia la cámara. Y acercándome a ella para besarle, estaba poniéndose muy cachonda. El ya se habia separado mas y ya tenia su verga en la mano meneándosela con la imagen que le ofrecía mi mujer.

 

 

 

Alberto- Me tienes muy caliente, muéstrame esas tetas, bajate el camisón. Mira como me tienes la polla.

 

 

 

Eva- Que buena tiene que estar, que dura esta. ¡¡UUUUMMM!!

 

 

 

Ya estaba yo metiéndole un par de dedos gemía de gusto a la vez que ella bajo los tirantes y deslizo el camisón hacia abajo dejando salir sus pechos con las aureolas marrones y sus pezones duros como garbanzos, que ella se los acariciaba sensualmente, yo ya me habia quitado el short y mi polla dura, ahí estaba masturbando a mi mujer para que sedujera a su amante virtual que se estaba meneando su falo venoso y tieso…

 

 

 

Alberto- Eva, quiero pasar mi polla por ese escote que me hagas una paja con esas tetas.

 

 

 

Eva- me gusta sentir una polla en mis tetas.

 

 

 

Yo ya le estaba metiendo dos dedos en su raja que ya estaba muy mojada y dilatada, después de haberse corrido me incline empezando a lamerle los labios desde su ano a su clítoris que lo tenia como un guisante sensible, soltando suspiros de placer cada vez que pasaba la punta de mi lengua por el, seguía con mi vaivén con mis dedos haciendo que volviera a correrse, me incorpore agarrando mi falo erecto colocándolo en su boca engullendola y mamándomela con deseo y pasión, agarrándole la cabeza empujando para que se la traga hasta mis huevos e iniciando un vaivén enérgico. Alberto no perdía detalle pajeándose duro.

 

 

 

Alberto- ¡Dale duro Manu! vaya zorra mas golfa tienes me pone muy caliente tu mujer.

 

 

 

Yo- ¿Tienes ganas de follártela? ¿Verdad?

 

 

 

Alberto- Claro que si , lo estoy deseando me tiene loco sus pechos y lo morbosa que es tengo ganas de follarme ese culo.

 

 

 

Yo- Y tu cariño ¿Que dices a eso?

 

 

 

Sacándose mi polla de su boca…

 

 

 

Eva- Claro que me gustaría que me metiera esa polla y disfrutar de ella, ser

 

vuestra zorra y que me folléis los dos duro.

 

 

 

Hice que se pusiera a cuatro patas , sus tetas colgando le ensarte mi duro rabo empezando a joderla con fuerza, con envestidas y golpeándole con mis cojones en sus nalgas…

 

 

 

Alberto- Dale fuerte, yo le daré tan fuerte que la reventare y me suplicara que le de mas como una buena perra. Que gustazo como se balancean esos tetones. !Joder voy a correrme¡

 

 

 

Sus tetas iban de un lado para otro como un badajo de una campana…

 

 

 

Eva- ¡¡¡¡SIIIII DAME FUERTE CABRÓN!!! Me siento muy zorra me corro otra vez ¡¡¡AAAGGGGG!!!

 

 

 

De nuevo tubo otro orgasmo su coño ya chorreaba, solté una de mis manos de sus caderas para alcanzar uno de sus pechos pellizcándole su pezón duro. Ella se giro un poco hacia el ordenador, acercando una de sus manos a la pantalla con dos de sus dedos rozando la verga de Alberto este soltando en ese momento su corrida…

 

 

 

Alberto- ¡¡Toma zorra!! Mi lefa para ti…

 

 

 

Eva- ¡¡Si dame tu leche calentita!! ¡¡Follame duro cariño me voy a correr otra vez!!

 

¡¡¡UUUFFFFF!! …

 

 

 

Empezando Alberto a lanzar chorros de semen blanco y espeso sin parar, inundando la mesa de su escritorio.

 

 

 

Albeerto- ¡¡Jodeeeeerrrr!! ¡¡Que paja, hacia mucho tiempo que no me corría a si!! ¡¡Desearía soltarla igual en tu coño y tu culo zorra!!

 

 

 

 

 

Volví a agarrarme con fuerza a sus caderas, con envestidas duras y soltando toda mi corrida en las entrañas de su útero. Fallándole las fuerzas y quedándose de rodillas encogida de posición fetal recuperándose de su nuevo orgasmo, mientras por su sexo salia fluidos de nuestras corridas mutuas, con respiración agitada.

 

 

 

Eva- No puedo hablar, a sido muy fuerte, estaba muy cachonda.

 

 

 

Yo- ¿De verdad tienes ganas de follarte a mi mujer?

 

 

 

Alberto- Claro que si me encantaría comerme esas tetas y su coño mojado y también follármela duro y como no meterme mi rabo entero en su culo.

 

 

 

Eva con mirada de sorpresa y sin saber que iba a decir, abriendo sus ojos de asombro.

 

 

 

Yo- Cariño ¿Tu quieres que te follemos? O ¿Que te folle Alberto?

 

 

 

Se me quedo mirando con cara de indecisión. Pero la conozco y sabia que era lo que desearía.

 

 

 

Eva- Estaría bien, por que no. Pero estamos muy lejos y va a ser imposible.

 

 

 

Alberto oyendo la oportunidad que se le presentaba enseguida se apresuro a decir…

 

 

 

Alberto- Yo no tengo problema de cuando vaya a Valencia poder vernos.

 

 

 

Yo vi la oportunidad después de todo lo que habia ocurrido las semanas anteriores con sus juegos sexuales por cyber sexo entre ellos, quise tensar la situación. Y poder llegar a conseguir lo que siempre habia deseado, ver follar a mi mujer y entrar en el mundo swingers.

 

 

 

Yo- Creo que hay que aprovechar la situación y que no se enfrié. A si que os propongo quedar, si tu puedes, Alberto el sábado de la semana que viene a mitad de camino, en un Hotel pasamos la noche vamos a cenar nos conocemos un poco mas y después follamos.

 

 

 

Mi mujer se incorporo mirándome como pidiéndome explicaciones de lo que estaba proponiendo, pero sin añadir comentario alguno al respecto.

 

 

 

Alberto- Podría arreglarlo.

 

 

 

Yo- Si te parece busco un Hotel por la zona de Murcia. Y antes de hacer la reserva te lo comunico y concretamos.

 

 

 

Alberto- Bien ¿Te digo mi numero de teléfono?

 

 

 

Yo- No, creo que mi mujer lo tiene.

 

 

 

Los dos pusieron cara de sorpresa en especial el. Pues supongo que yo no debería saber nada. Poniéndose el algo nervioso.

 

 

 

Yo- Pues quedamos a si. Y disculpa pero tengo que ir a asearme un poco.

 

 

 

Escusa perfecta para dejarlos solos, levantándome besando a mi esposa en sus labios al tiempo que le pellizque uno de sus pezones e yéndome al baño, con la satisfacción de lo ocurrido teniendo la sensación que era yo ahora el que tenia las riendas. Quedándose ellos hablando en voz baja, lógicamente estaban descolocados por mi actitud.

 

Cuando salí del baño, mi mujer estaba sentada en la cama, con su cuerpo desnudo, sudoroso, desprendía con olor a semen.

 

 

 

Eva- !No me has dado opción de que diga si quería o no¡

 

 

 

Yo- Se que deseas que te folle, estas encoñada de el.

 

 

 

Eva no me respondió, quedándose pensativa, pero nada agraviada. Levantándose e yéndose al aseo mientras yo me metía en la cama, no tardo mucho en salir ya impoluta y también acostándose.

 

 

 

Eva- ¿Lo tenias todo pensado? Has esperado pillarme desprevenida, bueno y a Alberto.

 

 

 

Yo- La verdad que no pero me lo habéis puesto en bandeja.

 

 

 

Eva- y que tienes pensado.

 

 

 

Yo- Tranquila ya te diré , tengo que mirar a ver.

 

 

 

Mi esposa no quería demostrarlo pero estaba encantada con mi decisión sorpresa, deducí al ver lo espitosa que estaba y que esa noche antes de quedarnos dormidos fue ella quien me pego un polvo increíble.

 

Al día siguiente me puse a buscar algún hotel intimo y discreto y ella seguía con sus conexiones con su amante cibernetico, lo que a mi ya dejo de molestarme y todo lo contrario, pues supimos aprovecharlo morboseando con ello intercambiando opiniones y sacándole yo partido en ir descubriendo cada vez mas el lado morboso y lo zorrita que podía ser mi mujer y sus ganas de disfrutar que le folle otro hombre.

 

No pasaron mas de cuatro o cinco días ya tenia localizado un hotel y solo me faltaba llamar a Alberto y ver como lo podíamos organizar. A si que solo me quedaba saber el numero de su mobil. A si que al llegar a casa después de abrirme una cerveza bien fría, pasar a la terraza donde estaba Eva tomando el Sol y besarla le pedí que me diera el numero del teléfono.

 

 

 

Yo- Cariño, dame el numero de teléfono de Alberto.

 

 

 

Mirándome a los ojos con sonrisa en sus labios me me dijo…

 

 

 

Eva- ¿Ya lo tienes claro? ¿Estas seguro? ¿Aguantaras ver como me folla otro tío?

 

Ya me conoces y sabes que una vez cachonda no tengo fin y que me entrego a todo, y no quiero que después te arrepientas.

 

 

 

Yo- Lo tengo todo claro, ahora cuando se lo comente a el lo escuchas y decidimos entre los tres. Y si estoy seguro, lo hemos hablado mucho y esperábamos la ocasión y se ha presentado. Y claro que aguantare verte follando con otro tío y precisamente como te conozco quiero descubrir lo zorra que puedes llegar a ser, estoy seguro que ni tu lo sabes lo que eres capaz y el morbo es que lo descubramos juntos.

 

 

 

Eva- Marca. 617 36…

 

 

 

Se lo sabia de memoria. Empece a escuchar los tonos de llamada, pero nadie respondió y se corto a la vez que en mi teléfono sonó el aviso de que me quede sin batería.

 

 

 

Yo- Voy a ponerlo a cargar, traigo el tuyo y llamamos desde el.

 

 

 

Aproveche para ponerme cómodo y volver a la terraza , pero Eva entro al salón.

 

 

 

Eva- Mejor que hablemos desde aquí no vaya a ver algun vecino con la oreja puesta.

 

 

 

Yo- Si mejor a si, dime de nuevo el numero.

 

 

 

Eva- 617 36…

 

 

 

Conecte el modo manos libres para que ella pudiera oír la conversación. Sonó de nuevo los tonos del teléfono de el, al segundo tono respondió.

 

 

 

Alberto- ¡Hola Eva cielo!

 

 

 

Yo- Hola Alberto soy Manu, no Eva.

 

 

 

Quedo un par de segundos callado, seria por que no esperaba que fuera yo.

 

 

 

Alberto- Perdona Manu, creía que era Eva como es su teléfono. ¿No te habrás molestado?

 

 

 

Yo- No para nada. Como quedamos te llamo para que comentemos y concretemos para quedar como decidimos la otra noche, si sigues interesado. Voy a poner el altavoz para que te oiga Eva y a si entre los tres mejor.

 

 

 

Alberto- ¡Muy bien! Si, si claro que sigo interesado, sabes las ganas que tengo de follarme a tu mujer.

 

 

 

Yo- Bien, pues he encontrado un hotel en Murcia, en Totana, en la misma autovía y tengo una pre reserva de una habitación doble y una sencilla. Si te parece bien las contrato para el sábado de la semana que viene.

 

 

 

Alberto- Si podría arreglarlo, reservalas sea como sea lo arreglo pues deseo esas tetas y ese culo.

 

 

 

Eva- Igual te llevas después una chasco.

 

 

 

Alberto- ¡Hola guapísima! Te aseguro que no solo de pensarlo ya estoy cachondo.

 

 

 

Yo- Bueno, tranquilos jajajajaja. Me encargo de todo.

 

 

 

Alberto- Bien seguimos en contacto, tengo que dejaros.

 

 

 

Yo- Ok, un saludo.

 

 

 

Eva- Un besazo Alberto donde tu quieras. (Sonriéndole)

 

 

 

Ya se habia echo tarde y después de cenar algo ligero y sin comentar nada de lo ocurrido dijimos de ir a la cama, a Eva en todo ese tiempo se le veía pensativa. Salí yo del aseo, cruzándome con ella que entraba. Yo como siempre desnudo que es como de siempre he dormido y me meto en la cama, al poco ella también desnuda se metió entre las sabanas y me acurruco tras ella en posición de la cuchara. Le retiro el pelo de su nuca y comienzo a besarle por ella y sus hombros eso le extremece siempre y el vello se le pone de punta…

 

 

 

Yo- Estas muy pensativa toda la noche.

 

 

 

Eva- Si pensando en lo que hemos hecho. ¿Estas seguro? Espero que no haya luego malos rollos y nos traiga problemas, es en eso lo que pienso.

 

 

 

Yo- Bueno lo habíamos hablado y deseado muchas veces. ¿No?

 

 

 

Eva- Si una cosa es fantasear y hablarlo y otra hacerlo.

 

 

 

Yo- Pues tus sesiones de cyber con el portándote como una guarra no has dudado, incluso dejándome al margen.

 

 

 

Eva- Que cabrón eres , la culpa es tuya por ponerme la miel en los labios. Lo que tenemos que poner son nuestras normas a cumplir si o si.

 

 

 

Yo seguía besándole su nuca y hombros y mordiéndole el ovulo de su oreja, ya mis manos habían llegado a su pezones que los tenia duros y seguro que apreciaba mi erección en su espalda.

 

 

 

Yo- Estoy de acuerdo, tienes toda la razón. Creo que debemos tener siempre total sinceridad, respeto y tolerancias uno con el otro. Nada de engaños entre los dos y si alguno no esta de acuerdo o quiere con algo el otro total apoyo.¿ Te parece bien? Esto a respetar totalmente por parte de ambos. Por mi parte estoy abierto a que tengas cualquier tipo de relación con otras personas, siempre que no nos ocultemos nada. Por eso me jodería mucho que me engañaras en algo o con alguien cuando tienes carta blanca para cualquier cosa. ¿Te parece bien? Si quieres lo hacemos por escrito (Sonreímos)

 

 

 

Eva- No hace falta hacerlo por escrito. Me parece bien estoy totalmente de acuerdo.

 

 

 

Ya mi mano estaba acariciando su vagina, estaba muy mojada, normal en ella, fui rozando con mi pene tieso por su culo y la entrada de su coño. Ella cerro los ojos como esperando recibir mi trozo de carne, fui metiéndosela ella gemía cada centímetro que le entraba, aumente el ritmo en esa posición de cuchara, gimiendo pidiéndome que le diera mas duro, no dude en hacerle caso, penetrándole con casi violencia llegando rápido su primer orgasmo, continuándole dando fuerte y sintiendo que iba a soltar dentro de su coño toda mi leche sin poder evitarlo enseguida la inunde volviendo ella a tener otra corrida y orgasmo. Fue un polvazo. Quedándonos relajados, yo con mi polla dentro de ella y quedándonos dormidos.

 

La semana transcurrió como las anteriores, con una diferencia de que los dos percibíamos una nueva sensación que nunca habíamos tenido, una sensación de libertad, confianza y sinceridad total. Cualquiera de los dos podíamos hacer decir o comentar entre nosotros sin ningún tipo de tabú. Después de los mas de veinte años casados es la primera vez que realmente dentro del matrimonio eramos completamente libres, con la paradoja que ese estado lo habíamos logrado tras la decisión de que nuestra vida sexual la íbamos a compartir con otras personas, que a mi mujer se la iba a follar otro hombre.

 

Ya llegado el jueves, Eva habia tenido un par de sesiones con Alberto por cyber. Ya la verdad que no me importaba al contrario y ella estaba en un estado continuo de excitación. Según me habia dicho por teléfono tenia hora en la esteticién para depilarse totalmente, pedicura manicura y demás. Lo que se hizo habitual como un ritual a partir de ese día para siempre que fuéramos salir de golferío, incluso eligió un perfume expresamente para esos momentos de lujuria, era su perfume para follar con otros, esencia femme de loewe, decía y a mi encanta. Llegue a casa y no habia llegado todabía ella, a si que me puse una cerveza helada y me puse a echar un vistazo a nuestros perfiles, que hacia bastante tiempo que no lo hacia y habia para un rato a si que lo deje estar cuando oí que se habría la puerta de abajo de la casa, era ella, subió y cuando la vía aparecer uuufff era otra mujer se habia comprado ropa y apareció con un suéter con escote de barco que dejaba al aire sus hombros, sus pechos grandes bien puestos con un sujetador sin tirantes y un pantalón de pitillo del mismo color beige, y unos zapatos de salón con tacón. Me acerque a ella y le di un beso y un buen apretón en su culo.

 

 

 

Yo- Hola cariño esta estupenda. Hacia tiempo que no te veía a si.

 

 

 

Eva- Gracias, pues vete acostumbrando has vuelto a despertar a la fiera.

 

 

 

Esa noche cenamos en casa de mis suegros y aprovechamos para organizar lo del fínde y dejar al crio con ellos. El viernes termine pronto del trabajo para terminar de prepararlo todo y nos fuimos a cenar con mis cuñados, los dos estabamos deseando que llegara el día siguiente, por lo que cuando llegamos a casa estabamos cansado y nos acostamos, no tardamos en quedarnos dormidos.

 

Como habíamos quedado a media tarde, nos dio tiempo de ella ir a la pelu y yo a comprar unas cosas importantes para el viaje condones, puesto que nosotros hacia años que no usábamos y me pase por un sex shop y comprar un masturbador de clítoris para ella que le encantan, pues el que tenia se le habia estropeado. Decidimos cargar todo en el coche al su regreso de la peluquería y comer por el camino, habia poco mas de dos horas de viaje y decidimos irnos por la carretera de la costa y paramos en Altea a comer marisco. Seguimos después el viaje y llegamos al hotel sobre las siete de la tarde, estabamos en la recepción cuando vimos llegar a Alberto. Se nos acerco salimos a su encuentro nos estrechamos las manos los dos y ella le dio dos besos en las mejillas.

 

 

 

Alberto- Es un placer tenia ganas de conoceros ya.

 

 

 

Era algo mas alto y delgado que nos parecio por el chat, muy educado amable y diría que algo tímido. Eva también parecía que tenia vergüenza, lo lanzada que habia sido toda la semana parecía que se hubiera venido abajo. A si que decidí tomar yo las riendas.

 

 

 

Yo- Un placer de conocerte, toma tu llave de tu habitación, iba a coger solo una para los tres pero creí que tal vez te gustaría tener tus cosas y algo de intimidad, por si tienes que trabajar o algo.

 

 

 

Alberto- Si me parece bien y te lo agradezco.

 

 

 

Eva- Podíamos subir a las habitaciones pues me gustaría darme una ducha y arreglarme para ir a cenar y a si conocernos un poco mas antes de…( Siguió con una mirada picara y una sonrisa picara).

 

 

 

A si que subimos a las habitaciones estabamos en la misma planta en pasillos distintos, el se fue a la suya y nosotros entramos en la nuestra quedando en una hora en el hall.

 

Deshicimos la pequeña maleta y yo me tumbe en la cama mientras ella entro en el baño ella a arreglarse. Me quede dormido pues me despertó una vez ya habia terminado de emperifollarse. Estaba vestida con el albornoz del hotel se habia maquillado le faltaba vestirse, y me dijo que fuera a arreglarme que se hacia tarde.

 

Cuando salí desnudo del aseo, ya me habia preparado la ropa que me tenia que poner, una camisa blanca y un pantalón chino beige. Pero nada de slips , se nos habían olvidado meterlos en la maleta, no fue un gran problema. Como su perfume se hizo una costumbre para cuando salimos de fiesta.

 

Ella se habia puesto una camisa blanca, dejando un buen escote a la vista, como a ella le gusta, un falda de raso de vuelo por las rodillas, un conjunto de un sujetador transparente de media copa y mini tanga a juego, con sus zapatos de salón negros con tacón. Bajamos a la hora acordada y el estaba esperando en el bar. Con una camisa azul oscuro y unos tejanos. Decidimos ir en nuestro coche pues era mas grande que el suyo, el nuestro un BMW 3. Nos fuimos a Murcia a cenar encontramos un restaurante Argentino y nos dieron una mesa en un rincón. Empezamos hablando de su trabajo que le hacia viajar por centro América como asesor económico, y poco a poco la charla derivo a temas mas picantes y al fervor de la conversación subió de tono. Mi mujer que estaba sentada en medio de los dos note que acariciaba las piernas tanto a el como a mi, intentando comprometernos pero consiguió todo lo contrario pues le metí mi mano por debajo del mantel subiendo mi mano por su muslo y cuando intente llegar a su sexo estaba ocupado ya por la mano de Alberto me miraron los dos a la vez lo que hizo que se nos escapara una carcajada. Ya habíamos terminado el segundo plato.

 

 

 

Yo- He llegado tarde.

 

 

 

Eva- Si Alberto se te ha adelantado.

 

 

 

Alberto- Pero he tenido ayuda. Tu mujer me a agarrado mi mano y me ha guiado a su coño, por cierto estas mojadita y uuff eso es muy excitante.

 

 

 

Yo- Pedimos postre.

 

 

 

Eva- ¿Postre? Por que vamos a tomarnos el postre aquí estando yo y me podéis comer entera.

 

 

 

Nos dejo sin saber que decir, descolocados, pero racionamos pidiendo la cuenta y saliendo del restaurante y dirigirnos al parking a recoger el coche.

 

 

 

Eva- Sois unos cabrones me habéis puesto cachonda.

 

 

 

Yo- Tu necesitas poco, te cuesta arrancar pero luego no hay quien te pare. ¡Golfa!

 

 

 

Ella sonrió y Alberto la miraba con deseo. Entramos en el parking y bajamos a la planta donde teníamos el coche aparcado, estaba al final del pasillo, en el rincón. Saque las llaves del coche y ellos pasaron al otro lado que estaba la pared. Mi mujer se acerco a el y le dijo algo que no oí pues paso un che en ese momento, y ella le rodeo por su cuello y se enzarzaron en un morreo intenso, me acerque me coloque tras ella besándole el cuello y metiendo mis manos por debajo de su falda agarrándole el culo metiendo una de ellas entre sus glúteos acariciando el hilo de su tanga y sus labios muy húmedos. Estaba caliente como una perra.

 

 

 

Eva- ¡UUUFFFF! Parar, parar o me tenéis que follar aquí.

 

 

 

Yo- Por mi encantado.

 

 

 

Eva- No vamos al hotel.

 

 

 

Abrió ella la puerta de atrás y entro en el coche, Alberto se estaba subiendo la cremallera, lo que quería decir que mi mujer le habia tocado la polla, el estaba empalmado. Se sentó a mi lado y nos fuimos hacia el hotel. Durante el camino Eva se abrió de piernas se quito el tanga se lo regalo a el, mientras le acariciaba por sus muslos y con las yemas de sus dedos acariciaba el coño a mi esposa.

 

Al llegar al hotel me acerque a pedir la llave, mientras ellos iban hacia la zona de los ascensores. Cuando llegue a ellos estaban morreándose con pasión, jugando con sus lenguas. Entramos en el ascensor y subimos a la segunda planta. Llegamos, abrí la puerta de la habitación, esta era amplia con una cama grande y en lado de la cama un sillón y en un costado bajo la ventana un escritorio. Mi mujer y Alberto se enzarzaron de nuevo en un beso tórrido, se les notaba que se tenían muchas ganas el mas que ella por la cara de salido que tenia, me acerque a ellos colocándome tras de Eva, besándole su cuello y empece a desabrocharle la camisa y abriéndosela y dejando al aire sus tetas metidas en aquel sujetador blanco de media copa transparente, tenia los pezones duros de punta por su estado de excitación. Ella no perdió tiempo y ya habia bajado la cremallera del pantalón y quitado el cinturón. Alberto se los quito y se desnudo quedando al aire su pene, un poco mas largo que el mio unos dieciocho centímetros pero no tan gorda que la miá, totalmente erecto, se le marcaban las venas como cuerdas,

 

bajo las cremallera de la falda de mi mujer cayendo esta al suelo. Ahí estaba mi mujer en sujetador y zapatos de tacón, pues el tanga se lo habia en el coche, le solté los clips del sostén dejando al aire sus tetas, lanzándose hacia ellos el con hambre de lamer aquellos pezones que tanto habia deseado en sus sesiones cyberneticas. A su vez mi mujer ya le habia agarrado su rabo que acariciaba y pajeaba con intensidad a la vez que giro su cabeza para que nos morreáramos, pero era tan deseo que se tenia que el le pidió que se comiera…

 

 

 

Alberto- ¡Joder Eva que ganas tenia de esto! Ven agachate comémela entera.

 

 

 

Ella acato su orden se arrodillo y empezó a masturbarlo acariciando sus huevos grandes y empezó a lamérselo y fue recorriendo la longitud de su falo duro como un palo, llegando su capullo jugando con su lengua por todo su capullo. El estaba con los ojos cerrados con la cabeza un poco inclinada hacia tras y con sus manos agarrando la cabeza de mi esposa que la atraía hacia el para que se la tragara, lo que hizo hasta el punto de atragantarse dando una arcada. Yo decidí dejarles me senté en el sillón desnudo y empece a disfrutar del espectáculo, me sentía contrariado una sensación de celos y placer. Pero estaba claro que por la reacción de mi polla dura como estaba vencía el morbo y el placer, me estaba gustando ver teniendo sexo mi mujer con otro hombre.

 

 

 

Alberto- ¡Que ganas tenia que me comieras la polla Eva! Lo caliente que me ponías por cam.

 

 

 

Ella seguía comiéndole el rabo,lamiendo sus bolas grandes, el estaba como loco estaba muy salido y eso me ponía excelentísimo, como deseaba a la zorra de mi mujer que se estaba comportando como una hotwife muy guarra. Me hizo una indicación para que me acercara…

 

 

 

Eva- Ven cariño quiero comeros el rabo a los dos a la vez me tenéis muy cachonda.

 

 

 

Me acerque me puse junto a el y intercalaba sus mamadas entre los dos entre lametón y lametón sin parar de pajearnos…

 

 

 

Eva- ¡Que ganas de rabo tengo cabrones!

 

 

 

Alberto- No aguanto mas zorra te voy a meter la polla y te voy a reventar como tu me decías que querías que te jodiera.

 

 

 

Hizo que se incorpora y la tumbo a los pies de la cama poniendo sus pies en el borde del colchón abriéndole las piernas, ella se acariciaba su coño que estaba mojadito, se inclino hacia ella para comerle las tetas…

 

 

 

Alberto- ¡Joder Eva tus tetas desde el primer día que las vi me encantaron! Que buenas pajas me has hecho hacer con lo zorra que te ponías por cyber.

 

 

 

Eva- Si creo que estoy descubriendo lo guarra que puedo ser me encanta que te pongas tan caliente conmigo, a si me tienes de perra.

 

 

 

Yo me acosté junto a ella mientras el le comía sus tetas con avaricia, lamiendo sus pezones que los tenia como garbanzos, se los mordisqueaba lo que hacia que ella musitara de gusto. Yo le besaba su cuello, hombros que se los lamia y mordía, eso le gusta y hace que se le erice la piel, morreándonos jugando guarramente con nuestras lenguas. El dejo de lamer sus tetas pero siguió amasándolas deslizándose hacia su vagina y empezando a comerle el coño que lo tenia empapado y ya dilatado. Mi mujer se retorcía de gusto, sin dejar de lamer le introdujo dos dedos en su agujero masturbándola encontrando su punto de éxtasis, lo que hizo que ella volviera a tener un nuevo orgasmo, siguió el con su juego de dedos, sacándolos completamente mojados y pasar a metérselos en su culo iniciando un entra y saca digital en su ano…

 

 

 

Eva- ¡Joder cabrón, que gusto! ¡SIGUEEE!

 

 

 

Se retorcía de placer, curvándose y corriéndose de nuevo, el recogía sus fluidos con la punta de su lengua pasándoselos por sus labios. Era tal su excitación que le habia metido mi rabo en su boca y no podía ni mamármela, lo que tuve que retirarme tumbándome junto a ella y contemplar el espectáculo. Se puso Alberto en pie agarrándose su falo tieso con una de sus manos se coloco un condón.

 

 

 

Eva- ¿Me vas a follar ya, cabrón?

 

 

 

Le dijo mi esposa con voz provocativa y zorrona.

 

 

 

Alberto- ¡Claro zorra! Es lo que siempre me decías que tenias ganas que te follara duro.

 

 

 

Eva- ¡Siiii! Desde el primer día que vi tu polla deseo tenerla dentro de mi.

 

 

 

Apunto con su inhiesta polla en la abertura de su raja que ya estaba mas que húmeda, empezó a introducirla, primero su capullo y poco a poco veía como iba entrando aquel trozo de carne dura en el coño de mi mujer, ella me miraba con cara de viciosa agarrada a mi verga pajeándome, me coloque de rodillas dándosela para que me la mamara lo que hizo con ainco, Alberto ya estaba dándole muy duro con las penetraciones se oían los golpes secos de sus nalgas, mi mujer en cada una se desplazaba lo que hacia imposible que pudiera mantener su felación conmigo. Sus gemidos se habían convertido ya en gritos de placer encorvando su cuerpo y teniendo otro nuevo orgasmo, que se percibía por los flujos que chorreaban por la polla de su amante …

 

 

 

Eva- ¡Cabroooón me vas a reventar, pero no pareees!

 

 

 

Alberto paro su ritmo y se la saco le agarro de un brazo dándole la vuelta poniéndola a cuatro patas sobre la cama, volviendo a agarrársela y de nuevo la penetro metiéndosela de un solo golpe hasta los huevos por ello ella soltó un chillido entre dolor y placer pero agarrándose con fuerza a las sabanas y el reinicio con sus envestidas y con cada una de ella mi mujer no podía mantener la posición, de nuevo me aparte y me senté en el sillón y dejarlos con su polvazo. Ella de nuevo asombrosamente teniendo otro orgasmo, que le hacia encogerse y temblar. Lo que aprovecho el para sacar su pene y de nuevo agarrándose su tronco erecto apuntando al agujero del culo de mi esposa…

 

 

 

Alberto- ¡Preparate perra! ¡Ahora te voy a follar el culo como sabes que siempre te habia dicho, te la voy a clavar asta mis cojones!

 

 

 

Eva- ¡Estoy tan cerda que puedes hacer conmigo lo que quieras cabrón!

 

 

 

Yo- ¡Dale duro que veamos lo zorra y viciosa que es!

 

 

 

Empezó a introducírselo, tenia la punta del capullo ya entrando en su agujero negro, sin piedad siguió empujando y aquello no encontraba resistencia, entraba como un cuchillo caliente en la mantequilla. En pocos segundos los huevos le tocaban ya en el culo de mi mujer, gimiendo ella de placer, con sus ojos completamente abiertos y musitando sollozando sin poder entender lo que decía. Y como por el coño su vaivén eran intensos profundos y energéticos la tenia completamente empalada. Ella a su vez se masturbaba su clítoris teniendo otro profundo orgasmos. Yo seguía con mi paja me acerque a ella, Eva se me engancho a mi cuello y sollozando me dijo que me quería, me morreo mientras seguía gimiendo, no podía mas la tuve que aguantar para que no cayera. Alberto saco su vergón, ella entonces se dejo caer sobre la cama, quitándose el condón, el la volvió a girar, se morrearon intensamente haciendo que se arrodillara delante de nosotros dos, que nos la estabamos meneando. El estaba apunto de reventar, apunto a la cara de ella y empezó a escupir semen por el agujero de su glande, estrellándose en su cara y después en sus grandes tetas. Quedando reventado y todo sudoroso, dejándose caer sobre el sillón agotado.

 

Eva también derrotada tumbada en la cama bañada de placer con sus piernas abiertas, rezumando por sus dos agujeros líquidos de lujuria y placer, me abrazo temblorosa teniendo todabía latigazos de los orgasmos. Mirándonos a los ojos sonriéndonos, besándonos con ansia y no pude evitar bajar mientras mi mano hacia su coño masajeandolo y estaba muy predispuesta por seguir teniendo mas placer, apretó sus muslos apresando mi mano sobre su clítoris. Le abrí las piernas, me coloque frente a mi mujer con mi badajo en mi mano, me miraba sabiendo lo que iba a hacer, mi nabo lo coloque en la entrada de los labios y se la metí de un solo golpe hasta mis huevos, su coño ardía y lubricadisimos, acelere mi movimiento con rabia y duro…

 

 

 

Eva- ¡Gracias cariño por tanto placer que estoy recibiendo! ¡has despertado de nuevo la golfa que tengo dentro! ¡te quiero!

 

 

 

Yo- ¡Eres toda una zorra!

 

 

 

Seguía follándomela y ella de nuevo con otro orgasmo al mismo tiempo que empece a soltar lefa acabando de llenar su sexo. Quedándonos exhaustos tumbados en la cama. Eva le hizo una señal a nuestro acompañante para que se tumbara junto a nosotros. Nos quedamos relajados y yo transpuesto durante unos minutos. Un movimiento de mi mujer me recompuso y ahí estaba Alberto comiéndole los pezones y ella meneándonos las pollas a dos manos, la miá empezó a reaccionar, pero la de el no se le veía energía alguna, como buena amante mi esposa se arrodillo frente a nosotros y empezó a comérnosla, al poco la miá ya erguida pero la de nuestro partenier no reaccionaba. Desistió de seguir…

 

 

 

Eva- Cabrones necesito otra follada.

 

 

 

Yo- Ven perra colocate encima mio clavatela y follame tu.

 

 

 

No lo dudó y se espatarro sobre me verga tiesa agarrándola con una mano y colocándosela en la entrada de su vagina introduciéndosela y empezando a cabalgar sobre mi. Alberto le empezó a magrear las tetas pellizcándole los pezones tiesos, Estaba moviéndose sobre mi, como si estuviera poseída. Empece a soltar leche dentro de ella quedándonos otra vez cansadísimos y ella sobre mi con respiración agitada, nos acurrucamos los tres ella tras de mi y el tras mi mujer, los tres desnudo, nos quedamos dormidos. No se cuanto tiempo paso y me desperté, ya estaba amaneciendo, ellos dos seguían dormidos el abrazado a ella con sus brazos sobre los pechos de Eva. Tuve que levantarme e irme al baño, de paso me di una ducha. Seguían en la misma posición pero ya no dormidos, el se la habia metido y se la estaba follando, movimientos lentos y suaves para que ella saboreara por su coño la polla de su amante, empezó a gemir y ella acelero sus movimientos lo que hizo que también hiciera lo mismo. Girándola colocándola boca abajo sobre la cama con sus manos sobre las caderas de mi esposa sin que ella se pudiera mover, follándosela de nuevo con casi violencia. Mi polla empezó a endurecerse es un placer ver a tu mujer siendo follada de esa manera. Me apoye en el marco de la puerta a seguir contemplando el expectación.

 

 

 

Alberto- Joder eres mas puta de lo que yo creía, que bueno tienes el coño esta lleno de tanta leche de todas las corridas. ¡Te voy a reventar!

 

 

 

Eva- ¡SIIII! Da me duro a si me gusta vas a hacer que me corra otra vez ¡Cabrón!

 

 

 

Mi mujer estaba siendo penetrada enérgicamente y se retorcía de gusto llegando a un nuevo orgasmo…

 

 

 

Alberto- ¡¡Me voy a correr zorra!! Girate quiero soltar mi corrida en tus tetas.

 

 

 

Ella se giro quedando entre sus piernas meneándosela y ella la lengua dándole lametones en su nabo, asta que aquello empezó a escupir lefa blanca impactando en la cara de mi mujer, apuntando las tetas de ella soltando mas leche llenándole sus pezones asta la ultima gota, girándose los dos intercambiándose las posiciones, ella morrendole con su cara llena de su corrida ofreciéndole sus tetas para que se las lamiera lo que el sin dudar hizo. Deslizándose ella hacia abajo hasta llegar a su polla y lamiéndole limpiándosela hasta sus huevos. Se quedo quieta mirándole a los ojos con cara de guarra, después a mi que seguí apoyado en el quicio de la puerta del baño con mi polla tiesa. Eva se levanto le dio un beso en los labios de su amante, vino hacia a mi agarrándome el rabo y morreándome…

 

 

 

Eva- ¡Cerdos me habéis dejado sin aire, me voy a darme una ducha, después descansar, dormir un rato y recuperar fuerzas!

 

 

 

Yo- ¿Y me vas a dejar a si?

 

 

 

Se me quedo mirando riendo mientras entraba en el baño…

 

 

 

Eva- Tu ya tendrás tu recompensa por haberme conseguido hacerme pasar esta noche de placer y vicio tan buena. Bueno y a nuestro acompañante.

 

 

 

Cerrando la puerta tras ella. Alberto se levanto de la cama, se empezó a vestir.

 

 

 

Alberto- Manu gracias por esta noche, sabias que tenia muchas ganas de follarme a tu mujer. Y la verdad ha sido mucho mas viciosa de lo que yo esperaba, de nuestras sesiones de cyber sexo.

 

 

 

Yo- Gracias también a ti y te aseguro que a mi Eva también me ha sorprendido lo zorra que ha sido, para ser nuestra primera historia en este mundo swinger, no me la esperaba que fuera a ser tan atrevida y lanzada. Tal vez sea por lo del cyber, pero por lo que sea me ha encantado y espero que esto sea el inicio.

 

 

 

Alberto- Pues a mi sabéis que siempre que queráis, podemos quedar. Me voy a la habitación a ducharme y dormir también un poco. Y llamar a mi mujer que desde anoche que le llame ya veremos que me dice.(Rió) ¿Quedamos por la mañana para desayunar sobre las nueve?

 

 

 

Yo- Bien, nosotros no podemos llegar tarde a casa.

 

 

 

Se marcho, yo arregle un poco las sabanas de la cama, eso si algo marcada por los fluidos corporales mas íntimos de una buena velada de lujuria. Eva salio del baño, yo ya estaba acostado en la cama, se me acerco, poniendo sus manos a una a cada lado de mis mejillas mirándonos fijamente a los ojos, con una sonrisa en nuestros rostros.

 

 

 

Eva- Estas muy callado, ¿Algo no te a gustado?

 

 

 

Yo- No para nada, solo que me has sorprendido, sabia que te gustaba el sexo , que eras morbosa, pero no podía imaginar lo zorra y putón que puedes llegar a ser. Solo que me has dejado al margen algunas veces. Pero me ha encantado verte follar.

 

 

 

Eva- Si creo que me he sorprendido yo misma, pero tenia muchas ganas de follar con Alberto. Y sabes que cuando estoy recibiendo placer no puedo controlarme por eso cuando me estaba follando no podía estar por ti.

 

 

 

Yo- Entonces ha cubierto tus expectativas. ¿No?

 

 

 

Eva- La verdad que ha sido muy morboso,y el cabrón me ha follado como a mi me gusta, duro y sin miramientos. Pero cuando se le ha puesto fofa y no se le ponía otra vez eso me ha cortado y tal vez algo peludo. Pero me he corrido muchas veces como una perra. ¡UUUFFF! Me estoy poniendo cachonda otra vez. Pero estoy cansadisima vamos a dormir un poco y ya mañana hablamos.

 

 

 

Nos acurrucamos y nos quedamos dormidos rápidamente. Al día siguiente me despertó cuando Eva se levanto iendose al lavabo. Yo me quede medio adormilado, mi mujer me despertó con un beso, ya se habia vestido incluso recogido todo menos la ropa que me tenia que poner. Me levante y entre en baño a asearme. Cuando salí estaba, mi mujer, estaba hablando por teléfono yo creía que era con mis suegros, me acerque y me hizo una seña con la mano indicándome musitando que era Alberto…

 

 

 

Eva- … ¡No! Sabes cuales son nuestras normas y son las que hay.

 

… Bien, nos vemos abajo en media hora.

 

 

 

Yo- ¿Que ocurre?

 

 

 

Eva- Alberto. Que quería que me fuera a su habitación. Que quería follarme a solas sin estar tu.

 

 

 

Yo- ¿Tu quieres?

 

 

 

Eva- No por que veo que el quiere ir a su bola y no respeta nuestras condiciones.

 

 

 

Yo- No me has contestado. ¿Quieres?

 

 

 

Eva- Te he dicho que no, no voy nunca con nadie que haga un chasquido de dedos y quiera que corra como una perrita. ¡Eso no me ha gustado! ¡Me ha defraudado! Creía que iba a ser mas legal. Esto nos va como experiencia para otras ocasiones.

 

 

 

Yo- ¿O sea va haber mas ocasiones? ¡Genial! (Nos reímos los dos) Pues nada bajemos a almorzar y punto.

 

 

 

Recogimos todo y bajamos deje la llave en recepción y fuimos hacia el snack. Eva iba delante miá estaba preciosa con un pantalón jean, un suéter manga corta con escote de barco y los zapatos de tacón. Su cara desprendía un brillo especial. Tal vez fuera por la noche y todo lo que recibió y sintió. Nos sentamos en la mesa que el camarero nos indico, y empezó a servirnos el desayuno, cuando llego Alberto. Se sentó al lado de mi mujer, dándole dos besos uno en cada mejilla. Yo esperaba que Alberto hiciera alguna mención sobre la llamada telefónica, pero no fue a si. Y eso me sentó mal pues me dio a entender que no pretendía que yo estuviera al corriente de sus intenciones, quedar con mi mujer a mis espaldas. Lo que no sabia que Eva y yo eramos honestos con nosotros mismos y no habia hueco para esa situación. Desayunamos charlando muy educadamente de varios temas, de la familia trabajo y demás.

 

Al terminar salimos al parking, y nos despedimos de el muy cordialmente. Quedando el que cuando fuese a viajar por Valencia que nos lo haría saber. A lo que le conteste que muy bien. Me dio un apretón de manos y Eva se le adelanto y se despidió de el algo fría, con dos besos de nuevo en sus mejillas, eso si con una gran sonrisa. Y nos metimos en el coche y partimos.

 

Pasadas un par de semanas, me dijo mi mujer que le habia llamado Alberto, que iba a ir a Valencia, que llegaría de Venezuela e iba a una reunión del partido, pues se habia metido en política. Que podría ir a su hotel. Y ella le dijo que no que ya sabia nuestra posición. Lo hizo en varias ocasiones y Eva le daba largas hasta que le dijo que no le apetecía. Se puso muy pesado. Decidimos pasar de el ir, y desistió en sus intenciones, perdiendo el contacto con el. Curiosamente ahora lo vemos en ocasiones por la televisión en el Congreso de los Diputados en su labor de diputado de uno de los últimos partidos emergentes de izquierdas.

 

Nosotros seguimos con nuestra vida y decidimos profundizar y conocer mas sobre el mundo de relaciones liberales.